10 Cosas que sólo entenderás si vives en el norte

5

Que el norte es diferente al Sur es un hecho, pero no es de eso de lo que quiero hablar en este post, tampoco voy a hablar de las diferentes expresiones que eso ya lo hemos comentado. Hoy quiero hablar de algunas cosas que sólo puedes entender si vives en el norte. Y es que el verde que tenemos por aquí arriba no es causado precisamente por el sol que hace, no, nuestro campo se riega, se riega bien y con él, todos nosotros…

Esta claro que el tiempo es diferente, pero ¿realmente eso afecta tanto a nuestro día a día? Pues si, hay algunas cosas que todo norteño debe soportar y estas son algunas de ellas:

Si vives en el norte

1.Aunque llovizne, vamos a la playa

Uno de los principales problemas del norte es que en verano el tiempo no es tan maravilloso como correspondería a esta época del año, así que, aunque esté nublado o llovizne nosotros vamos a la playa igual, habrá que aprovecharla ¿no?

2.La presión de vivir en el norte:

Este nombre se lo cojo prestado a mi amiga Olaia (con i latina). Cuando hay un rayo de sol, da igual que tengas que hacer mil cosas en casa, que tengas que ir a la compra o hacer lo que sea, hay que aprovecharlo y echarse a la calle si o sí. Lo peor son los otoños que estamos teniendo últimamente donde a un día de sol le sigue otro, y otro …pero a pesar de eso, el miedo a que llegue la lluvia y no veamos al astro Rey hasta junio no se nos quita y nos pasamos el día “aprovechándolo”.

3.La lluvia nunca es un impedimento

Una de las cosas que más me llamó la atención al ir a vivir a Madrid era ver que cuando llovía la ciudad se colapsaba, pero no sólo eso, si  no que muchos amigos no querían ni oír hablar de salir si llovía un sábado. Si vives en el norte jamás dejarás de salir porque llueva, la lluvia no paraliza la ciudad y no suele afectar a ninguno de tus planes. Si dejáramos de hacer algo porque esté lloviendo, mal nos iba a ir…

4. ¿Primavera? ¿que es eso?

En el norte sólo tenemos tres estaciones, bueno, tres por decir algo porque casi podría reducirse a dos… Aquí de la lluvia y el frío del invierno pasamos directamente al verano. Mayo y gran parte de junio es una época en la que la lluvia es indiscutiblemente la reina. Todo lo que no llueve en otoño nos cae en primavera…

5.La chaqueta es un “must”

Da igual que sea verano que invierno, jamás salimos de casa sin una chaqueta. Que estamos en pleno agosto a 38 grados ¿y? las probabilidades de que al atardecer refresque son demasiado altas… Incluso a la playa hay que llevar una rebequita por si acaso…

6.El uso de la toalla-manta

Ese maravilloso invento que se lleva a la playa para tumbarse a tomar el sol pero que viene perfecta para taparse cuando se levanta el viento y envolverse al volver caminando de la playa. Rara vez sobra.

7.No sin mi edredón

Da igual que sea pleno agosto, el edredón por la noche nunca sobra y ¿eso de dormir con las ventanas abiertas? cuentan que hay algún intrépido que se ha atrevido pero la mayoría, no sabemos lo que es. Incluso sé de gente a la que no le sobran los calcetines para calentar los pies.

8.Nos saltamos un cambio de temporada de Zara

Como comente antes, si vives en el norte la primavera no existe y por lo tanto, la ropa de entretiempo tampoco. Aquí pasamos del abrigo de esquimal a la rebeca así, no hay dolor.

9.El paraguas nuestro mejor amigo o ese bien compartido…

Y no uno en concreto porque necesitamos tener varios… uno en casa, otro en el coche, otro en el trabajo o incluso dos, porque siempre perdemos alguno. Pero y ¿que pasa si estás en una cafetería y se pone a llover? Nada, probablemente tengan algún paraguas olvidado (igual que los 20 que has perdido tú) que te hará un apaño estupendo para llevarte hasta tu casa.

10.El orvallo o chirimiri sólo molesta si te has alisado el pelo

Si está orvallando verás que la gente camina por la calle como si nada, ni paraguas oye, es como si formara parte de nuestro entorno. Eso sí, no te extrañará ver a alguna señora con una bolsa en la cabeza, pero no porque le moleste, si no porque acaba de salir de la peluquería 😉

Estas son algunas cosas que sólo entenderás si vives en el norte ¿se te ocurre alguna más?

Imágenes: Pixabay.

Comparte
Artículo anteriorCuatro años de maternidad
Artículo siguienteActrices: 21 Biografías inspiradoras

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

5 COMENTARIOS

  1. jajajaja. Me ha encantado. Tengo familia en el norte y cada verano vamos a verlos y a pasar unas semanas de relax (porque el sol casi siempre está presente) y siempre me dicen todos y cada uno de los puntos que aparecen aquí.
    El de la chaqueta aunque sea verano y estemos a 38º es totalmente cierto. Yo siempre, SIEMPRE, la llevo. Mi marido, la primera vez que se vino con nosotros a veranear allí y le dije que se llevara chaqueta y mejor si llevaba un abrigo o chaqueta más de nuestro otoño (siendo sincera, vuestro otoño es mi invierno) por si acaso, se reía de mi. Dos días. A los dos días me decía, menos mal que te hice caso y me traje la chaqueta y pantalones largos.
    Y es que a mi lo que me gusta de ir allí es que en verano, siempre dormimos con una manta. En pantalón de pijama corto, pero con manta. Jejejeje.

    Saludos

    • Jajaja pues si, menos mal que te hizo caso tu marido. Yo te confesaré que cuando vivía en Madrid más de una vez me fui de vacaciones sin abrigo y lo eché mucho, muchísimo de menos pero claro, allí hacía tanto tiempo que lo tenía guardado que ni me acordaba…
      Muchas gracias por tu comentario 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre