jueves, diciembre 9, 2021
InicioOcio10 Cosas que sólo entenderás si vives en el norte

10 Cosas que sólo entenderás si vives en el norte

Que el norte es diferente al Sur es un hecho, pero no es de eso de lo que quiero hablar en este post, tampoco voy a hablar de las diferentes expresiones que eso ya lo hemos comentado. Hoy quiero hablar de algunas cosas que sólo puedes entender si vives en el norte. Y es que el verde que tenemos por aquí arriba no es causado precisamente por el sol que hace, no, nuestro campo se riega, se riega bien y con él, todos nosotros…

Esta claro que el tiempo es diferente, pero ¿realmente eso afecta tanto a nuestro día a día? Pues si, hay algunas cosas que todo norteño debe soportar y estas son algunas de ellas:

Si vives en el norte

1.Aunque llovizne, vamos a la playa

Uno de los principales problemas del norte es que en verano el tiempo no es tan maravilloso como correspondería a esta época del año, así que, aunque esté nublado o llovizne nosotros vamos a la playa igual, habrá que aprovecharla ¿no?

2.La presión de vivir en el norte:

Este nombre se lo cojo prestado a mi amiga Olaia (con i latina). Cuando hay un rayo de sol, da igual que tengas que hacer mil cosas en casa, que tengas que ir a la compra o hacer lo que sea, hay que aprovecharlo y echarse a la calle si o sí. Lo peor son los otoños que estamos teniendo últimamente donde a un día de sol le sigue otro, y otro …pero a pesar de eso, el miedo a que llegue la lluvia y no veamos al astro Rey hasta junio no se nos quita y nos pasamos el día «aprovechándolo».

3.La lluvia nunca es un impedimento

Una de las cosas que más me llamó la atención al ir a vivir a Madrid era ver que cuando llovía la ciudad se colapsaba, pero no sólo eso, si  no que muchos amigos no querían ni oír hablar de salir si llovía un sábado. Si vives en el norte jamás dejarás de salir porque llueva, la lluvia no paraliza la ciudad y no suele afectar a ninguno de tus planes. Si dejáramos de hacer algo porque esté lloviendo, mal nos iba a ir…

4. ¿Primavera? ¿que es eso?

En el norte sólo tenemos tres estaciones, bueno, tres por decir algo porque casi podría reducirse a dos… Aquí de la lluvia y el frío del invierno pasamos directamente al verano. Mayo y gran parte de junio es una época en la que la lluvia es indiscutiblemente la reina. Todo lo que no llueve en otoño nos cae en primavera…

5.La chaqueta es un «must»

Da igual que sea verano que invierno, jamás salimos de casa sin una chaqueta. Que estamos en pleno agosto a 38 grados ¿y? las probabilidades de que al atardecer refresque son demasiado altas… Incluso a la playa hay que llevar una rebequita por si acaso…

6.El uso de la toalla-manta

Ese maravilloso invento que se lleva a la playa para tumbarse a tomar el sol pero que viene perfecta para taparse cuando se levanta el viento y envolverse al volver caminando de la playa. Rara vez sobra.

7.No sin mi edredón

Da igual que sea pleno agosto, el edredón por la noche nunca sobra y ¿eso de dormir con las ventanas abiertas? cuentan que hay algún intrépido que se ha atrevido pero la mayoría, no sabemos lo que es. Incluso sé de gente a la que no le sobran los calcetines para calentar los pies.

8.Nos saltamos un cambio de temporada de Zara

Como comente antes, si vives en el norte la primavera no existe y por lo tanto, la ropa de entretiempo tampoco. Aquí pasamos del abrigo de esquimal a la rebeca así, no hay dolor.

9.El paraguas nuestro mejor amigo o ese bien compartido…

Y no uno en concreto porque necesitamos tener varios… uno en casa, otro en el coche, otro en el trabajo o incluso dos, porque siempre perdemos alguno. Pero y ¿que pasa si estás en una cafetería y se pone a llover? Nada, probablemente tengan algún paraguas olvidado (igual que los 20 que has perdido tú) que te hará un apaño estupendo para llevarte hasta tu casa.

10.El orvallo o chirimiri sólo molesta si te has alisado el pelo

Si está orvallando verás que la gente camina por la calle como si nada, ni paraguas oye, es como si formara parte de nuestro entorno. Eso sí, no te extrañará ver a alguna señora con una bolsa en la cabeza, pero no porque le moleste, si no porque acaba de salir de la peluquería 😉

Estas son algunas cosas que sólo entenderás si vives en el norte ¿se te ocurre alguna más?

Imágenes: Pixabay.

Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. jajajaja. Me ha encantado. Tengo familia en el norte y cada verano vamos a verlos y a pasar unas semanas de relax (porque el sol casi siempre está presente) y siempre me dicen todos y cada uno de los puntos que aparecen aquí.
    El de la chaqueta aunque sea verano y estemos a 38º es totalmente cierto. Yo siempre, SIEMPRE, la llevo. Mi marido, la primera vez que se vino con nosotros a veranear allí y le dije que se llevara chaqueta y mejor si llevaba un abrigo o chaqueta más de nuestro otoño (siendo sincera, vuestro otoño es mi invierno) por si acaso, se reía de mi. Dos días. A los dos días me decía, menos mal que te hice caso y me traje la chaqueta y pantalones largos.
    Y es que a mi lo que me gusta de ir allí es que en verano, siempre dormimos con una manta. En pantalón de pijama corto, pero con manta. Jejejeje.

    Saludos

    • Jajaja pues si, menos mal que te hizo caso tu marido. Yo te confesaré que cuando vivía en Madrid más de una vez me fui de vacaciones sin abrigo y lo eché mucho, muchísimo de menos pero claro, allí hacía tanto tiempo que lo tenía guardado que ni me acordaba…
      Muchas gracias por tu comentario 🙂

  2. Me encanta , un artículo que es todo un acierto !!!! A propósito o troposito como dice mi hijo, hoy orvalla y no llevo ?

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo