miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer Actual10 consejos si trabajas desde casa

10 consejos si trabajas desde casa

Hace un par de semanas publiqué un post (a modo de desahogo) sobre los mitos que en muchas ocasiones tenemos que “soportar” los que trabajamos desde casa. Muchas os sentisteis identificadas y me comentabais que os faltaba una continuación, un post con consejos sobre como organizarnos si realizamos este tipo de trabajo, así que me he animado a con él.

trabajar desde casa 2

Llevo años trabajando desde casa, lo cogí con muchas ganas y pensé que iba a ser algo provisional, sin embargo hace ya tiempo que dejo de serlo y paso a ser mi forma de ganarme la vida, así que os voy a contar lo que A MI ME FUNCIONA y que espero que os pueda ser de utilidad.

Aquí van 10 consejos para que te cunda el día si trabajas desde casa:

  1. Organízate la semana como si trabajaras fuera. Este punto es básico. Noto muchísimo cuando estoy el fin de semana en casa y lo dejo todo organizado a cuando no. Pensamos que como vamos a estar en casa no es necesario dejar comidas hechas, ropas preparadas, etc. ¡Meeeeck, error! Con esto lo único que conseguimos es que nos pille el toro a la hora de comer, tengamos que acabar haciendo algún plato rápido o perdamos mucho tiempo en cocinar. Si dejamos algunos platos preparados el fin de semana, el menú pensado para todos los días, la ropa organizada, etc. no sabéis la cantidad de tiempo que ahorraremos y la de distracciones que nos quitaremos de un plumazo.
  2. Madruga. Ya lo dice el refrán, “a quién madruga…”. Hay quien prefiere trasnochar, también es lícito, pero a mi que siempre he sido ave nocturna, me cunde mucho más el día cuando salto de la cama temprano. Si se te pegan las sábanas, igual que en cualquier trabajo, ya vas todo el día de cráneo.
  3. Arréglate al levantarte. A ver, que no te digo que te pintes la raya y te calces los tacones, pero ducharte, arréglate, desayuna…deja todo listo antes de empezar a trabajar para evitar interrupciones más adelante. Y trabajar arregladita en vez de en pijama, hace mucho.
  4. Márcate un horario. Este punto también es básico, tenemos que tener un horario marcado y cuanto más puedas desglosarlo, mejor. Y sobre todo, RESPETA EL FIN DE TU JORNADA LABORAL. Uno de los mayores peligros es hacer jornadas laborales infinitas…estar jugando con el peque y tener un ojo en el portátil no puede ser (como podéis ver, este punto tengo que trabajarlo todavía bastante).trabajar desde casa
  5. Ten tu propio espacio. Crear un espacio tuyo, sólo para trabajar y en el que estés a gusto; ponle alguna lámina, frases motivadoras, una planta, lo que sea, pero que estés cómoda. Te ayudará a centrarte y a poner una pequeña barrera entre tu casa y el trabajo y facilitará llevar a cabo el punto 4
  6. Haz cosas del tirón.  Uno de los principales problemas de trabajar en casa son las distracciones que hacen que estés levantándote cada poco de la silla y así, es muy complicado concentrarse. Por eso, si te levantas, es mejor que hagas varias cosas del tirón: tender la ropa, hacer camas, ir al baño… Por que estar en casa no significa que puedas estar en el baño cada 5 minutos.
  7. Fija un día para recados. Al trabajar en casa se presupone que siempre tienes tiempo para hacer los recados, aquí lo mejor es que lo asimiles porque será una batalla perdida con tu familia. Te propongo que tengas fijado un día para que (siempre que puedas) los hagas todos juntos. Si tienes que ir a correos, hacer los impuestos, incluso, hacer algo de compra, es mucho mejor que te organices para hacerlo todo el mismo día, ya que al salir de casa se pierde mucho tiempo.
  8. Pon música. La música te acompañará durante el día, te animará y en muchas ocasiones, te marcará un ritmo. Además, el trabajar desde casa puede llegar a ser un poco solitario así que es una buena compañera y no distrae tanto como puede hacerlo la televisión.
  9. Disfruta de tiempo libre. Queda con amigas para tomar café, haz deporte, lee un libro…Cualquier cosa que te ayude a desconectar y ser más creativa.
  10. Disfruta de lo que haces. Y por último, no te olvides de por qué estás haciendo eso. Cuando trabajas desde casa, es fácil sentirse sólo, sentir que tu trabajo no se valora o no tiene sentido. Por eso es importante que cada día recuerdes por qué lo haces, que es un trabajo que te gusta y que disfrutas haciéndolo. SOMOS MUCHAS LAS QUE ESTAMOS IGUAL.

Espero que estos consejos os sirvan y me encantaría que compartierais con nosotros esos trucos que tenéis vosotras para organizaros el tiempo, para que entre todas mejoremos ¿nos los contáis?

 

Artículo anteriorLa crianza y los packs
Artículo siguienteLa publicidad nos engaña
Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

20 COMENTARIOS

  1. ¡Lo hago todo mal! Yo creo que por eso no me cunde la faena. Como música tengo de fondo los grandes éxitos de Baby Einstein y Los payasos de la tele. He perdido mi despacho de trabajo para trasladarme al salón, donde mi bichilla tiene más espacio para corretear. ¡No me ducho en cuanto me levanto! Y luego me paso el día pensando “tienes que ducharte,tienes que ducharte”. Me podría imprimir el post y pegármelo en cada rincón de la casa,a ver si interiorizo todas estas pautas.

    • Jajajaja es normal, son rachas, yo ahora que tengo al peque en casa tampoco te creas que utilizo el despacho todo lo que debiera. Es cuestión de ir encontrando lo que mejor te funciona y lo que se ajusta a cada momento 😉

  2. De acuerdo en todo menos en el punto 3 y el 8: a mí me gusta nada más levantarme ponerme a trabajar y luego, cuando he llegado a un objetivo, hacer un descanso que aprovecho para ducharme y desayunar. Si lo hago al revés, no disfruto ni del desayuno ni de la ducha porque pienso en todo lo que me queda por hacer.
    Respecto a la música, es que soy incapaz de concentrarme, yo necesito silencio para poder trabajar.
    Al final creo que todo consiste en crearse una rutina y creerse “de verdad” que estás trabajando.

    • Exacto! Lo de la rutina es imprescindible y lo que comentas de trabajar nada más levantarte, yo también lo hago cuando madrugo más de la cuenta porque tengo más cosas que hacer y tienes razón, el desayuno se disfruta mucho más sabiendo que ya llevas trabajo adelantado 😉

  3. Lo de trabajar un.poco arregladito creo q hace mucho. Todo el día en pijama ya parece q tiende a ser un día de vagos!!

  4. Buenísimos consejos… a mi me falta marcarme un horario.. voy un poco aquí te pillo aquí te mato y claro.. luego no me cunde 😉

  5. Buenísimos consejos María!
    el mayor peligro para mi es estar TOOOOODO el día trabajando. Con eso de las redes sociales, llevar el e-mail en el móvil y estar disponible siempre, a veces te pasas mil horas trabajando y casi ni te das cuenta.
    Un besazo!
    Pilar

    • Esa es mi lucha diaria también, intento marcar las distancias y no hay manera. Le he propuesto al peque hacer un cartel de prohibido móviles para poner en la puerta de su habitación, a ver si por lo menos, el rato que juego con él dejo de tener un ojo puesto en el trabajo 🙁

  6. Pues no soy de seguir consejos, pero, me ha gustado mucho!. Más o menos es mi filosofía, sobre todo lo de levantarme temprano( a las 6:15, te parece?) desayuno antes y lo preparo todo, así cuando las dejo en el colegio y la guardería me puedo poner a hacer cosas,, porque por desgracia encima lo mio es un trabajo estacional de Turismo y hay épocas con mucho trabajo y meses sin nada y hay que organizarse.
    Me ha encantado lo del Meeeeek, error!. Yo también hago esos ruidos jejeje.

  7. Excelente post! La organización es calve, ya lo noto cuando tengo mi día planificado y mi marido por X o por Y se queda en casa, me descuadra la semana entera, ya no digo si es por una baja y se queda mas de un día, bueno, como cuesta recuperar el tiempo perdido. Y ni hablar (esto es mas en linea con tu post anterior) cuando me llama y pretende que esté conversando con él horas porque total “no tengo nada que hacer”. En fin, la organización es la clave!

    • Si, es lo más difícil pero lo bien que marcha todo cuando uno tiene el día organizado y, que decirte de ellos…como bien comentas, un día en casa y ya todo descarado jejeje

  8. María, me ha encantado tu escrito. Antes, cuando trabajaba fuera y con un horario, efectivamente dejaba muchas cosas adelantadas para la semana. Luego, cuando nació mi tercera hija y me pasaba tantas horas en la teta y cuando acordaba ya habían regresado los grandes de la escuela o se habia acabado el día, pensaba: “¿pero cómo le hacía antes?”.
    Y al leerte, me doy cuenta de que sí, hay que seguir organizándose como si uno no estuviera ahí, con la ventaja de que sí estás, como para darte un “break” de la computadora y pararte a tender la ropa (ja! Menudo descanso).
    Y otra cosa valiosísima, organizarte con las amigas de vez en cuando y gozar un desayuno de “lady que no tuviera más que hacer”.
    Un abrazo

    • Claro que sí Miriam, tener algún momento para ti (y no me refiero a la lavadora si no al desayuno 😉 ) es imprescindible.
      Me alegro de que te gustara el posts y gracias por tu comentario.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión