¿Tienes vértigo? Estos puentes de cristal no son para ti

0

Cuando nací mis vivíamos en un piso 13. Nada más y nada menos. Una altura considerable y un número considerado para muchos como el de la mala suerte. Esto hizo que desde pequeña haya sido entre poco y nada supersticiosa y que tenga más bien poco respeto a las alturas. Sin embargo sí que hay una cosa que me da bastante miedo y son los suelos de cristal. Da igual que lo de abajo esté a poca o mucha distancia; me da la sensación de que me voy a caer. Me ocurrió en Barcelona en la Antigua Fábrica de Moritz una vez. Hay una zona donde tienen un suelo de cristal sobre el que se ve la antigua edificación y me morí del susto.

Al mismo tiempo, he de reconocer que ejercen sobre mí una atracción importante. Me parecen muy intrigantes y me moriría por pasar por uno de ellos sin sentir ese pánico. Si tú eres un valiente Indie Campers ha recogido en una selección las pasarelas más interesantes del mundo, aquellas que prometen una buena descarga de adrenalina.

Pasarela del Hotel Riu Plaza de España en Madrid

En 2019 se inauguró el puente del Hotel Riu Plaza de España en Madrid. Situado en el corazón de la capital española tiene unas vistas absolutamente maravillosas con toda la ciudad a sus pies … y si somos capaces de mirar hacia abajo esto es absolutamente literal. Se encuentra a 28 pisos de altura, lo que supone una distancia del suelo de 117 metros y se encuentra sobre el sky bar del hotel y su piscina. Desde ahí se ven las zonas de Malasaña o Conde Duque que están cerca, pero también las de las Cuatro Torres. Siempre está lleno de gente haciéndose fotos porque lo cierto es que en esta cultura de Instagram las fotos ahí son una pasada.

Puente sobre las Tres Gargantas de Huangchuan

Este puente se inauguró en 2020, en plena pandemia mundial así que todavía no es demasiado conocido con todas las restricciones que tenemos para viajar. Pero es absolutamente espectacular como puede verse en este vídeo. Es el puente de cristal más largo del mundo con 526 metros de largo a 100 metros de altura.

Para los cobardes como yo, está hecho de tres capas de vidrio laminado y soporta hasta 2.000 personas simultáneamente y, lo que a mí me deja loca, el paso de vehículos. En su ceremonia inaugural pasaron simultáneamente dos coches que pesaban en total cerca de cuatro toneladas. Ahí es nada.

¿Seríais valientes para atravesarlo? ¿Mejor andando o en coche?

Imagen: Yoyolang

Zhangjiajie

China es el país del mundo con más puentes de cristal. Otro impresionante es el de Zhangjiajie que tiene 430 metros de largo y 360 metros de altura. No sólo es uno de los puentes más altos del mundo, también es uno de los más anchos. Sobre él pueden pasar unas 8.000 personas al día y simultáneamente admite a más de 800.

Este puente lleva abierto desde 2016 y se encuentra en una zona maravillosa. Debajo de él hay tres columpios muy largos y también podemos encontrar una zona donde hacer puenting.

The Glacier Skywalk

Este impresionante mirador en forma de U que parece estar suspendido en el aire se encuentra en el Parque Nacional Jasper en Canadá. Está en medio de las Rocosas Canadienses y sobre sus 280 metros de altura tendremos unas vistas absolutamente espectaculares, tanto en invierno como en verano.

Se construyó en 2014 y se ha convertido en una importante atracción de la zona ya que permite observar la vida salvaje que se encuentra a sus pies.

Gran Cañón Skywalk

Situado también en las rocosas, pero esta vez en las estadounidenses, en el archiconocido Cañón del Colorado. Se trata de un puente inaugurado en 2007 en forma de herradura como el anterior. Está colocado a 1.300 metros del suelo. Si esto no es un tratamiento de choque contra el vértigo, no lo es nada. Además, la pasarela resiste vientos de hasta 120 kilómetros por hora y terremotos que se produzcan en un radio de 50 millas.

Artículo anterior¿Te peinas en casa o eres más de ir a la pelu?
Artículo siguiente10 casas museos que merece la pena conocer
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!