viernes, julio 1, 2022
InicioReivindicamosSi matan a una nos matan a todas

Si matan a una nos matan a todas

Ayer encontraron enterradas en cal viva a Marina y Laura. Previamente habían sido quemadas. También ayer encontraron a una mujer y sus dos hijos asesinados por su pareja y padre de los niños. Nos matan, nos masacran, como un gotero incesante que parece tenue pero que perdura día tras día. Desde que nos bautizaron con aquello de “el sexo débil” se empeñan en hacérnoslo recordar golpeando, vejando, asesinando.si-matan-una-matan-todas_1

Lo cierto es que parece no pasar nada. Tanto los medios como las autoridades utilizan en muchas ocasiones eufemismos (la manida frase “fue encontrada muerta” en vez de “fue asesinada”) que minimizan la magnitud del problema y sólo hace falta darse una vuelta corta por las redes sociales para ver la cantidad de opiniones encontradas que hay al respecto.  Lo sorprendente es que se sigan permitiendo comentarios, post en Facebook o tuits en Twitter que niegan la mayor acusando al feminismo de inventarse las agresiones o tachando de hembristas las reivindicaciones de las mujeres. Argumentos peregrinos que son difíciles de mantener con los números en la mano.si-matan-una-matan-todas_2

Lo que resulta complicado de cuantificar es el número de mujeres vejadas, humilladas, minimizadas, convertidas en niñas sin voluntad por las hirientes palabras del hombre al que un día le juraron amor eterno. Esas mujeres que se sienten encarceladas en sus casas y que creen que no son maltratadas porque no les han puesto la mano encima. “A ti no te va a querer nadie”, “¿a dónde vas a ir tú?”, “no vales para nada” escupidas a la cara con una mueca de asco profundo son algunas de sus frases estrella. Ellas también deberían formar parte de la estadística pero muchas veces permanecen silentes.si-matan-una-matan-todas_3

La superación de los roles de género debería comenzar en el propio hogar. Deberíamos dejar de criar princesas y caballeros para criar niños en general, que jueguen a coches y casitas indistintamente, que compartan los paseos del bebé en el carrito, y que no vistan exclusivamente de rosa o azul.

Y nosotras, como mujeres, debemos continuar gritando que nos matan, que nos masacran y que estamos #hastaelcoñoYA (hashtag reivindicativo surgido en redes) con la esperanza de que muchos hombres se sumen a este cambio. Porque si matan a una nos matan a todas.

Fotos: Pixabay

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

14 COMENTARIOS

  1. A mi me molesta especialmente cuando salen titulares de “una mujer ha muerto” “unos niños han fallecido” ¡de eso nada! ¡los han matado!
    No han muerto, los han asesinado y algo hay que hacer…
    #hastaelcoñoYA

    • Es urgente que haya una movilización ciudadana y que los legisladores y gobernantes actúen. Es sangrante lo que ocurre. #hastaelcoñoYA

  2. Yo me quedó atónita e impotente de ver que cada vez somos mas y la brutalidad es increible¡ Estoy de acuerdo hay que educar a nuestros hijos ,enseñar a gestionar las emociones a afrontar los fracasos y a seguir hacia delante desde el respeto. Es difícil lo se ,pero no puede ser que en pleno siglo 21 estemos como en la época de los cavernícolas en estos temas. #hastaelcoñoYA

    • Nos queda mucho por avanzar por eso tenemos que seguir levantando la voz. Lo de las gestión de emociones me parece fundamental pero somos muchos los padres que tenemos que ahondar en ese territorio dentro de nuestra propia personalidad y afrontar ese tipo de cuestiones que van directamente contra nuestra propia línea de flotación no es fácil. Sigamos siendo conscientes, sigamos alzando la voz.

  3. Yo, sinceramente, creo que aquí se conjugan dos factores. Por una parte, el hecho de que la mujer haya ganado terreno a la hora de romper relaciones y no tener que vivir anclada a un maltratador ha permitido que muchas se libren de ellos a costa de que otras hayan pagado el duro peaje del “eres mía o de nadie”. Antes las mujeres sufrían en silencio, ahora vamos perdiendo la vergüenza y de ahí que parezca que haya más casos de violencia. Además, en la era de la información, conocemos todos estos casos prácticamente en tiempo real.
    A partir de ahí, mis reflexiones son escasas porque me parece tal barbarie que resulta imposible explicar ni aportar nada de luz. Lo único que creo es que esto solo se arregla con educación, aunque el hecho de que las nuevas generaciones sufran contra todo pronóstico igualmente malos tratos echa por tierra mi tesis…

    • Merak creo que ha habido una generación que ha vivido un retroceso: la famosa generación ni-ni. Todos sabemos de qué hablo, tanto por su aspecto (forma de vestir) como por su nivel cultural. Esos son los que hacen subir los números. Sigamos educando y reclamando mejoras políticas, la perseverancia es nuestra arma.

  4. Artículo bastante lamentable, hecho desde el feminismo más radical y aberrante. Los asesinos son asesinos y no hay que buscar tres pies al gato y hacerlo ver como una especie de consagración de hombres asesinando a las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Let tú te lees?. Seguro que perteneces a alguna organización feminista, de esas que están megasubvencionada, y te han pedido que expandas el virus del feminismo. No sois diferentes a los machistas. Para los machistas las mujeres son lo peor. Para las feministas los hombres son lo peor. Obviamente os calificais como “feministas”, llamaros “hembristas” sería demasiado evidente. Hasta en eso engañais. Con la muerte de estas chicas, todos, hombres y mujeres, nos hemos cabreado. Intentar decir “si nos matan a una nos matan a todas” refleja que tienes un alma podrida por el feminismo. Esa frace que dices es sexista,y por tanto, discriminadora. Sobre todo porque si bajáramos a tu nivel, deberíamos hacerte ver las 3 o 4 noticias del último mes de madres asesinando o intentando asesinar (recuerdas la del cubo de basura de Toledo??) a sus hijos. Pero, a diferencia de ti, la gente sana (hombres y mujeres) no estamos sometidos por ese virus podrido y sexista que tienes en la cabeza. Y deja de propagarlo porque la gente medianamente inteligente es capaz de establecer diferencias. NO al sexismo, no a estos artículos fomentando el sexismo. Espero que lo publiqueis pq si no demostrareis pensamiento único.

    • Hola Julián. Lo primero que me gustaría decirte es que yo escribo en mi propio nombre y no en representación de ningún colectivo. Lo segundo es que lamento que no te haya gustado mi artículo.
      Un saludo.

  5. Ami no me matarón , pero durante 52 años me quitarón las ganas de vivir, menos mal que ya hace 11años que soy dueña de mi persona, doy gracias a Dios cada dia por esta felicidad tardia.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Limonerí