domingo, julio 3, 2022
InicioOcio10 casas museos que merece la pena conocer

10 casas museos que merece la pena conocer

Somos muy fans de los grandes museos, nos perdemos por sus salas y se nos va el tiempo contemplando sus obras, su trabajo y sus investigaciones. Esto es así, lo reconocemos, somos unas culturetas y nos gusta serlo pero además nos encanta aún más visitar las casas museos que tenemos dispersas por todo el país.

Ese punto de curiosidad por ver donde y como vivían algunas de las grandes personalidades de nuestra historia hace que las casas museos tengan un atractivo añadido. Y no es que seamos cotillas o sí, no sé, es que es como un viaje al pasado, una inmersión completa para que nos entiendan todas las generaciones.

Visitar una casa museo es un plan genial para hacer en familia y si es una visita guiada la sorpresa está garantizada porque para muchos de nuestros hijos e hijas poner el pie en una casa de hace un siglo, con su mobiliario y su historia es casi un viaje de ciencia ficción.

Hoy os traemos diez posibilidades, diez casas museos que merecen mucho la pena y que están repartidas por distintas comunidades autónomas para que os pillen cerca de casa o para que las visitéis cuando podamos movernos con cierta normalidad.

Tomad nota porque vamos a visitar a pintores, escritores y políticos y nos encantaría poder visitar también a un científico tan importante como fue Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel español y científico ¡qué locura! pero es imposible porque su legado lleva más de 30 años metido en una habitación, un archivo de más de 22.000 piezas con documentos reconocidos y protegidos por la UNESCO que siguen durmiendo el sueño de los justos ¡qué pena!

Casa Museo de Lope de Vega, en Madrid

Empezamos por quizás una de las mejor conservadas y en la que se pueden recorrer las distintas estancias por las que caminaba Lope, desde el patio hasta el dormitorio con la cuna infantil y el sonajero de la época incluido.

Es una visita muy reducida por lo que hay que reservar con bastante antelación, es una visita guiada y además es gratuita, no se puede pedir más.

Casa Museo de Blasco Ibáñez, en Valencia

Esta se puede realizar sin guía y se pueden pasear por las estancias de la casa leyendo las distintas explicaciones y mirando al mar desde el balcón, como hacía el propio escritor y su familia.

Los distintos objetos que se recogen en las vitrinas van dando forma a la vida de uno de los autores más importantes de nuestra literatura.

Casa Museo de Niceto Alcalá Zamora, en Priego (Córdoba)

Uno de los políticos de nuestra historia más reconocidos fuera de nuestro país y quizás uno de los menos conocidos aquí por participar de una de las épocas políticas españolas que menos se refleja en los libros de texto desde hace ¿décadas?

Las distintas estancias de la casa donde vivió con su familia antes de tener que exiliarse fuera de España, se han mantenido con el mobiliario de la época por lo que el viaje en el tiempo está más que asegurado.

Casa Museo de Valle Inclán, en A Pobra do Caramiñal (A Coruña)

La casa está ubicada en una imponente torre que pertenecía a los abuelos del escritor y en la que estuvo viviendo toda la familia durante mucho tiempo. Es una visita a la historia y a los lugares, los entornos y las personas que inspiraron algunas de las obras más reconocidas de Valle Inclán.

Además se pueden descubrir muchos de sus escritos, de cómo hablaba de él la prensa de la época y de cómo se expresaba él mismo en los medios de comunicación de la zona y de aquel entonces.

Casa Museo de Gaudí, en Barcelona

Unos veinte años vivió el arquitecto en esta casa a la que se trasladó con sus padres y una sobrina precisamente por lo bien que se adaptaba a los problemas de salud que tenía su padre.

Se encuentra dentro del Parque Güell y aunque no se construyera con planos suyos sí se puede observar mobiliario y menaje construido en su taller, siguiendo sus indicaciones y por personal de su equipo.

Casa Museo de Goya, en Fuendetodos (Zaragoza)

El pintor nació en esta misma casa construida en el siglo XVIII y vivió en ella durante su infancia con su familia. Es una casa modesta que sorprende al visitante al recordar cómo se movía Goya entre palacios y salones llenos de lujos cuando su obra era reconocida y valorada por la corte de la época.

Un cambio de vida del que se pueden aprender muchas cosas en todas las épocas y a todas las edades, sin duda.

Casa Museo de Miguel Hernández, en Orihuela (Alicante)

En esta modesta casa vivió el poeta junto a sus padres y hermanos durante su infancia y parte de su juventud, a día de hoy, el último sábado de cada mes se celebran tertulias de poesía, donde se rinde homenaje al autor y se mantiene viva su obra y su memoria.

Una casa sencilla pero llena de simbolismo ya que algunas de las estancias o de los objetos e incluso de los árboles que se pueden descubrir dentro de sus muros, fueron protagonistas de los versos de Miguel Hernández.

Casa Museo de Miguel de Unamuno, en Salamanca

Los últimos años que Miguel de Unamuno vivió en Salamanca los pasó en esta casa mientras era rector de la Universidad y a ella donó también su biblioteca con más de 6.000 volúmenes que forman parte ahora de esta casa museo y que el visitante puede descubrir paseando por la que fuera la casa del autor y de su familia.

Es una forma de conocer al escritor, pero también al pensador, a su historia y a la historia de nuestro país en un momento en el que todo cambiaría para siempre.

Casa Museo de Juan Ramón Jiménez y Zenobia, en Moguer (Huelva)

El edificio de la casa donde nació el autor se encuentra inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz y merece la pena recorrer sus estancias, sus pasillo, su patio y pararse en la magnífica biblioteca en la que Juan Ramón alimentó una fantasía y una sensibilidad que le llevarían a merecer el Premio Nobel de Literatura en 1956.

Casa natal de Miguel de Cervantes, en Alcalá de Henares (Madrid)

Según han fechado los historiadores, en esta casa nació y pasó sus primeros años Miguel de Cervantes y ahí fraguaron su fantasía, su imaginación y su curiosidad en esos primeros años.

Se pueden recorrer las estancias en las que se organizan los utensilios y los objetos propios de la vida de la época, de los siglos XVII y XVIII y se puede conocer más y mejor cómo y dónde se movía el autor de una de las obras más leídas y reconocidas de la literatura universal.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión