domingo, mayo 29, 2022
InicioLifeStyleTres cosas que odio de Whatsapp

Tres cosas que odio de Whatsapp

whatsapp

Que levante la mano quién no tenga instalada en su teléfono móvil la famosa aplicación verde que tantas notificaciones te da a lo largo del día. Desde su llegada a España en 2010 se ha extendido como la pólvora y se ha convertido en uno de los sistemas de mensajería instanténea más usados. Ventajas tiene muchas, de eso no hay duda, de ahí su éxito pero también tiene desventajas y hoy os cuento las principales desventajas que para mí tiene. ¿Queréis saber cuáles son? ¡Pues pasen y lean!

La exigencia

La historia del famoso tic que chiva a tus contactos si has leído o no el mensaje puede traerte por la calle de la amargura. La gente no tiene paciencia y si algo busca con esta aplicación es tener respuesta en el menor tiempo posible y si no la tiene ya tenemos un problema. “Te llamo porque como he visto que te había llegado el mensaje y no me has contestado…” Quizás estaba pensando la respuesta. O quizás simplemente me has pillado en un momento en el que solo podía leerte pero tenía tiempo para teclearte una respuesta como mereces… ¡Qué exigencias! Y sí, ya se que se puede desactivar esa opción pero a mi también me gusta saber si la gente ha leído mis mensajes, aunque yo sin agobiar a nadie…

Los grupos

Si fueran pocos no habría problema pero lo cierto es que los grupos en whatsapp parecen multiplicarse como los gremlins con el agua y sin comerlo ni beberlo de pronto te ves participe en un porrón de grupos sin quererlo. Grupos en los que tienes que estar porque no te queda otra, como los de cole. Con estos, aunque silenciados forever and ever, os renoceré que tengo momentos de crisis en los que tentada estoy de salir por la puerta grande pero eso da para otra entrada y bien completa. Grupos en los que te meten y queda un poco mal largarte, como los de antiguos compañeros del cole. Grupos chorras en lo de pronto te ves metida donde no paran de mandar chorradas y cosas absurdas y sin sentido. Y grupos en los que te gusta estar pero por culpa de todo lo demás no das abasto para participar como te gustaría  y leer todo lo que en ellos se cuenta. Y lo malo de tener muchos grupos es que te despistas un momento y te encuestras con más de 500 mensajes imposibles de leer…

La mudez

Lejos de parecerme a mi compañera Ruth que se define a si misma como “reina del whatsapp forever“, si algo odio del whatsapp es su mudez precisamente. Desde que la aplicación se instauró en España las llamadas son muchos menos frecuentes. Amigos que dejan de llamarte, amigos de los que empiezas a olvidar su voz, porque sustituyen siempre las llamadas por mensajes incluso cuando tienen cosas interesantes que contarte. Un montón de veces soy yo la que bruscamente abandona la conversación, que se está poniendo interesante, y directamente llama para enterarse bien de todo con pelos y señales. ¡Que hay cosas que merecen ser contadas de viva voz hombre!

Y entendedme, no es que odie la aplicación pero reconozco que a veces me satura, me harta y me dan ganas de mandarla lejos, bien lejos, aunque siempre me la quedo. Será que algo bueno tiene.

Y a ti, ¿se te ocurre alguna razón más para odiar esta exitosa aplicación de mensajería? ¿Te animas a contármela?

Artículo anteriorRegalar, ¿un acto social?
Artículo siguienteTu nombre de pueblo favorito
Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Yo soy un poco el enanito gruñón del Whatsapp. No me gusta nada, por las cosas que dices. Es un coñazo supino. Ya me he rendido pero refunfuño siempre que puedo. Y es que no se puede ser tan sociable. Tengo demasiados amigos, demasiados grupos, demasiado poco tiempo.

    • Tiene su punto pero yo también le veo MUCHAS cosas malas, la verdad… ¡Necesitamos relax y desconexión!

  2. A mí no es que no me guste hablar por teléfono. Me gusta… pero encontrar el momento es misión imposible. Toda esta mensajería resuelve muchas cositas de forma ágil. Esa agilidad me gusta peeeero, como todo, como el vino, como el bacon… abusar es maaaaalo para la salud.
    No me fastidia el uso de whatsapp pero sí su abuso. 🙂
    Vamos, creo que vengo a decir lo mismo, no?

  3. Lo que odio es que tanto mensaje hace que olvidemos que estamos con alguien cara a cara. A veces me satura y me pone de mala leche esas cosas.
    Y lo de mensajes con chorradas?? Odio cuando pasa algo y me llegan 4 o 5 veces el mismo meme desde diferentes grupos o personas…

    • Totalmente de acuerdo contigo María. Yo mucho grupos los tengo silenciados precisamente por el envío masivo de chorradas, en fin…

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on