domingo, diciembre 5, 2021
InicioFrikismo6 curiosidades sobre el Cubo de Rubik que quizás desconocías

6 curiosidades sobre el Cubo de Rubik que quizás desconocías

A ver. Que levante la mano el que alguna vez haya logrado completar más de una cara de un cubo de Rubik… Ummm, lo que me esperaba. Veo que vosotras, como yo, formáis parte de esa generación de cuarentañeros que lo más cerca que estuvo de completarlo fue cuando planeó despegarle las pegatinas para recomponerlo correctamente. Seguro que en vuestra casa, como en la mía, había uno de esos artefactos rodando de cajón en cajón con más pena que gloria. ¿En serio que hay gente capaz de resolverlo?

cubo de rubik

No me preguntéis qué extraña fuerza interior operó en mí pero hace unas semanas cayó uno en mis manos, lo miré, me miró y decidí que era el momento de ajustar cuentas. Si hay un colectivo de seres superiores capaces de hacer girar aquello y agrupar colores como corresponde, yo quería formar parte de él. Ni que decir tiene que lo logré, porque a cabezona tenaz no hay quien me gane. Tampoco hay quien lo haga a obsesiva compulsiva y friki, así que una cosa llevó a la otra y ahora, en las pocas horas muertas que me deja mi rol de madre trabajadora, además de ver series resuelvo cubos, de todos los colores, tamaños y formas.

Lo resuelvo, lo hago rodar por el sofá hacia mi marido para que me felicite, lo deshaga, me lo devuelta y empiezo de nuevo. A veces me siento como un perro que trae la pelota de vuelta y espera la palmadita de su dueño antes de que se la vuelta a lanzar. Quizás a vosotros no os dé tan fuerte, pero yo me he propuesto que os pique el gusanillo y, para abrir boca, quiero contaros algunas curiosidades sobre el cubo de Rubik que quizás os hagan mirarlo con otros ojos.

Erno Rubik, el padre de la criatura

Erno Rubik, un escultor húngaro que impartía clases de arquitectura, fue el inventor, en 1974, de lo que originalmente se conocía como Cubo Mágico pero que, con el tiempo, acabó heredando el nombre de su creador. Lo inventó como una herramienta para ayudar a sus estudiantes a desarrollar el sentido espacial y entender los objetos tridimensionales.

erno rubik
Erno Rubik en una foto de Newshub

El bueno de Erno Rubik llegó a creer que su “juguete” no tenía solución, pues tardó más de un mes en recomponer todas sus caras… así que tú, no desesperes…

Más rápido que el ojo

En 1982, se celebró en Budapest el primer campeonato de cubo de Rubik. El estadounidense Ming Thai fue el vencedor. Tardó solo 22.95 segundos en resolverlo. Quizás te parezca una hazaña, pero te aseguro que resulta muy lento teniendo en cuenta que el actual récord del mundo, en posesión de Feliks Zemdegs, está fijado en 4.737 segundos ¿Que no te lo crees que sea posible completarlo en ese tiempo? ¡Observa!

Los aficionados que compiten por resolverlo lo más rápido posible se llaman speedcubers. Su conocimiento de la estructura del cubo, de los patrones de color, los algoritmos, pero también su destreza con las manos hacen que muchos bajen de los quince segundos. En los campeonatos, por cierto, no se utiliza el cubo de Rubik original, sino una “imitación”, el Dayan 5 Zhanchi, con mejor deslizamiento de sus piezas. A día de hoy, esos campeonatos incluyen varias modalidades, como resolver el cubo con los ojos cerrados, con solo una mano, en el menor número de movimientos o -¡atención!- ¡¡¡¡con los pies!!!!!

Hasta el infinito y más allá

¿Sabes cuántas combinaciones diferentes tiene un cubo de Rubik? Casi hay que tener un máster en matemáticas para registrar el número: 43.252.003.274.489.856.000. O lo que viene a ser lo mismo: muchas, ¡muchísimas!, más de 43 trillones y eso solo si tenemos en cuenta el cubo tradicional de 3x3x3, porque hay versiones con muchas más piezas móviles…

Pero, tranquilo, como os voy a explicar a continuación, no tienes que memorizarlas todas para resolver el cubo.

¿De verdad hay forma de resolver este desaguisado?

Sí, aunque no te lo creas, sí la hay y es más “sencilla” de lo que crees. Probablemente hayas intentado -quizás hasta conseguido- completar una cara pero, a partir de ahí, te hayas liado. Planteamiento erróneo. El cubo no se resuelve por caras, sino por capas -superior, media e inferior, por este orden- y, aunque algunos movimientos son intuitivos, la mayoría siguen patrones de movimiento -llamados algoritmos-, que una vez que memorizas no tienen fallo.

Hay muchos métodos para resolverlos, pero el más popular para hacerlo rápidamente es el Fridrich… de nombre Jessica, por cierto.

Este método para principiantes es el que yo seguí para resolver mi primer cubo.

También existe algo que se conoce como el “algoritmo de Dios”, que es el número mínimo de movimientos que nos garantiza resolver el cubo desde cualquier combinación posible -evidentemente, puedes lograrlo con menos si la posición de partida es idónea para ello, pero con 20, bien aplicados, siempre se resuelve-. Lo hallaron unos programadores informáticos en 2010.

Un cubo para cada cuboadicto

Probablemente, estés familiarizado con el cubo original (3x3x3) pero hay infinidad de modificaciones. Y no solo me refiero a diversas “imitaciones” de ese modelo, sino a todo tipo de variaciones en cuanto a tamaño, formato o número de piezas. Muchos pierden su forma cúbica, otros tienen caras irregulares, los hay de materiales exóticos y carísimos y extremadamente grandes -el mayor, en Knoxville tiene 3 metros de alto y 500 kilos de peso-… Incluso existe cubos en braille para ciegos. Cada uno se presenta como un nuevo reto para los cuboadictos, que suelen tener sus preferidos. Entre los más espectaculares -a la vez que populares- el Mirror que os enseño más abajo. Si hablamos de raros, la lista es extensa…

cubos rubik raros

El juguete más famoso de la historia

Con más de 350 millones de unidades vendidas, el Cubo de Rubik no es solo el juguete más popular, sino también el más vendido de la historia. Una de las razones, sin duda, es la universalidad de su planteamiento.

rubik mirror
Cubo de Rubik modelo Mirror

Imágenes: Newshub, Aliexpress, Shutterstock

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…