miércoles, diciembre 8, 2021
InicioEl VermutEse regalo para nuestros hijos

Ese regalo para nuestros hijos

Nos hemos cansado de repetir que llegó la Navidad. Y, como buenas amigas que somos, os hemos dejado propuestas de regalos para todos los bolsillos y para todos los gustos, por si andabais despistadas y no sabíais qué pedirle a los Reyes o Papá Noel. Pero estamos segura de que, cuando pensáis en vuestros hijos o hijas, hay un regalo que os viene a la cabeza en modo automático. Ese con el que sabéis que no fallareis, con el que se emocionará a tope. Hoy os contamos cuál es ese regalo para nuestros hijos que somos conscientes de que lo va a petar.

Tiempo para jugar juntos (Let)

regalo-para-nuestros-hijos-tiempo

Ojazos ha pedido muchas cosas para Reyes y Papá Noel. Muchísimas. Y, además, cumple años 10 días después de que lleguen Sus Majestades, así que tiene su lista de deseos bien cubierta. Ya sabéis, padres, tíos, abuelos… ansiosos por darle el capricho y hacerle feliz, que para eso estamos todos. Pero, si hay algo que mi hijo quiera más que nada, por encima de todo lo demás, es tiempo para jugar juntos. Lo sé porque se le ilumina la cara cuando uno de los dos se sienta con él mientras organiza a lo que le apetezca jugar. Así que yo este año que empieza en breve le voy a regalar tiempo. Pero tiempo de verdad, sin tener el móvil en la mano. Ese es el que él necesita.

Juegos compartidos (Nat)

compartir

Vivimos en una época en la que todos tenemos muchas más cosas de las que necesitamos, si dijera lo contrario mentiría. Por eso a mí me gusta regalar pocas cosas materiales y ese es, sin duda, uno de nuestros principales propósitos estas Navidades. No recibirán mucho, pero como compartir es amar, mis hijas recibirán muchos regalos para compartir entre ellas. Regalos que les gusten a las dos y que les permitan disfrutar de muchas horas de juego juntas donde compartan aprendizajes, risas y buenos ratos. Y, ¿sabéis qué? ¡A ellas les encanta! ¡Y a mí más!

La lista censurada dirigida (Merak)

Bien, bien, bien… ya vengo yo a cortar el «buenrollismo» de Nat y Let con mi perfil más pragmático. Yo vengo a hablar de juguetes o, mejor dicho, de cómo aquí también ejerzo de madre chunguérrima cercenando la carta a sus Majestades. Vamos por partes. Para empezar, desde que tienen uso de razón, me he encargado de dejarles claro a mis hijas que mucho Papá Noel, muchos Reyes, mucha magia pero aquí los que poníamos el dinero éramos los padres. Así que ¡ojito con que la cosa se nos vaya de las manos! Y lo cierto es que, aunque suene tremendamente cruel, a ellas nunca les ha causado un trauma. Es más, ven con naturalidad que Papá Noel dedique sus recursos a aquellas familias que realmente no pueden permitirse comprar regalos. Y, a partir de ahí, como os podéis imaginar, la lista está más que mediatizada por la menda. No tanto por el dinero, que probablemente podríamos invertir más de lo que hacemos y, de hecho, a veces hemos hecho notables gastos en cosas que querían, sino porque no me da la gana de gastarme lo que no está escrito en juguetes con los que sé que no van a jugar. Ya tengo un Furby acumulando polvo en una estantería, ahora no voy a traer un Hatchimal de esos para que le haga compañía. Total, que mis pobres hijas -que todo sea dicho, no creo que tengan la sensación de que les falta de nada, pero sí que el dinero no se malgasta- han visto su carta totalmente censurada. Lo que no quiere decir que no vayan a contar con muchas cosas que les gustan, han pedido y a las que, además, les van a sacar mucho provecho. ¡Ah! Y que yo también voy a jugar mucho con ellas y a dedicarles mucho tiempo, y en Reyes el regalo principal siempre es compartido y se tienen que poner de acuerdo y todo eso ;-).

Cuentos (María Jardón)

Me encanta el día de Reyes, desde que era pequeña lo vivo con una ilusión que intento transmitirle a mis hijos y si hay algo que nunca puede faltar en sus zapatos son «cuentos». Tengo mi propia tradición desde que nació mi mayor, es lo que dejo para el último regalo, casi el último día voy a una librería infantil que me encanta y le pido a la dependienta que me recomiende libros. De momento nunca ha fallado y mis hijos están encantados con sus cuentos, además, este año que el mayor se está soltando con la lectura sé que se le iluminarán los ojos al descubrir la nueva aventura que llegará a su biblioteca.

Un monopatín (Núria)

monopatin-regalos

Ese monopatín que yo NO tuve. Ese con el que Michael J. Fox iba al y regresaba del futuro. Ese que yo osé probar un día, ya mayorcita… Ese que les voy a tomar prestado en cuanto se despisten. ¿Uno para cada uno o uno para todos? Todavía no sé. Turquesa para una, verde fluorescente para el otro y quién sabe si la mayor no querrá un tercero de color negro más o menos gótico. Me hace gracia porque es un regalo que aúna las tres edades. ¿Compartirán? ¿Se matarán por usarlo en el mismo momento? ¿Les caerá a cada uno el suyo? ¿Me pido yo uno para mí solita? Qué difícil es ser reina maga… Todo son preguntas.

Un ordenador (Pilar)

En mi casa los regalos de Papá Noel se dan en casa de los abuelos (porque nos vamos a otra ciudad a celebrar la nochebuena y la navidad) y los de Reyes sí son en casita.

Este año mis hijas quieren un ordenador y la verdad es que les hace falta. La mayor porque ya tiene correo electrónico y lo usa mucho, tanto para escribir a sus amigos como para cosas del colegio. Y la pequeña porque adora jugar al Minecraft y grabar vídeos en su canal de Youtube, así que ya necesitan un ordenador para ellas.

Y como a nosotros nos encanta que haya muuuchos paquetes (aunque la mayoría sean chorraditas que envolvemos igualmente), este año lo vamos a tener más complicado porque con ese regalazo ya no quedará mucho presupuesto.

Imágenes: Pexels y propias (María Jardón/Merak/Nat)

Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0