jueves, diciembre 9, 2021
InicioEl VermutMe gustaba pero he acabado odiándolo

Me gustaba pero he acabado odiándolo

Hay muchas cosas que nos encantan cuando las conocemos o las probamos por primera vez, sin embargo, después de un tiempo viéndolas, escuchándolas o comiéndolas pueden llegar a saturarnos. En el Vermut de este viernes os contamos eso que nos gustaba pero que hemos acabado odiando. Te animas y nos cuentas ¿con qué te ha pasado a ti?

Mr. Wonderful (Sara)

Odiar, odiar, exactamente no. Creo que tiene mucho mérito lo que han conseguido, ellos me caen muy bien, entiendo y me alegro de su éxito… pero estoy un poco saturada de tanto buenrollismo. Esto es como todo, lo poco gusta y lo mucho cansa y yo estoy en ese punto exacto. Un poco de Mr. Wonderful está bien pero mucho… me agota.

El salmón (María L. Fernández)

He acabado odiándolo

¿Qué sucede cuando le dices a tu abuela que te encanta algo? Que tienes que estar preparada para una sobresaturación. Pues yo no lo vi venir y en el momento que le confesé, incauta, que me encantaba, firmé una condena a comer salmón día sí y día también cada vez que iba a su casa. ¡Claro! después de años permitiendo que me alimentase solo de carne, abrir el abanico y, además, hacerlo con un plato de pescado, fue una tentación para ella, que lo convirtió en un must de todas sus comidas. Ahora no es que lo odie… pero intento evitarlo.

Muchas canciones (Pilar)

He acabado odiándolo

¿No te pasa que cuando te gusta una canción la escuchas en bucle? pues yo soy un pelín exagerada y puedo escuchar la misma canción (si me gusta) 2500 veces y claro…a veces acabo odiándolas y ya no las soporto más.

¿Quieres algún ejemplo? Fast car de Tracy Chapman sonó tantas veces en mi reproductor de CD que se me rayó así que te puedes imaginar el nivel y con mis hijas escuché tantas veces Wrecking ball de Miley Cyrus que ahora la odiamos todas 😉

Tomar el sol (Nat)

tomar el sol

Tomar el sol me encantaba, eso de tirarme a la bartola para cargarme a tope de vitamina D me volvía loca. En la piscina, en la playa, en la montaña… cualquier sitio era bueno para ponerme a merced de San Lorenzo, vuelta y vuelta. Pero ahora la cosa ha cambiado, los embarazos me dejaron algunas manchas, sobre todo en la cara, y tomar el sol ahora las acentúa por lo que entenderéis que le haya cogido cierta manía. Ahora paso mucho más tiempo bajo la sombrilla y cuando estoy al sol, bien protegida con mi sombrero, a ser posible de ala ancha 😉

El Whats App (María Jardón)

He acabado odiándolo

Me gustaba muchísimo. Cuando salió, eso de poder hablar sobre la marcha con cualquier amigo, como si fuera un Messenger, y ¡gratis! me parecía lo más. Ahora que tengo muchísimos grupos, no sé cuantas conversaciones abiertas y que, si estoy un rato sin mirar el móvil, me puedo encontrar más de doscientos mensajes sin leer... me lo quitaría del teléfono, sin dudarlo. Tengo que reconocer que es muy útil e incluso, puede hacer que ahorremos mucho tiempo pero estoy muy cansada de él y casi, casi, se podría decir que lo odio.

¡Twitter! (Nuria)

Espero que con esto se rían mis compañeras, aquí presentes. Por que… ¡anda que no les he dado la tabarra con esto! Y es que… al principio, me parecía muy chulo. La posibilidad de conectar en directo con cualquier persona del mundo, ¡desde tu dispositivo móvil! Es una flipada. El mundo en tu bolsillo y en tiempo real. Escuchar ideas lejanas, compartir inquietudes. Enterarte de cosas que de otro modo quizás jamás hubieses sabido…

La otra cara de la moneda: las eternas y estériles discusiones sin argumentos (porque está claro que el idiota siempre es el otro), la hostilidad que propicia el anonimato. El acoso y derribo despiadado. Buf. ¡Qué hastío! Suelta Twitter… get a life! 😉

Ser la organizadora del grupo de mamás (Majo)

ya no me gusta

En los últimos 4 años que lleva mi hija mayor en el colegio, me he encargado sistemáticamente de ser de las que llevaba la voz cantante en el colegio. Hasta que he dicho: NO. 

Ya no recojo dinero, ya no voy a ir a comprar el regalo y paso de tomar decisiones al respecto. Y no, no lo hago ni con la mayor ni con la pequeña. Ha llegado el momento de que otras mamás cojan el relevo y tomen la iniciativa. Así es mucho más fácil para todas, menos controvertida y desde luego menos estresante para mí.

El reggaeton (Leticia)

reggaeton

Sí, todos tenemos un pasado oscuro y yo también. Hubo una vez en mi vida en que me gustó el reggaeton. Me parecía divertido para bailarlo y tal. La verdad es que en aquella época no tenía mucha conciencia feminista. En realidad no tenía ninguna, así que ni había caído en la profunda carga machista de las letras. Luego vi la luz y ya nunca más. Bueno, algún estribillo se me pega. Pero resulta inevitable cuando te machacan todo el rato.

Imágenes: Pixabay

Artículo anteriorLa revolución de la menstruación
Artículo siguienteVerano ¡ven!
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto