martes, diciembre 7, 2021
InicioMujer Actual¿Por qué ese afán de convencer a los demás de que lo...

¿Por qué ese afán de convencer a los demás de que lo nuestro es mejor?

La verdad es que soy una mujer llena de defectos: tengo poca paciencia, espero mucho de la gente, cuando me enfado lo hago a lo grande y soy exigente en ciertos ámbitos de mi vida… por citar sólo algunos. Pero sí que soy muy partidaria del paz y amor y el plus pa el salón: no me gusta demasiado discutir salvo cuando es estrictamente necesario, que entonces lo hago a lo grande (lo de la sangre de horchata no va conmigo).

No tengo una necesidad de imponer mis gustos. ¿Que opinas distinto de mí? Pues muy bien me parece. Mucha gente me dice que Josh Charles de The Good Wife o incluso ¡Fassbender! no le parecen nada del otro jueves. Yo no sólo no me indigno sino que suelo contestar «¡Qué bien! ¡Mejor para mí!» o «¡Yo lo vi antes!». No necesito en absoluto la aprobación de los demás para validar mis gustos personales. ¿A mí me gusta? Pues ya está.  Pero sí que tengo la sensación de que la gente normalmente tiene una necesidad loca de convencer al resto de que lo suyo es lo mejor ¡y se indignan si has elegido otra opción!

¿Por qué ese afán de convencer a los demás de que lo nuestro es mejor?

Hablando, literalmente, de evangelización. Siempre me he preguntado cómo llevaría yo la obligación que tienen algunas religiones o sectores de ellas de llevar la palabra de su dios a los impíos (o a los que profesan otras, supongo). Mal, seguro.  Veo a Testigos de Jehová o a los mormones llamando puerta a puerta y a mí me da la pereza del siglo. Posiblemente sea porque yo soy muy relativista y no me veo yo tratando de cambiar a la gente «de bando» ¡Creo que me moriría de vergüenza!

Y es que el pudor tiene caminos inexplicables: a mí, que no tengo ningún problema en ponerme a bailar o a cantar allá donde me pille, esto de tratar de cuestionar lo que uno cree o deja de creer me da un pudor terrible. Es como si pensara que las personas no son suficientemente adultas para tomar sus propias decisiones y me arrogara yo misma un papel superior: YO tengo la verdad, y YO te tengo que convencer de que así es. Es superior a mí.

El señor de los anillos

Pero no creáis que «evangelización» equivale a hablar sólo de cosas religiosas… o al menos de cosas que están consideradas canónicamente así. Para algunos que se definen incluso como ateos /agnósticos (o no, que no son cosas excluyentes) hay otras cosas que se han colocado en el altar que pide la evangelización.  ¡Y son muy variadas!

Yo regularmente me topo con fans del Señor de los anillos que no pueden entender cómo es posible que no me guste. Por más que les explico que sí, que he leído el libro una vez completa y otras veces adicionales lo he vuelto a intentar, que sí, que fui al cine a ver las dos primeras películas y me dormí (literalmente, roncando en la butaca) no se creen que sea posible que simplemente no me guste. Me ocurre exactamente lo mismo con los fans de Juego de tronos, que suelen ser primos hermanos de los primeros. Y yo estoy un poco cansada de que se presuponga que es por desconocimiento porque la gente que me conoce bien sabe que en cuanto algo me perturba ¡me lo tomo súper en serio!. No me suelo conformar con hacer una aproximación normal a algo sino que me hincho a leer y recabar información previamente (¡qué puedo decir, así soy yo!).

juego de tronos

Pero da igual que sean fans de la fantasía (aunque sea lo que más sufro yo por la gente con la que me relaciono) que hinchas de un equipo, que fanáticas de la lactancia materna o cualquier otra cosa. Igual es que yo soy muy relajada pero a veces me da la sensación de que no se tiene en cuenta que llega un momento en que sencillamente hay que dejar de presionar porque lo que se consigue es el efecto contrario.

En mi caso fue precisamente la insistencia de la gente la que casi acaba con la lactancia de mi hija pequeña antes de empezar. Con Aldara lo pasé fatal, fue una lactancia muy poco satisfactoria y muy frustrante desde el inicio. Cuando estaba embarazada de Mencía lo recordaba con tal horror que me estaba planteando muy seriamente si intentar darle el pecho o no. Mi sentido de la responsabilidad me decía que debía hacerlo, pero tanta gente dándome la matraca diciéndome «es lo mejor para los niños» (como si no lo supiera) «inténtalo que si no te arrepentirás» «¿Le vas a privar a la niña de eso?» hacían que sinceramente me dieran ganas de huir en la otra dirección. Al final le di el pecho hasta que quiso (que fueron los 14 meses, y bien que lo sentí porque yo hubiese seguido) pero no fue gracias a los evangelizadores sino a pesar de ellos*.

priest

Personalmente creo que ni tanto ni tan calvo: ni hay que ser tan pudorosa como soy yo a la hora de expresar las convicciones ni hay que presionar a las personas que nos rodean para tratar de que opinen como nosotros. Es bueno pensar que hay otras opciones vitales distintas de la nuestra y ya está: no es necesario que tratemos de convencer siempre al de al lado.

Fotos: Flickr, El Señor de los anillos, Juego de tronos, Pixabay.

*NOTA: Mi experiencia con asesoras de lactancia, gente muy fan de la teta etc no fue demasiado buena en su día pero 1) han pasado muchos años desde aquello 2) no creo que sea justo generalizar cuando sé que hay gente que hace una labor magnífica. Sólo cuento mi experiencia y nada más, sólo es un ejemplo y no está pensado para generalizar.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto