miércoles, diciembre 8, 2021
InicioMaternidadCuatro años de maternidad

Cuatro años de maternidad

Hoy cumplo cuatro años de maternidad. Cuatro años que han dado para mucho, bueno y malo, pero que, sobre todo, me han cambiado como persona y como mujer. Mi madre, ese referente que todas tenemos tanto para copiar como para jamás repetir, dice que nunca se imaginó que yo sería la madre que hoy soy… lo cierto es que yo tampoco. Supongo que tenía una idea tan asentada sobre mi personalidad que la llegada de mi hijo me pilló desprevenida. No su llegada en sí, claro, sabía que eso sucedería, sino más bien todo lo que movió con ella. Cada sentimiento, cada despertar, cada apertura de ojos e ideas. ¿En qué me ha cambiado la maternidad?

cuatro-anos-maternidad-1

Una madre tranquila

Soy una mujer nerviosa. Muy nerviosa. Me muerdo los padrastros y los labios por dentro. No sé elegir momentos, me puede la ansiedad, necesito tenerlo todo controlado -y eso me ha hecho perderme muchos buenos ratos en toda su intensidad- y saber qué vendrá después de lo que estoy viviendo… Mis compañeras de redacción pueden dar fe de ello.

Pero, contra todo pronóstico, soy una madre tranquila. Más allá de las revisiones del niño sano, pocas veces hemos visitado la consulta del pediatra, ya no os digo las urgencias. Bien es cierto que es un niño que rara vez se pone malo y eso ayuda, pero tampoco me agobio si se cae, creo que tiene que experimentar y ver mundo.

Cuatro-anos-maternidad-2

Borracha de amor

Ay, qué tiempos aquellos en los que el Método Estivill me parecía de lo más adecuado para «enseñar»  a los niños a dormir, en los que pensaba que tenían que vivir bajo una disciplina férrea que les mantuviera como una vela. Ay, qué joven e inexperta era. Lo cierto es que, desde que me convertí en madre, ando borracha de amor. Supongo que es la oxitocina que todo lo puede. Así mi hijo ha sido cogido en brazos todo lo cogible y más -y porteado-, ha dormido en nuestra cama… Diría nos hemos olvidado de la disciplina para movernos más bien a través del diálogo. Es que he parido un niño, no un nenuco.

Teta, teta y más teta

Sí, cumplimos cuatro años de maternidad y seguimos con la teta. Siempre tuve claro que alimentaría a mi hijo con aquello que la naturaleza había dispuesto para ello, lo que jamás me imaginé es que íbamos a llegar hasta esta fecha.

He solventado separaciones, me las he visto con sacaleches, con grietas e ingurgitaciones. Hemos pasado etapas en las que mi hijo parecía un yonki que necesitaba su dosis y yo estaba tan agotada que lo quise dejar. Pero aquí seguimos. Tanta dedicación, tantas horas juntos, pegaditos, escuchando su respiración, calmándole cuando ha sido necesario gracias a la magia de la naturaleza, sabiendo que solo con eso él ya se sentía en casa merecen, y mucho, la pena.

cuatro-anos-maternidad-3

Cuatro años de maternidad…

Siempre seré una primeriza. Por más que mi hijo cumpla años, cada etapa será nueva para mí y así lo asumo. Pero es verdad que en estos cuatro años de maternidad he aprendido muchas cosas, como que nada es tan intenso como parece cuando lo estás viviendo.  

Ahora miro hacia atrás y me abrazaría fuerte. En las -para mí- oscuras horas del puerperio, me abrazaría cada vez que dudé hasta reconducirme a lo que yo sentía que debía ser. En los agobios absurdos pensando si tenía que dejar a mi hijo dormir o era mejor despertarlo por si luego nos daba la noche, también me abrazaría. Y cuando me preocupaba por si sería buena aquella siesta cuando aún no había comido.

Nadie te avisa de cuánto va a cambiar tu orden de prioridades, de cómo vas a relativizar todas las tonterías que hasta entonces te preocupaban tantísimo. De pronto una persona diminuta depende de ti para absolutamente todo y esa es una responsabilidad tan enorme que, a veces, cae como una losa. Y te ves en el espejo y piensas que hace nada eras tú la que preocupaba a tu madre, y con preocupaciones más y más grandes según crecías. Tú que sigues pensando que eres una inmadura, de pronto eres la madre.

Cuatro años de maternidad

… Y de aprendizaje

En estos cuatro años de maternidad he aprendido que al final solo se trata de dejarse ser. De ir viviendo y decidiendo en cada momento con las cartas que tienes en la mano en ese instante. Porque cuando mi hijo nació yo no lo sabía, pero esos agobios se tornarán por otros y, a los pocos meses, los primeros te parecerán una tontería y mucho más serios los segundos. Y ese es un bucle eterno del que parece difícil salir. Por sorprendente que resulte, sabes qué has de hacer aun cuando crees que no tienes ni idea. Y lo haces bien. Porque te juegas el título más grande que te han otorgado nunca. El de MAMÁ. 

Así que relájate… y disfruta. De cada momento, sea bueno o malo, porque es irrepetible. Y relájate, que bastante tenemos las madres encima. Y como dice esa imagen viral que circula por ahí y que tantas veces en estos cuatro años me he aplicado:

por si no te lo ha dicho nadie hoy, lo estás haciendo muy bien»

Felicidades, hijo. Eres el mejor regalo que me ha hecho la vida.

Imágenes: Violeta Rodríguez Fotografía.

Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo