miércoles, mayo 18, 2022
InicioMujer Actual4 Pasos para desatascar tu armario

4 Pasos para desatascar tu armario

Ropa, ropa y más ropa… es alucinante la cantidad de ropa que podemos llegar a acumular en un armario y es que, aunque no te lo creas en mi armario podía haber alguna prenda de cuando iba a COU y sí, como te imaginas hace ya unos cuantos años de eso…Mil veces he intentado ordenarlo, vaciarlo, hacer hueco pero poco conseguía quitar.

Y ¿que pasa cuando tenemos tanta ropa? Que al final nunca tenemos nada para ponernos principalmente porque la mitad de nuestro armario probablemente ni nos sirva…

nada que poner
Una técnica que llevo años poniendo en práctica (obligada por mi marido claro está) es “el 1×1” o lo que es lo mismo, cada vez que entra una prenda, tiene que salir otra. Me compro una camiseta, una fuera; un pantalón, uno fuera; una bufanda…bueno bufandas tengo bastantes así que creo que con ellas no he llegado a hacerlo nunca. El caso es que el resultado es el mismo: el armario a reventar.

Fotografía de Lara 604
Fotografía de Lara 604

Por eso decidí llevar a cabo la GRAN LIMPIEZA. Una en la que dejara al margen los sentimientos, los “y sí…” y en la que por fin, en mi armario se quedara simplemente la ropa que puedo utilizar.

Si eres de las que como yo, te pones la mitad de la ropa que tienes porque no ves el resto, coge papel y lápiz y apunta estos sencillos consejos:

Pasos para desatascar tu armario

1. Coge cuatro bolsas grandes: en una pondrás la ropa para tirar, en otra la ropa para dar, otra para la ropa que quieres guardar y finalmente, la ropa para lavar (que siempre hay algo).

2. Ve cogiendo prenda por prenda y pregúntate ¿cuánto tiempo hace que no me la pongo?. Si hace más de 6 meses, al montón de probar. Si no, colócala en el armario.

probar ropa

3. Pruébate la ropa, si te queda bien y te gusta, colócala en el armario. Si no piensa, ¿te la quedas por nostalgia?, ¿por que crees que adelgazarás y te volverá a servir? (te confieso que tengo hasta alguna con etiqueta por este motivo…), ¿por que crees que a tu hija le gustará tenerlo?. En este caso hay que poner un número limitado de prendas que te puedas quedar. Lo recomendable sería que no fuera mayor de 5 y que como máximo debe de ser 10. (si no, jamás desatascarás tu armario).

4. No te queda bien y no te la quedas por nostalgia. Mira a ver si está en buen estado para regalar a alguien o para tirar. Si la vas a dar, puedes hacerlo a alguien de la familia o a alguna amiga (pero siempre dando lo que tu quieres, por que cuando les das ropa siempre te piden alguna que no tenías pensado entregar). Y si no, hay contenedores en muchos sitios para depositar la ropa que quieras dar.

Fotografía de Rubbermaid Products
Fotografía de Rubbermaid Products

Siguiendo estos 4 sencillos pasos debería de quedar suficiente sitio en tu armario para que puedas ver con facilidad lo que tienes y, de esta manera, utilizar toda tu ropa, algo complicado cuando tienes un armario a punto de reventar.

Como os comentaba la semana pasada en el post “5 consejos para encontrar tu estilo“, tener un armario ordenado y conocer todo lo que hay en él es primordial para vestirte con facilidad y a tu gusto.

Ahora que he hecho hueco, me dedicaré a buscar nuevas maneras de ordenarlo, pero eso, os lo contaré otro día.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

22 COMENTARIOS

  1. 1×1, no es mala idea. Yo de momento este finde reorganice para recordar lo q tengo y ko que no. Tengo muchos por si acaso. De vez en cuando llevamos bolsas de ropa a contenedores o a caritas) q es lo único w hay en el pueblo)

  2. Muy buenos consejos compañera!
    A mi me pasa lo mismo, tengo el armario a reventar pero luego siempre me pongo la misma ropa.
    De este mes no pasa que haga una limpieza como debe ser para hacer hueco y al menos ver todo lo que hay en el armario.

