miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyleLas piscinas comunitarias ¡qué gloria!

Las piscinas comunitarias ¡qué gloria!

La eterna discusión ¿mar o montaña? ¿playa o piscina? Cuando uno piensa en piscina una tiende a pensar en estas infinitas que continúan con el mar, en piscinas de dimensiones gigantescas para uno solo donde degustar un coctel mientras flotas en una colchoneta que hace juego con tus (enormes) gafas de sol, tu bikini (minúsculo) y la inevitable pamela. Ya claro. Lo normal, vamos, lo típico. En un mundo ideal esto sería así, pero en la realidad pocos son los que tienen piscina en su casa (la de plástico de los niños no cuenta), algunos comparten la de la urbanización y la mayoría tenemos que estar abocados a las piscinas comunitarias. Vamos, lo que viene siendo el infierno.

Petada, pero con estilo
Petada, pero con estilo

Las piscinas públicas son el mal menor si no quieres morir achicharrado en verano en la ciudad. Puedes conseguir librarte pero al final quien más y quien menos ha puesto los pies en ellas. Los objetivos con los que unos y otros van a la piscina son variopintos: las hay (generalmente son mujeres) que van básicamente a tostarse. Panza arriba, panza abajo, con el bikini más pequeño que se puede para que no deje marcas inmóviles como esfinges en el césped. Tú no sabes muy bien si están vivas o les ha dado un jamacuco con los cuarenta grados que caen hasta que de repente cambian de postura. ¡Gracias a dios! El grupo de edad de este grupo es incierto. Es verdad que hay muchas jovencitas, pero también señoras respetables con una resistencia alucinante.

Me he comprado unas tetas nuevas y quiero lucirlas
Me he comprado unas tetas nuevas y quiero lucirlas

Otro grupo no menos numeroso es el que va a la piscina a lucirse y a ligotear. Cada uno utiliza sus armas, se muestran ligeros de ropa como van, se contonean al ritmo de la música de la radio (no suele dar para más, que estamos en un sitio público) y se admiran los unos a los otros antes de empezar el tonteo. En verano las piscinas son la prolongación de las discotecas. Sin el mismo glamour, vale, porque los niños por ahí rondando y las abuelas en sus sillas no son lo más erótico-festivo del mundo, pero eres joven y te pones el mundo por montera. Si hay que ligar, se liga.

Como una ola tu amor llegó a mi vida
Como una ola tu amor llegó a mi vida

En España somos de hacerlo todo a lo grande: da igual cuál sea la capacidad de la piscina, la nuestra siempre estará a reventar, así nivel asiático. Los que van a la piscina a bañarse no siempre lo tienen fácil porque existen dos tipos de bañistas con intereses contrapuestos, el que no tiene pretensiones y básicamente su aspiración es jugar a tirarse haciendo bomba, y el profesional. Seguro que en vuestra piscina habéis visto esos que, impertérritos, se dedican a hacerse largos de un lado a otro sorteando adolescentes que se tiran en plan random y sin avisar

Aparta, que viene un tiburón
Aparta, que viene un tiburón

Tirarse al agua de miles de formas es uno de los mayores placeres de la vida. Cuando eres adolescente los exploras todos e incluso podrías dar una clase de física sobre los ángulos exactos para conseguir salpicar más o menos (según nos interese). Y sí, aprovechar el salpicón de marisco para ligar en la piscina. Cosas más raras se han visto.

piscina

Otro grupo son los que llegan a la piscina y desaparecen en cuanto han puesto el pie en las instalaciones. Primero se van a hacer deporte y todo vale: lo mismo echan una pachanguita al fútbol, que juegan al tenis o al frontón el caso es pasar calor con el calorazo que hace. Luego al bar a echar una cerveza. Un chapuzón rápido y venga a hacer más deporte.

tenis

Pero la partida es sagrada. Los sitios donde más se juega del mundo no son los casinos de Las Vegas, olvidaos. Son las piscinas donde además no hay distingos por edades y todos se dan a la ludopatía como si no hubiese un mañana. Ahí se juega lo mismo al rabino, cinquillo, escalera, mentiroso, tute, brisca, pocha, mus, guiñote, póker o lo que se tercie. Y esto va por comunidades autónomas, ya que no en todas se juega a lo mismo. Ya puedes hacer por aprender lo que juegan los del lugar o estás jodido fastidiado. Fundamental, llevarse mucha moneda suelta.

Otra variante de la ludopatía es la que se produce con los fans de los juegos de mesa. Estar en la piscina todo un día entero puede ser muy aburrido y cuando eres niño no puedes estar pidiéndoles a tus padres continuamente que te inviten a un helado, que suele ser el hito que rompe la monotonía del día cuando tienes 10 años. Así que los juegos de mesa compartidos son perfectos porque en tu casa nunca tienes a tanta gente para jugar, que es cuando es más divertido. Cada uno lleva el suyo y te pasas el verano jugando a los de los demás que por alguna extraña razón siempre son mejores que los propios. Claro que lo mismo piensan tus amigos….

Familias que se trasladan a vivir a la piscina
Familias que se trasladan a vivir a la piscina

Pero mi grupo favorito piscinero son aquellas familias que se trasladan como aquel que dice a vivir a la piscina. Hartos de que en su casa no se pueda respirar por el calor en verano pasan los días enteros en la piscina. Comiendo en las incómodas mesas de piedra del merendero con las que se te queda el culo carpeta al minuto de estar sentada, haciendo barbacoas en el área acotada, con absolutamente de todo para procurarse la comodidad. Van al punto de la mañana y se van al punto de la noche y saludan a todo el personal que los conoce porque llevan haciendo lo mismo durante años y años. Son las familias de piscina. Un grupo como otro cualquiera.

¡Si en el fondo (muy muy muy en el fondo) los que tienen piscina privada ¡no saben lo que se pierden!

golpe-tonto

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Cuando vivía en Madrid una vez bajé con mi marido a la de mi barrio… Según palabras textuales de mi marido ‘aquello parecia la escena del hundimiento del Titanic’ Jajajaja.
    Sin embargo, en la piscina que vamos de Ciudad Real suele estar vacía, la gente hace sus largos sin problemas, (yo me conformo con hacer anchos y no morir en el intento jajaja) vamos una gozada de piscina.
    Yo de pequeña era del grupo de las que pasaban el día en la piscina, pero a mi marido solo le gusta ir por la mañana asique nada.
    Ah! Y mi suegra y sus amigas son de las que llegan a las 10 y solo se dedican a tomar el sol hasta que se van a las 13 o 14. Refrescarse? O en la ducha o con una pistolita de spray… En fin.

  2. Odio las piscinas públicas. No puedo con ellas. Lo he intentado, pero no son lo mío. O playa o semi-privada (esa que solo utilizan unos pocos vecinos de la comunidad). Eso es lo que puedo tolerar. Y el otro día me decía mi marido… y cuando la peque quiera ir a la piscina con la amiguita no sé qué… Y qué haremos? Respuesta: Es tu hija, el amor de tu vida. Ya sabes, haces tripas corazón y te vas a la piscina. Yo de mientras, me quedo en casa con mi amigo el ventilador y un buen libro 😀 😀 😀

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no