Corresponsabilidad esa gran desconocida

2

“A mí mi marido me ayuda en casa”. Seguro que has escuchado esta frase en más de una ocasión. Como si las tareas del hogar -no sólo el cuidado de los hijos, sino también la limpieza, la lavadora o la plancha- fuesen exclusiva potestad femenina. Corresponsabilidad, junto a conciliación, es una palabra de moda. La escuchamos y la repetimos en los más diversos entornos, pero siempre con un denominador común: la familia. Pero, por más que se hable de ella, lo cierto es que el camino hacia un reparto real de las tareas al 50% parece aún lejano. Así se colige de una reciente estudio al respecto realizado por la marca de puericultura Suavinex.

corresponsabilidad_familia
Familia feliz (Shutterstock)

Corresponsabilidad

Supongo que en esto de la corresponsabilidad hay tantos puntos de vista como personas en el mundo. Porque, de ser de otra manera, se me hace imposible entender que, mientras que un 88 % de los encuestados afirma que su familia es corresponsable, sea un 82 % de las mujeres quienes están con los hijos más de seis horas.

¿Con cuántas mujeres te relacionas al cabo del día? Ni siquiera hace falta que tengas mucha confianza con ellas para percibir el peso de la carga silenciosa. Y no hablo solo de mujeres con hijos, aunque sea especialmente sangrante en este último caso. Casi siempre son ellas las que están pendientes de la lista de la compra, de las lavadoras, de las citas médicas… Y no me vengas con que conoces a un hombre que es quien se ocupa porque ese será un caso particular. Ya sabes, los estudios atienden a la generalidad. Por cambiar la generalidad es por lo que se pelea.

Corresponsabilidad familia limpiando
Familia limpiando la casa (Shutterstock)

El reparto de roles

Sí, las cosas han cambiado en los últimos años. Como se recoge en el estudio, un 90 % de los encuestados observan una evolución positiva en términos de corresponsabilidad  y conciliación con respecto a sus padres.  Es una buena noticia.

Pero, en lo que a los hijos se refiere, la cosa no parece haber mejorado en exceso. Pese a la percepción, la realidad que recoge el estudio es que, en situación de desigualdad, tan solo el 1 % de los padres tiene mayor responsabilidad directa en el cuidado de los hijos. Las madres son más responsables en el 44 % de los casos. ¿Qué está pasando entonces?

El descorazonador dato es que, del 81 % de progenitores que pasan más de seis horas al día con sus hijos, solo un 37 % son padres. El porcentaje de madres asciende al 82 %. La responsabilidad de los hijos sigue siendo de ellas. Y es que del 30 % de progenitores que abandona su carrera profesional tras la maternidad o paternidad, el 29 % son madres. Normal que pasen más de seis horas con los hijos.

corresponsabilidad oficina
Mujer de negocios analizando datos de maketing (Shutterstock)

Claves para el futuro

Como comentaba en el primer párrafo, conciliación y corresponsabilidad son realidades íntimamente relacionadas. Y es en la conciliación laboral donde ponen el acento los encuestados. El 76 % de los encuestados cree que es el gobierno quien debería tomar medidas. También afirman que redundarían en la mejora de la igualdad. Por otra parte, el 38 % de los encuestados cree que la empresa privada también debe hacer su parte. Otro 38 % cree que es necesaria la toma de conciencia individual.

Si me preguntas a mí, después de mirar a mi alrededor, y de hacer examen de conciencia, creo que todos somos un poquito responsables.

Por una parte, es responsable el gobierno que no implementa leyes al respecto. Leyes que se preocupen por el bienestar de los niños que serán el futuro. De las madres a quienes se les parte el alma al separarse de sus bebés a los tres meses y veinte días de vida. Que se preocupen también de los padres que parece que no tienen nada que ver en todo esto.

También es responsable la empresa privada que podría desarrollar mejoras y no lo hace. La que no da facilidades como el teletrabajo o la flexibilidad horaria o que no entiende de festivales del colegio o de médicos.

Pero también creo que somos responsables nosotros en cuanto trabajadores cuando no nos marchamos a casa a la hora o nos olvidamos de hacer valer nuestros derechos. Y me parece algo importante porque, como padres y madres, modelamos. Y agachando la cabeza enseñamos a nuestros hijos e hijas a no luchar. Cuando deberíamos hacer todo lo contrario.

Comparte
Artículo anterior5 juegos para que los peques disfruten aprendiendo
Artículo siguienteRemojo veraniego… 7 Opciones

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre