miércoles, mayo 25, 2022
InicioEscaparateJuegos de mesa cooperativos, un regalazo para todos

Juegos de mesa cooperativos, un regalazo para todos

La Navidad acaba siendo una locura. Por mucho que intentemos controlar nuestros gastos, se nos va la mano casi siempre. Los regalos de los peques, los amigos invisibles que se multiplican, las cenas, comidas y aperitivos, las decoraciones monísimas, algún look para los eventos… Y yo no quiero. De verdad que no, que cada año intento ser más comedida. Sobre todo porque me gustaría que mis hijas aprendieran lo que es el consumo responsable, que valoren lo que tienen, de donde viene. ¿Tú también? Pues tengo un secreto…

ekilikua7

Hace dos años descubrí, en una presentación en el colegio, los juegos de mesa Cooperativos de Ekilikua, una marca local que vende on line a todo el planeta. Y desde entonces, cada Navidad o cumpleaños, Papá Noel o quién toque, nos deja uno en casa. El objetivo de estos juegos de mesa es siempre el mismo: lograr una meta con el trabajo y la cooperación de todos. No hay un ganador o un perdedor, se juega con los demás y no contra los demás. No hay peleas, no hay lloros: solo ánimos de unos a otros y mucha diversión.

Los valores de los juegos cooperativos

Esto es lo que nos cuentan Eneko e Itziar, las mentes creativas que están detrás de Ekilikua.

La educación en valores es un buen camino para incrementar y fortalecer una convivencia positiva e igualitaria entre las personas, el sentimiento de solidaridad y justicia, la defensa de la paz y la conservación del entorno.

Los materiales de Ekilikua abordan la educación en valores de una manera divertida, cercana, positiva y participativa, principalmente a través del juego y la ilustración.

Las principales temáticas que tratamos en nuestros materiales son:

  • Desarrollo sostenible
  • Buenos tratos
  • Igualdad de género
  • Comercio justo
  • Consumo responsable
  • Diversidad
  • Convivencia
  • Interculturalidad
  • Ecología
  • Resolución de conflictos de manera no violenta
  • Derechos de la infancia
  • Nuevos modelos de masculinidad…

Veo a mis hijas jugar con los juegos cooperativos de Ekilikua y me doy cuenta de que mientras se divierten, va calando en ellas la responsabilidad de pertenecer a una comunidad, la necesidad del otro, la solidaridad. No hay diferencias, son juegos inclusivos, para niños y niñas.

ekilikua6

Una meta común: salvar el mundo

El planeta ha sido invadido por un montón de monstruos malvados y la “superclase” puede salvar el mundo. ¿Te apuntas? O a sacar la basura del fondo del mar antes de que el cangrejo malvado llegue a la playa. ¿Y si ayudamos entre todos a recoger la cosecha antes de que llegue el invierno? O podemos jugar a un montón de juegos antes de la que la ratita rosa despierte a los niños… Las posibilidades son muchas. Juegos para niños a partir de 3 años, divididos por edades, aunque mis hijas se divierten por igual con todos.

Las dos primeras veces que probamos un nuevo juego, me siento con ellas, aprendemos las reglas, les cuento la historia, le ponemos emoción y a jugar. Luego lo hacen solas, cualquier momento es bueno, las dos juntas o con las vecinas (mis otras dos “hijas adoptivas”). Y como no gana una y pierde la otra, no hay discusiones ni peleas, ni “mamaaaaaa, mira lo que dice mi hermana” o “halaaaaaa, haces trampas”.

ekilikua4

Muchos juegos dentro de uno

Otra de las ventajas de estos juegos cooperativos es que todos tienen varias formas de jugar, variaciones según la edad y la dificultad que queramos. Así que cuando llevan una temporada jugando de una forma, nos sentamos y proponemos una de las variantes. ¡Y les encanta! Es como estrenar un juego nuevo.

Los juegos cooperativos para niños pequeños, comprenden mini-juegos de memoria, de observación, tipo “oca”, bingo, pueden jugar de forma individual o en grupo… A partir de 6 años, también se pueden jugar de forma individual, aunque siempre es más divertido con otros niños, trabajando la cooperación, la no violencia, la imaginación.

ekilikua2

Cada juego, un montón de cómics

Y es que la mano creativa que hay detrás de Ekilikua es Eneko Gonzalez, el creador de contenidos, ilustrador y diseñador gráfico del proyecto. En cada juego encontrarás personajes diferentes, cientos de ilustraciones, mucho colorido y muchas sonrisas. Son esos juguetes que te dan “buen rollo”, los miras y quieres abrir la caja, sacar el tablero, ver sus personajes, imaginar sus historias. Muchos de los juegos de mesa cooperativos que tienen, son además láminas en gran formato, perfectas para colgar en la habitación de los peques, por sus formas y colores

ekilikua5

Sostenibilidad desde el minuto cero

Son juguetes realizados en papel 100% reciclado, con 5 sellos de calidad en producción responsables. Sus promotores, como cuentan a menudo “nunca han tenido que pedir un crédito al banco”. Ellos idean, dibujan, producen y distribuyen. No solo Juegos Cooperativos, también material de papelería sostenible.

Podéis encontrar todos sus juegos y materiales en la web Ekilikua y ver como se juega con los divertidos vídeos de su canal de Youtube.

¿Os animáis con un juego cooperativo estas navidades? Para cualquier sobremesa, son estupendos. Repetiréis, seguro

Fotos: todas las imágenes son propiedad de Ekilikua

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Querida Ruth, no tengo mayúsculas suficientemente grandes para decirte lo MARAVILLOSA que me parece esta idea!! Estamos tan acostumbrados a los juegos de competición… En que uno gana y el resto pierde.

    Muchas gracias por descubrirme a esta empresa. Me voy de cabeza a su web. 🙂
    Un abrazo!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.