lunes, diciembre 6, 2021
InicioLifeStyleTodo lo que necesitas saber sobre la quinoa

Todo lo que necesitas saber sobre la quinoa

quinoa-marrajo

No es que el verano sea la época del año en la que paso más tiempo en la cocina, pero siempre me gusta experimentar. Entre esto y que debo hacer acopio de recetas de cenas sanas para compensar los excesos que voy acumulando a lo largo del día, mi último descubrimiento ha sido la quinoa. Seguro que la mayoría de vosotros ya habéis oído hablar de ella en alguna ocasión, porque se ha puesto de moda, pero quizás nunca os habéis atrevido a emplearla en vuestros platos. Yo os voy a contar mi experiencia a ver si así os animáis.

¿Qué es la quinoa?

La quinoa procede de la zona de los Andes y era una de las bases alimenticias de los Incas, que se referían a ella como «la madre de todos los cereales» y la consideraban sagrada. Se trata de un pseudocereal, esto quiere decir que, aunque es la semilla de un grano, por su composición, su alto contenido en almidón y la forma en la que se consume, se equipara con un cereal.

Beneficios

La quinoa es un alimento muy completo que aporta un gran número de nutrientes, vitaminas y minerales. Es un grano integral que, en comparación con otros, es muy rico en proteínas pero, además, tiene un alto contenido en hierro y magnesio. Una ración (una taza de 185 gramos) contiene 222 calorías, con 39 gramos de carbohidratos, 4 de grasa, 8 de proteína y 5 de fibra.

beneficios-quinoa
Infografía extraída de la página tipsnutritivos.com

Entre sus beneficios podemos incluir:

  • Al no contener gluten es apta para celiacos.
  • Contiene potentes antioxidantes vegetales como el quercetina y kaempferol.
  • Aunque al hervirla pierde parte de su fibra, aún así contiene mucha más que la mayoría del resto de cereales. Es cierto que casi toda es insoluble y, aunque sus beneficios no son tan elevados como los de la soluble, muchos estudios apuntan a que ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, a bajar el colesterol, mejora el tránsito intestinal y a aumentar la sensación de saciedad.
  • Su índice glucémico es muy bajo.
  • Se digiere con facilidad y contribuye a contrarrestar las irritaciones de estómago.
  • La proteína que aporta posee un alto valor biológico,lo que la convierte en el complemento perfecto para quienes siguen dietas estrictamente vegetarianas o con pocas proteínas de origen animal.

Cómo cocinarla

Aunque no es la única forma de consumirla, lo más habitual es comerla cocida. Antes de hervirla es necesario lavarla bien con agua fría para que se desprenda el polvillo que recubre el grano, la saponina, que además de ser toxica para nuestro organismo le da un sabor amargo.

Una vez que la enjuagamos bien -sin dejarla a remojo- la cocemos con una proporción similar a la que empleamos con el arroz, es decir, dos tazas de agua por cada una de quinoa. El tiempo varía entre 15 y 20 minutos, según la queramos al dente o más blanda. Sabemos que está bien cocida porque los granos se abren, casi doblan su tamaño y liberan su germen blanco.

En vez de agua podemos emplear caldo de verdura o carne y podemos optar también por cocerla con una proporción de agua mayor, como el arroz basmati y escurrirla después.

Recetas

quinoa-mejillones

Como harina, la quinoa puede emplearse para la elaboración de todo tipo de panes y masas, ya sea como ingrediente principal o combinada con harina de otros cereales.

Como grano, resulta un alimento versátil para preparar todo tipo de platos, incluidos desayunos o postres. Es una guarnición perfecta, pero también podemos convertirla en la base de un buen plato principal. En la red podéis encontrar infinidad de recetas, yo os dejo algunas aquí, aquí y aquí.

Como las de arroz, las ensaladas de quinoa están abierta a miles de combinaciones que podemos adaptar a nuestros gustos: desde las clásicas con verduras a otras más sofisticadas con plátano, dátiles o nueces, por ejemplo.

También podemos incorporar la quinoa a sopas o convertirla en la base de un sinfín de risotos. Como os explicaba antes, en casi cualquier plato que tradicionalmente cocinemos con arroz podemos sustituir este por quinoa.

Mi experiencia

quinoa-calamares

Aunque prometo actualizar el post añadiendo alguna receta en la que la preparación de la quinoa sea clásica -proporción de una taza de grano por dos de agua-, lo cierto es que por el momento sólo la he incluido en platos en los que previamente la cuezo como si fuese arroz basmati o pasta, con abundante agua y un poco de sal. Mis conclusiones tras algo más de dos meses introduciéndola en mi dieta puedo decir:

  • Ten cuidado cuando la laves antes de cocinarla. Escoge un colador muy pequeño, si no se te colarán los granos. Después de cocidos, como aumentan su volumen, ya no tendrás ese problema.
  • El tiempo de cocción varía según la marca, pero oscila entre los 15 y los 20 minutos. Así lo que mejor es ir probándola. A mí, personalmente, me gusta al dente.
  • Hay que escurrirla muchísimo para que se desprenda totalmente el agua.
  • Se impregna fácilmente de todos los condimentos, así que ten cuidado si empleas salsas. La primera vez que la cociné fue con pesto y estaba fortísima. Así que vale más quedarse corto e ir añadiendo salsa.
  • Me parece un comodín perfecto para las ensaladas. El límite es tu imaginación. Incluso con un único ingrediente puede estar rica. En este artículo veréis, por ejemplo, lo fácil que es improvisar un plato de quinóa y mejillones en salsa de vieira. Delicioso.
  • Aunque parece que las raciones son muy pequeñas, realmente sacia mucho. Con una taza te llegará de sobra.

¿Cuál es entonces mi veredicto? Si tuviese ponerle nota sería un Notable. Como guarnición es socorrida y como plato principal le veo potencial, pero debo seguir investigando para encontrar más variedades a la hora de prepararla y evitar así aburrirme.

¿Cuál es vuestra experiencia? ¿La habéis probado? ¿Os gustaría compartir alguna receta?

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Yo además de como guarnición la utilizo para hacer hamburguesitas para mis peques, especialmente para la nena que es celíaca. La receta es muy fácil, puedes mezclarla con los ingredientes que tengas por ejemplo, zanahoria, brocoli, cebolla,… Le añades un huevo y en nuestro caso harina de arroz o de garbanzo, lo mezclas todo, haces la forma de las hamburguesitas y a la plancha. Riquísimas!!!

  2. a mi me encanta. La preparo como risto con pure de zapallo (calabaza) o la pongo en ensalada. es mi socorrido ingrediente cuando no se qué comer. aunque la verdad, la suelo comprar lavada…porque me da pereza lavarla y nunca sé si la he lavado bien. Y siempre la hago al vapor.

  3. El otro día encontré un video donde hacían hamburguesas veganas, con lentejas y arroz integral, como el arroz integral no me acaba de gustar, por primera vez utilicé la quinoa y la verdad es que debo decir que, de sabor, quedaron espectaculares!! 🙂
    Es muy versátil para las recetas, además de sana. La puede comer toda la familia sin problemas.

    Saludos

  4. Todo me parece muy bien, a mi me gusto mucho y la preparo de varias formas pero tengo la duda de si se puede incluir en la dieta diaria o hay que espaciarla

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonería