Regalar, ¿un acto social?

7

Nos quedan unos días para Halloween, lo que significa que en nada empezamos la Navidad. Época de familia, regalos, buenas intenciones…

¿Te gustan los regalos? A mi me encantan, me encanta recibirlos y ¿a quién no?.

Para regalar a otros, me gusta preparar un regalo especial, buscar opciones, envolverlo bien, dar una sorpresa, añadir un detallito… Esto lo hago para los cumpleaños, porque me gustaría que todos los preparásemos y recibiéramos con mucha ilusión. Para Navidad no lo hago tanto, no hay tiempo, siempre voy tarde.

Pero hoy os quiero hablar de otros regalos, no los de Navidad, ni los de los cumpleaños…


Desde que soy madre, me ha sorprendido la cantidad de mini regalos “porque sí” han recibido mis hijos. Muchos familiares y amigos nos hicieron un regalo cuando nacieron, y esos mismos amigos y familiares en posteriores visitas, les han traído más regalitos. Pequeños detalles, un juguete chiquitín, una camiseta… Incluso amigos de familiares que tan apenas conocemos. Y cuando muchas veces los regalos materiales no son los mejores para nuestros hijos.

Y aquí me surge un problema… Yo no hago eso, no me sale “natural”.

No opino como Sheldon Cooper, que dice algo así como que el intercambio de regalos se basa en la reciprocidad y por lo tanto, se convierte en una obligación. Cuando alguien le regala algo, él quiere regalar para cumplir con la costumbre, un regalo del mismo valor económico y que represente el mismo nivel de amistad que le dieron a él. Literalmente dice :

Digamos que salgo y gasto $50 en ti, es una actividad laboriosa porque tengo que imaginar que necesitas, mientras que tú sabes lo que necesitas. Ahora, podría simplificar las cosas, solo darte los $50 directamente,y entonces tú me darías $50 en mi cumpleaños, y así, hasta que uno de nosotros muere, dejando al otro viejo y $50 más rico.

No es que yo sea así de antisocial, ni tan calculadora por los precios. Pero no me sale regalar porque sí. Me cuesta un esfuerzo, de planificar, de  ir a comprar (recordad que vivo en un pueblo)…

Regalos de cumpleaños

Con estos suelo anticiparme. Una semana o dos, no más. Pero suelo prepararlos con tiempo si es que voy a hacer regalo. Me gusta además envolverlo, intentar hacer una tarjeta, una foto, algún detalle personal, y darlo en el mismo día del cumple.

Regalos de Navidad

Me pilla el toro. Todos los años. Y además el agobio de gente para comprar, el frío… Este año ya os digo que no me pasará. En cuanto pasen Halloween, me pondré con los regalos.

Regalos por Santos

Esto se hace en muchas familias, sobre todo en el sur. Y a veces la celebración es más importante que el cumpleaños. Pues en mi casa no se celebra nada de esto. Religioso solamente Nochebuena y Navidad.

regalar-acto-social1

Cada vez veo más que se ha convertido en un acto social que no hay que esquivar, ya no solo se regala en fechas importantes, sino en cualquier momento. Es un acto social como el dar dos besos cuando ves a alguien, que si no los das, parece que seas un maleducado.

Pero a mí, tantos regalos, tantas compras, tanto gasto, no me termina de convencer… ¿Y a vosotros?

Comparte
Artículo anteriorEl club del Desayuno bonito
Artículo siguienteTres cosas que odio de Whatsapp

Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las “Bimadres ” . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!

7 COMENTARIOS

  1. Pues yo soy de regalar experiencias, desde que tengo posibilidades.. Me gusta dar un regalo especial a personas especiales. Y me gusta que me regalen. Pero a mis hijas intento inculcarles el valor del regalo. por eso no me gusta que tengan muchos. Prefiero que la familia los racione, poco a poco, a que se peguen el empacho en Navidad o en el cumple.
    Y lo de celebrar el santo… Sin regalo, pero a celebrarlo!! Que nos va la fiesta, oye…

  2. Pienso lo mismo que tu. Sinceramente, regalos porque sí, porque??? A mi tampoco me salen y cuando veo que nos hacen uno, me siento mal, como sheldon de que me lo hayan hecho, pues pienso que quedo como una persona dejada o una rata que se queda todo su dinero.
    Navidad y Reyes, siempre cae algo en menor o mayor medida. Por supuesto los cumples y en nuestro aniversario entre nosotros, alguna chorrada. Pero ya está. Lo del santo mi madre siempre me dice que a mi padre le regalamos algo, pero no me sale. Si no lo hacemos con nadie más. Ni ella ni yo. En fin, que lo de los regalos porque sí, me parecen una chorrada y poner en un compromiso a alguien. Porque luego tienes que hacerlo.
    Por cierto, ese capítulo de TBBT es genial!!! Sobre todo al final, cuando Penny le da el regalo y resulta que es algo de lo que no se ha gastado ni un duro, pero que tiene un valor sentimental altísimo para Sheldon, el cual se sentía preparado para lo que fuese, excepto para eso.
    Por cierto, esos regalos me encantan y soy de los que más hago. No gastarme mucho dinero, pero poniendo todo el corazón en ello 🙂

    Saludos

  3. Regalar sí! Pero no necesariamente COSAS. Se puede regalar compañía, momentos sin prisas, cosas hechas con cariño, un dibujo… como dice Rurh, experiencias.
    Los mejores regalos no cuestan dinero y ocupan muy poco o nada de sitio! 🙂

  4. A mí me encantan regalar y que me regalen, pero con un sentido y no por obligación. Aquí tampoco se celebran los santos, y en todas las ocasiones especiales la cosa ha quedado bastante reducida al círculo más cercano a causa de la crisis.

  5. La verad es que siempre me ha gustado un regalo mas que a un tonto un lapiz y si son porque sí, solo porque se han acordado de mi me hace más ilusión aún. Y me da igual lo que sea, eh! Eso si, hace tiempo perdí la emoción por abrir regalos, entre que acabé diciéndole a mis padres que ne dieran dinero para ir yo de compras y que a mi marido le tengo que pasar una lista, nunca me sorprendo con los regalos.
    Ahora, también te digo que a mi me encanta tener detalles con la gente que me importa. Igual son tonterías, pero si sé que les va a gustar no me lo pienso.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre