domingo, enero 16, 2022
InicioLifeStyleCuriosidades de los aviones

Curiosidades de los aviones

Lo confieso. Uno de mis placeres culpables en redes sociales es ver vídeos de azafatas de aviones. Ni soy alta, ni tengo edad para ser azafata ni me gusta especialmente volar pero ¡oye! lo que me gusta ver vídeos en los que explican su experiencia. Soy especialmente fan de los que tienen que ver con Emirates, que desde hace un tiempo se ha convertido en mi línea aérea favorita (aunque sé que jamás volaré en ella), aunque la verdad, tampoco hago ascos al resto.

Lo cierto es que he aprendido un montón sobre la vida de los tripulantes de cabina, un mundo que para mí es fascinante. Os recomiendo seguir sin duda a dos personas, la granaína Ana de Azul Místico que tiene una serie de vídeos muy interesantes sobre su experiencia (y otros tantos sobre otras cosas tan fantásticos como éstos) y la canaria Cathaysa González de Catha23 que es fabulosa. Las dos están, además de en YouTube, en Instagram y en otras redes, pero al no ejercer ya como azafatas si queréis ver sobre esta faceta de su vida es mejor que acudáis a Youtube.

Hoy os quiero contar algunas de las cosas que he aprendido viéndolas a ambas ¡y espero que entendáis así mejor mi fascinación!

  1. Los procesos de selección del personal de cabina para las líneas aéreas suelen ser muy complicados. Se presenta mucha gente y apenas cogen a algunos. Por eso, si alguien está interesado en formar parte del personal de una línea aérea es muy interesante ver vídeos de azafatas o incluso de recruiters (os recomiendo los de Carmen la recruiter) para prepararte muy bien y tener posibilidades de pasar el corte.
  2. A la llamada en la que te confirman que estás admitido se la llama la «Golden call», al menos en Emirates.
  3. Algunas compañías en los requisitos piden una altura específica. Ésta varía según las compañías pero el motivo es sobre todo poder llegar bien a los compartimentos del equipaje.
  4. Algunas también son bastante exigente con los requisitos físicos. Emirates es famosa por lo guapa que suele ser su tripulación. A veces te preguntas si es un proceso de selección o un casting. Pero no. Después de ver muchos vídeos lo cierto es que te das cuenta de lo duro que es el trabajo y lo importante que es tener empatía y un montón de cualidades personales. Por cierto, si quieres ser tripulante de cabina, mejor no te hagas tatuajes en lugares visibles porque esto es motivo de no contratación.
  5. Los tripulantes de cabina tienen que ir siempre impecables y pueden tener amonestaciones por no estar perfectos. En Emirates por ejemplo no pueden llevar el pelo de colores que no sean naturales (por ejemplo rosa, o similares) y se tienen que maquillar de manera muy suave. Tienen establecido muy claramente qué sí y qué no, así como el color de los labiales o de las uñas. En Emirates se espera que lleves el pintalabios rojo y hay muchísimos vídeos en los que te enseñan a maquillarte para la aerolínea. Tampoco vale cualquier peinado.
  6. En los vuelos muy largos los tripulantes de cabina pueden dormir. Para ello existe un compartimento secreto en el avión que puede estar situado en varios sitios con unas camas donde los tripulantes pueden dormir por turnos. En algunos aviones está situado justo encima de los equipajes de los pasajeros
  7. Para dormir ahí es obligatorio que se pongan el pijama oficial de la compañía. Esto es para evitar que el uniforme se les arrugue porque siempre tienen que estar impecables.
  8. Existe una cosa que se llama el «Mile High Club» que es básicamente la gente que ha mantenido relaciones sexuales dentro de un avión durante un vuelo. Puedes leer más sobre esto aquí.
  9. Después de ver muchos vídeos de azafatas, desde luego el sitio ideal para tener relaciones sexuales nunca habría de ser el baño. Dios mío, qué asco.
  10. Los baños de los aviones se pueden abrir desde fuera, así que si una azafata te dice que salga, sal o abrirá la puerta ella.
  11. Hablando de asco, no quieras saber lo que hace la gente con las mantas. Mejor pide siempre una que esté embolsada y desinfectada.
  12. Las mesas de los asientos tampoco son el paradigma de la limpieza. La gente hace ahí de TODO, sí, también cambiar el pañal a sus bebés y no siempre se limpian a fondo después porque a veces no da tiempo. Si vas a comer ahí utiliza una toallita o desinfectante antes.
  13. A veces la tripulación utiliza vodka para desinfectar cosas o lavarse las manos si no tiene otra cosa a mano.
  14. Después del accidente de GermanWings no se puede quedar nunca un piloto solo en la cabina. Si tiene que salir el otro piloto, ha de entrar otra persona en la cabina hasta que vuelva.
  15. En todos los aviones hay un restraining kit que sirve para inmovilizar a un pasajero si se pone bobo. Así que mucho cuidado…
  16. Hay todo un protocolo por si alguien se muere en el avión. No es lo habitual, pero alguna vez pasa y está todo contemplado. La idea es que no se entere todo el pasaje.
  17. Las turbulencias no son especialmente peligrosas porque al avión no le va a pasar nada casi nunca pero es importante estar sentado porque sí que es bastante fácil que te tiren al suelo si estás de pie si son fuertes. Así que si se enciende la luz, siéntate.
  18. La comida de los aviones se calienta en hornos. No hay microondas, así que si necesitas calentar un potito de un bebé no es tan sencillo como meterlo un minuto y listo.
  19. Cuando los azafatos van sirviendo la comida agradecen mucho que la gente lleve pensado de antes qué van a pedir y no les hagan esperar demasiado. En cualquier sitio se agradece, pero ahí más todavía.
  20. Los españoles y los latinos somos los únicos que aplauden al aterrizar un avión. El resto del mundo sólo aplaude cuando el vuelo ha sido especialmente complicado.

De verdad, es un mundo muy interesante y merece la pena ver a gente que se dedica a él. ¿Te animas?

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
María José on Tipos de amistades 2.0
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Tipos de amistades 2.0