domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidadQué esconde el furor por las LOL Surprise

Qué esconde el furor por las LOL Surprise

Después de más de año y medio en el top ten de los juguetes infantiles, de dos campañas de Navidad pegando fuerte y de haberse colado en prácticamente todos los hogares en los que viva una niña menor de diez años -no es sexismo, sino la pura realidad-, las LOL Surprise siguen pegando fuerte. A la serie original de muñecas le han seguido varias “familias” paralelas y ahora lo que empieza a invadirnos es una oleada de merchandising que va camino de prolongar la vida de este fenómeno viral. Pero, ¿qué son las LOL Surprise? ¿A qué se debe su éxito?

Stand de las lol Suprise

Las LOL Surprise son unas pequeñas muñecas, de apenas 4,5 centímetros con las que la firma de juguetes MGA Entertainmet ha dado un auténtico pelotazo. La multinacional juguetera acumula a sus espaldas numerosos éxitos de venta, pero ninguno como este, pues se trata de un fenómeno que ha traspasado fronteras y que ha causado furor en prácticamente todos los países en los que se ha comercializado.

Algo que, a simple vista, parece difícil de entender, porque no se trata de una muñeca articulada con la que sea fácil desarrollar un juego figurativo, ni cuenta (o más bien contaba, porque ya han lanzado una casa) con material complementario para ampliar el juego... La LOL Surprise son en sí mismas, una apuesta bastante simple: Una pequeña miniatura de plástico con algún que otro complemento y poco más.

¿Dónde radica entonces su éxito? Pues en saber explotar punteras estrategias de márketing para envolver un producto de lo más básico. Y no hablamos precisamente de marketing convencional, ¿o acaso habéis visto algún anuncio televisivo de las LOL Surprise? Para nada, lo que ha funcionado con ellas es, sin duda, el boca a boca y, sobre todo, una plataforma de difusión casi ilimitada como es You Tube, en la que podemos encontrar miles de vídeos.

Dice el CEO de la firma, Isaac Larian, que las LOL Surprisen han nacido para protagonizar “unboxing” o lo que viene siendo uno de esos vídeos en los que se graba cómo se desempaqueta algo -un regalo, material promocional…- y se sube a la red. Y es ahí donde radica la magia de estas muñecas, no en la figura en sí, si no en el envoltorio, en todo lo que las rodea.

Acertadísima me parece esa comparación que he escuchado con un Huevo Kinder de última generación, porque en él se conjugan a la perfección buenas dosis de azar, sorpresa y también de coleccionismo.

Las LOL Surprise se presentan en una bola redonda de la que el comprador desconoce su contenido. Nadie sabe qué figura hay dentro, de ahí que ese juego de azar, para comprobar si la pieza está repetida o no, sea ya un primer atractivo. Pero es que desempaquetarlas es en sí mismo todo un ritual. Tienen siete capas y en cada una de ellas el niño va descubriendo un elemento nuevo: primero un mensaje secreto para saber a qué club pertenece la muñeca que le ha tocado, después unas pegatinas de colección, a continuación un biberón, sigue por los zapatos, la ropa, un accesorio sorpresa y, para concluir, en el climax de esa tensión que va “in crescendo”, desempaqueta la muñeca, en el corazón de nuestra moderna cebolla.

Hay que reconocer que su packaging es puro deleite para los más pequeños. Una LOL Surprise es un producto material, pero también una experiencia, unos minutos de emoción garantizada al no tan módico precio de 15 euros la unidad simple. Un gancho sin igual sabiamente combinado con otros elementos ya conocidos de venta y que alientan ese afán por conseguir más y más figuras.

La saga original, la serie 1, constaba de 45 versiones agrupadas en familias (Glitterati, Opposites, Spirit Glee, Theater, Athletic, Dance…). Después llegó la segunda generación, las Sister, hermanas pequeñas cuyos complementos cambiaban de color al contacto con el agua fría. A ello se sumaron después las mascotas (la serie Pet) o las Surprise Confetti, las LOL Pearl, o las Big Surprise, con 60 sorpresas, o las que vienen sumergidas en slime. Como os podéis imaginar, más sorpresas, más euros. Si una muñeca básica la podemos encontrar como os decía antes por 15 euros, la bola gigante supera los 100. Para que os hagáis una idea de lo que hablo: el Pop Up Store Playset (80 euracos), o lo que viene siendo una especie de maletín para exponer las muñecas y trasladarlas de un lugar a otro cuenta con una muñeca exclusiva como reclamo extra y se publicita en Amazon como “una experiencia unboxing inolvidable”.

Entre medias, una amplia gama de merchandising: tazas, cómics, diarios, bolígrafos, sets de manualidades y, más recientemente, los cromos y las trading cards detrás de los cuales, como no podía ser de otra forma, está Panini. El mundo cromos, del que ya os hablamos alguna otra vez, es la última vuelta de tuerca que tiene revolucionados los patios de los colegios de media España. Y, de nuevo, más de lo mismo: sorpresa, azar y productos exclusivos, porque si entre los cromos hay varios a los que es necesario aplicarles calor con la mano para que aparezca la muñeca -¡quién no querría tener de niño un cromo así!-, en el álbum de tarjetas se reservan huecos para material sorpresa. Mátame camión.

A poco que buceéis por la red os daréis cuenta que hay dos tipos de compradores de LOL Surprise: las niñas comunes que todos tenemos en nuestra casa y que tienen un número asumible de unidades; y después está otro público, de mayor edad, verdaderos fanáticos y coleccionistas y que se dejan un dineral en adquirir infinidad de muñecas.

Seré sincera. Todo lo que rodea a las LOL Surprise me parece un timo. Por su precio, por su tamaño -aunque a veces agradeces que no ocupen demasiado-… Pero he de reconocer que la mañana de Navidad en esta casa se vivieron momentos de gran emoción comprobando como, efectivamente, dentro de la bomba de baño que incluía la LOL Pearl había una muñeca. Así que es lo que toca. Y ahora os dejo, que vamos a ver cuantos cromos nos han salido “repes” en los sobres que nos ha comprado la abuela.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. En casa también algunas LOL de las narices. Y en todas las casas de niñas de esa edad que conozco. Yo no entiendo tanto éxito, la verdad… Pero anuncios en la tele sí he visto, conste.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo