domingo, noviembre 28, 2021
InicioFrikismoVerano ¡ven!

Verano ¡ven!

verano

Te extraño, te necesito, te ansío, te espero, te sueño… ¡Verano, sí, ven a mí! Ahora que el solsticio estival se acerca y solo de mentarlas las vacaciones escolares me llevan al paroxismo, el tiempo parece haber perdido el paso en su normal discurrir, escondido por los recovecos de un engañoso atajo. ¿Por qué las semanas que volaban hace apenas un par de meses se quedan ahora ancladas en mi calendario perenne? ¡Oh junio eterno! ¿Qué te he hecho yo para que me martirices? Verano, te necesito ya y te necesito ahora. No me llega con evocarte día y noche para no desfallecer en esta carrera sin fin en la que, como si fuese un Sísifo de pacotilla cargando con mi gélida piedra, la meta huye esquiva cada vez que las fanfarrias anuncian su venida.

Te siento cerca en cada rayo de sol que me calienta la cara al medio día, aunque te esfumes mientras la lluvia -¿lluvia? ¿en seriooooo? ¿perdonaaaa?- se cuela entre las rendijas de mis sandalias de estreno. Casi puedo tocarte cada vez que los efluvios del cloro de la piscina golpean mi cara y los cuerpos a mi alrededor comienzan a macerarse al sol sin pudor, aunque te me escapas, como ensoñación, cuando el último del último del último de los examen me recuerda, burlón, que «la bartola» debe esperar por el momento. Sé que estás ahí, agazapado, cuando los protectores solares susurran mi nombre desde las estanterías del supermercado, aunque te empeñes en camuflarte entre viandantes con botas de goma encorsetadas en camisetas de tirantes.

¡No me engañas! Te siento y te presiento. Te delatan los colores imposibles que lucen las tristes e indolentes modelos de Don Amancio: los bañadores y pareos que se conjuntan en los escaparates atentando contra el decoro; el mimbre en todas las posibles y variadas formas que puede adoptar como complemento estival y que con su profusión amenazan con deforestar el planeta. Te delata ese reloj biológico que pide parque hasta más allá del ocaso, esa luz que rivaliza con los Lunis para mandarnos a la cama, ese «tengo en mí un no-sé-qué-qué-se-yo» que me invita a saltar, a gritar, a volar, a marcarme un «La La Land» camino del trabajo aún a riesgo de que las notas que balbuceo desaten la tormenta.

¡Ay, verano! ¡Ven ya antes de que pierda la cordura! Prometo exprimirte como a las naranjas del desayuno con las que me chuté vitamina C durante todo el frío invierno. Prometo disfrutarte desde el alba al ocaso y del ocaso al alba, en un círculo sin fin de fiestas jolgorio y despiporre gastrónomico, exorcizando calorías y transaminasas mientras que el cuerpo aguante. Prometo no desperdiciar ni uno solo de los minutos que me regales al sol. Prometo santificar mi asueto en rituales paganos en torno a la lumbre y a un chicharro. Prometo ponerme protector, prometo no quejarme de mi blancura, prometo no maldecir mi rosa gamba, prometo no lamentar la poca actividad de mi melanina, prometo no renegar de mis bellas lorzas ni resistirme a mantener mis pelos -todos mis pelos- a raya.

verano

No habrá terraza que no visite, no habrá helado que no pruebe, no  habrá cervecita que no beba ni tapita que no cate, no habra libro que no lea, ni canción que no baile. No habrá playa ni piscina en la que no sumerja mi cuerpecillo serrano. Te exaltaré de verbena en verbena. Te gozaré con los amigos a base de risas y parsimonia. Te loaré de hotel en hotel, en España y parte del extranjero. Te rendiré pleitesía instagramera a golpe de «piestureo». Te veneraré en mi time line derrochando imaginación en planes y relatos exhaustivos.

Ni una queja me oirás. Ni una tan solo. Encajaré con gusto los cuarenta grados que me regalas, las tórridas noches de insomnio, las oficinas sin aire acondicionado, los sudorosos cuerpos apelotonados en el transporte urbano, la transpiración humana -la propia y la ajena- e, incluso, jalearé el desfile de compañeros camino de sus vacaciones.

verano

Pero ¡ven! ¡ven ya! y llévate contigo las rutinas, los horarios, las obligaciones. Entierra en lo más profundo de mi armario libros de texto, botas de agua, paraguas, bufandas y abrigos. Déjame lucir brazos, déjame lucir piernas, déjame lucir cacho… ¡Ven! y arrasa con todo, pon nuestra vida patas arriba hasta que digamos ¡basta! Hasta que la arena de playa se incruste en nuestros pies y el salitre estropajee nuestro pelo. Hasta que me salgan patas de gallo de entornar los ojos con el sol. Hasta que mi úlcera crepite y la báscula me maldiga. Hasta que los niños se asilvestren. ¡Hasta que yo me asilvestre! Hasta que, exhausta diga… «Hasta aquí hemos llegado. ¡Septiembre ven a mí!»

Pero, hasta entonces, déjame disfrutarte… «despacito», porque:

Quiero respirar tu olor a mar despacito

Deja que te diga lo que te necesito

Para que me acuerde de ti si no estás conmigo.

Despacito

Quiero desnudar mi cuerpo despacito

lucir mi bikini que’s muy pequeñito

y hacer de mi cuerpo todo un «torreznillo…»

(sube, sube, sube)

Casi es verano ya… así que ¡SONRÍE!

Fotos: María L. Fernández

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!