Curiosidades de los aviones

0

Lo confieso. Uno de mis placeres culpables en redes sociales es ver vídeos de azafatas de aviones. Ni soy alta, ni tengo edad para ser azafata ni me gusta especialmente volar pero ¡oye! lo que me gusta ver vídeos en los que explican su experiencia. Soy especialmente fan de los que tienen que ver con Emirates, que desde hace un tiempo se ha convertido en mi línea aérea favorita (aunque sé que jamás volaré en ella), aunque la verdad, tampoco hago ascos al resto.

Lo cierto es que he aprendido un montón sobre la vida de los tripulantes de cabina, un mundo que para mí es fascinante. Os recomiendo seguir sin duda a dos personas, la granaína Ana de Azul Místico que tiene una serie de vídeos muy interesantes sobre su experiencia (y otros tantos sobre otras cosas tan fantásticos como éstos) y la canaria Cathaysa González de Catha23 que es fabulosa. Las dos están, además de en YouTube, en Instagram y en otras redes, pero al no ejercer ya como azafatas si queréis ver sobre esta faceta de su vida es mejor que acudáis a Youtube.

Hoy os quiero contar algunas de las cosas que he aprendido viéndolas a ambas ¡y espero que entendáis así mejor mi fascinación!

  1. Los procesos de selección del personal de cabina para las líneas aéreas suelen ser muy complicados. Se presenta mucha gente y apenas cogen a algunos. Por eso, si alguien está interesado en formar parte del personal de una línea aérea es muy interesante ver vídeos de azafatas o incluso de recruiters (os recomiendo los de Carmen la recruiter) para prepararte muy bien y tener posibilidades de pasar el corte.
  2. A la llamada en la que te confirman que estás admitido se la llama la «Golden call», al menos en Emirates.
  3. Algunas compañías en los requisitos piden una altura específica. Ésta varía según las compañías pero el motivo es sobre todo poder llegar bien a los compartimentos del equipaje.
  4. Algunas también son bastante exigente con los requisitos físicos. Emirates es famosa por lo guapa que suele ser su tripulación. A veces te preguntas si es un proceso de selección o un casting. Pero no. Después de ver muchos vídeos lo cierto es que te das cuenta de lo duro que es el trabajo y lo importante que es tener empatía y un montón de cualidades personales. Por cierto, si quieres ser tripulante de cabina, mejor no te hagas tatuajes en lugares visibles porque esto es motivo de no contratación.
  5. Los tripulantes de cabina tienen que ir siempre impecables y pueden tener amonestaciones por no estar perfectos. En Emirates por ejemplo no pueden llevar el pelo de colores que no sean naturales (por ejemplo rosa, o similares) y se tienen que maquillar de manera muy suave. Tienen establecido muy claramente qué sí y qué no, así como el color de los labiales o de las uñas. En Emirates se espera que lleves el pintalabios rojo y hay muchísimos vídeos en los que te enseñan a maquillarte para la aerolínea. Tampoco vale cualquier peinado.
  6. En los vuelos muy largos los tripulantes de cabina pueden dormir. Para ello existe un compartimento secreto en el avión que puede estar situado en varios sitios con unas camas donde los tripulantes pueden dormir por turnos. En algunos aviones está situado justo encima de los equipajes de los pasajeros
  7. Para dormir ahí es obligatorio que se pongan el pijama oficial de la compañía. Esto es para evitar que el uniforme se les arrugue porque siempre tienen que estar impecables.
  8. Existe una cosa que se llama el «Mile High Club» que es básicamente la gente que ha mantenido relaciones sexuales dentro de un avión durante un vuelo. Puedes leer más sobre esto aquí.
  9. Después de ver muchos vídeos de azafatas, desde luego el sitio ideal para tener relaciones sexuales nunca habría de ser el baño. Dios mío, qué asco.
  10. Los baños de los aviones se pueden abrir desde fuera, así que si una azafata te dice que salga, sal o abrirá la puerta ella.
  11. Hablando de asco, no quieras saber lo que hace la gente con las mantas. Mejor pide siempre una que esté embolsada y desinfectada.
  12. Las mesas de los asientos tampoco son el paradigma de la limpieza. La gente hace ahí de TODO, sí, también cambiar el pañal a sus bebés y no siempre se limpian a fondo después porque a veces no da tiempo. Si vas a comer ahí utiliza una toallita o desinfectante antes.
  13. A veces la tripulación utiliza vodka para desinfectar cosas o lavarse las manos si no tiene otra cosa a mano.
  14. Después del accidente de GermanWings no se puede quedar nunca un piloto solo en la cabina. Si tiene que salir el otro piloto, ha de entrar otra persona en la cabina hasta que vuelva.
  15. En todos los aviones hay un restraining kit que sirve para inmovilizar a un pasajero si se pone bobo. Así que mucho cuidado…
  16. Hay todo un protocolo por si alguien se muere en el avión. No es lo habitual, pero alguna vez pasa y está todo contemplado. La idea es que no se entere todo el pasaje.
  17. Las turbulencias no son especialmente peligrosas porque al avión no le va a pasar nada casi nunca pero es importante estar sentado porque sí que es bastante fácil que te tiren al suelo si estás de pie si son fuertes. Así que si se enciende la luz, siéntate.
  18. La comida de los aviones se calienta en hornos. No hay microondas, así que si necesitas calentar un potito de un bebé no es tan sencillo como meterlo un minuto y listo.
  19. Cuando los azafatos van sirviendo la comida agradecen mucho que la gente lleve pensado de antes qué van a pedir y no les hagan esperar demasiado. En cualquier sitio se agradece, pero ahí más todavía.
  20. Los españoles y los latinos somos los únicos que aplauden al aterrizar un avión. El resto del mundo sólo aplaude cuando el vuelo ha sido especialmente complicado.

De verdad, es un mundo muy interesante y merece la pena ver a gente que se dedica a él. ¿Te animas?

Artículo anterior10 casas museos que merece la pena conocer
Artículo siguienteNuestros hijos y las nuevas tecnologías: descubriendo Twitch
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!