  3. Yo añadiría otra técnica: cuando tienes dudas y te hace mucho duelo tirar algo es buena idea meterlo en una caja cerrada con todas esas cosas de las que te cuesta desprenderte. Cerrada, precintada. Y si en un año no lo has echado de menos ni has tenido ganas de abrir la caja cógela Y SIN ABRIRLA llévala a un contenedor de ropa usada.
    No sé quién me lo dijo, pero me parece buena idea. Yo desatasco mi armario una vez a la temporada. Cuando hago el cambio de armario voy a machete. Si no me lo pongo ¿para que lo quiero? Así que no tengo ropa y ropa y ropa acumulada la verdad. De otras cosas sí XD

    • Que buena idea! Me la apunto, estoy hasta por editar la entrada y añadirla abajo jajajaja. Y que suerte tienes con lo de poder ir a machete, a mi los “y si…” me superan.

  4. Buenos consejos a tener en cuenta, aunque aprovecho el momento para que alguien me diga como OR-DE-NARRRRRRRRRRR una habitación que sirve de estudio, cuarto de juego, comedor ocasional, almacén de mil cosas (libros, ropa, herramientas, juguetes, cuadros sin desembalar), y no quiero saber otros cuantos usos más, en una cómoda habitación en la que esas necesidades se puedan desarrollar sin que eso parezca una cochiquera.Tal vez ponga en práctica tus consejos “armariles”….y me convierto en una mujer de orden. buen día…

    • Jajajaja Pau, creo que lo que dices es casi imposible, pero no desesperes. Yo estoy ahora luchando por hacer esa transformación así que igual algún consejo más traigo jejejeje.
      Gracias por tu comentario

  5. Dos mudanzas en dos años. Ah, no, ¡espera! Que tenemos la tercera ¡este verano! Con ellas he aprendido a ordenar, tirar y darme cuenta de qué necesito y qué no a marchas forzadas peeeero, por si acaso me tienta la nostalgia, me he autoregalado, en versión digital, of course, que así no ocupa, el libro “La magia del orden”. Recomendado por Begobolas y Joanna Goddard, de A cup of jo.
    Te aseguro que este verano vamos a llegar a nuestra casa más ligeros que un pájaro 😉
    Y, de momento, lo que he aprendido hasta ahora que ya tengo el armario bastante despejado es que cuanto menos ropa tienes, más usas y más ganas de ponerte la ropa te entra porque está todo como más limpio, más vistoso, más amable… No sé si me explico bien 🙂
    Un besazo!!!!

  6. Buf! Yo necesito desatascar mi armario pero soy incapaz! Y es verdad, no veo lo que tengo y cada mañana no se que ponerme 🙁

    Igual ahora con el cambio de temporada me animo a hacer limpieza, jeje!

  7. Yo tengo un atasco de años que no sé si tendrá solución. Tengo ropa que hace 10 años que no me pongo porque estoy más gorda, pero sin hacer dieta ni nada la guardo porque aspiro a volver a entrar en ella y que se vuelva a poner de moda (me parece que pido demasiado).

    • ¡Como te entiendo! Es lo que me pasaba a mi, pero ya he llegado a la conclusión de que si algún día me vuelve a servir, me mereceré comprarme algo nuevo jejejeje

  8. Pues yo tengo un problema. Tenía el armario a reventar y la ropa, menos de la mitad, me valía o quedaba justa y me la ponía. El resto…. Hacía años que no cabía ni en una pierna.

    Por causas personales, esos 30 kilos que me separaban de esa ropa (en realidad casi 40 kilos), se han ido. Si!!!!! ahora tengo que hacer algo. La ropa que ya me queda enorme he pensado en guardarla en una bolsa, y tenerla cerca durante un año, por si acaso vuelven (que espero que no) y a la otra, hay que pegarle un repaso. Porque alguna es de hace mucho tiempo, otras tienen algo que no me gusta, o simplemente mi estilo está más definido y esa prenda no me va.

    Así que no sé como lo haré!?!?!?!

    • Uffff es complicado si, pero la verdad es que en tu caso, yo me renovaría el armario ¡que bien merecido lo tienes! Seguro que la ropa que has guardado en la bolsa no te volverá a servir :-). Un abrazo!

  9. Me apunto tus consejos para ordenar el armario, esta muy bien. Yo suelo hacerlo de vez en cuando, un poco a lo loco, no como tu nos cuentas. De hecho, suelo hacerlo también con el calzado! Hace poco llevé a un contenedor de ropa hasta 3 bolsas a reventar… Increíble las cosas que llegué a guardar! Y sabes, lo ultimo que ‘desataqué’ fueron los bolsos… tenía algunos de hace 12 años o más!
    A la ropa le tocara mas adelante, en cuanto nazca mi bollito y vuelva a tener un cuerpo normal jejeje
    Saludos!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Ruth on Yo tambi