viernes, enero 28, 2022
InicioOcioAgachisdemotuplayen o como el sing-along llegó a mi vida

Agachisdemotuplayen o como el sing-along llegó a mi vida

En mi vida hay, en cuestiones de ocio, dos épocas de mi vida, la ADMH y la DDMH. O sea, la de antes de mis hijas y la de después. Cuando estaba soltera (porque yo en mi caso casarme y preñarme fue todo uno) a mí me encantaba ir a bailar y al cine. Siento romperos el mito, pero nunca he sido de cerrar discotecas: lo de llegar a mi casa a las 8 de la mañana nunca se ha encontrado entre mis planes. Si os soy sincera, esto de estar el domingo reventada y arrastrándome por las esquinas (y esto sin resaca, que para más inri yo no pruebo el alcohol) nunca me ha parecido que compensara así que no es que lo eche mucho mucho de menos. Pensar en salir me da la pereza del siglo, y eso que cuando lo hago me lo paso cañón pero … ya no estamos para esos trotes. Pero el cine sí que lo eché durante mucho tiempo de menos. Para una persona que iba una o dos veces al cine a la semana durante 5-6 años estar limitada en este sentido me ha matado. Tanto mono tenía que me iba a ver las pelis de Campanilla con el mismo entusiasmo con el que algunos se van a las salas de arte y ensayo. ¡Era cine! ¿Qué más daba?

Pero hace unas semanas llegó el Sing-Along a mi vida. Y ya os digo yo que para quedarse (todo lo que lo permita vivir en provincias)

Grease singalong

¿Y eso que-eh-lo-que-eh?

Ay amigos y amigas, es la RISIÓN más absoluta, sobre todo para una persona absolutamente desinhibida y un poco friki como yo. Son películas musicales de toda la vida de dios (moderneces la justas, van sobre seguro) que se proyectan con subtítulos con la intención de que la gente cante en el cine. Como su nombre indica: sing-along. O sea, un gigantesco karaoke en pantalla grande.

Pero claro, no es todo llegar y cantar, que hay que entrar en materia y no todo el mundo tiene la misma poca vergüenza que tengo yo. Yo fui a ver Grease y cuando llegamos había un photocall montado con Sandy y Danny para hacerte fotos. Haciendo el melón, obviamente, no te las vas a hacer seria. Con la chaqueta de las Pink Ladies si querías y con gafas tipo cat-eye ¡ah, pero si son como las que llevo yo todos los días!. Podías comprar el kit de animación por tres eurillos y a mí estas cosas de hacer el chorras me gusta tomármelas muy en serio, así que nos lo compramos.

Los animadores primero te explican como hay que cantar y bailar las canciones y todo el cine va entrando en materia. Nos levantábamos, nos sentábamos, aplaudíamos, movíamos las caderas… lo que nos mandaban. ¡Y empieza!

Singalong grease

Es un poco shock ver una película que has visto tantas veces en tu casa tan grande. Tan tan tan grande. Esto de verle las arrugas a Rizzo y los pelos de la nariz a Travolta es cuando menos curioso porque te das cuenta de que te han estado tangando todos estos años y NI UNO parece tener los 17-18 años que se les supone. Es más, están más cercanos a los 30-40. Y se nota. Vaya que si se nota. El único que daría el pego es Lorenzo Lamas el rey de las camas que tenía 20 y parece tierno como un bebé entre semejante panda de abuelos.

El sing-along es tremendamente divertido. Te animan a grabar, a hacer fotos, vídeos, subirlo a las redes sociales, vamos, todo lo contrario que en cualquier película. Y se genera un buen rollo bestial entre todo el público que está tan pirado como tú. En nuestra sesión había unas disfrazadas de Pink Ladies que eran lo más de lo más. ¡Me morí de la envidia!

Canté, bailé, animé al equipo de Rydell como animadora más, me reí, llené el cine de pompas de jabón y salí de la sala con un subidón de los buenos. Y aquí me tenéis, contando los días para que vengan de nuevo y poderme escapar a una sala a cantar como si no hubiese un mañana. ¿Quién quiere psicólogo nadie cuando tiene el sing-along?

Para consultar la programación visita su página web. Hacen espectáculos en un montón de ciudades españolas.

 

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Con lo cinéfila que soy yo, esto me llama a gritos. Mi marido dice que eso de cantar en el cine no le atrae, pero yo quiero ir, voy a mirar si hay en Barcelona. ¡Buen finde!

  2. Qué bueno! Debe ser muy gracioso!
    Me has recordado una vez, hará creo que 3 años, que me fui con una amiga a ver un especial que hacían echando la grabación de un concierto de Bon Jovi en un cine, un año de no tenía gira por aquí. Nos desgañitamos a cantar y nos lo pasamos pipa; los de alrededor lo daban todo también, jajaja

  3. Pensé que hablabas de algún juego para la videoconsola pero… ¡¡¡¡es mucho mejor!!!! ahora le echo un vistazo y como vengan a mi ciudad me voy de cabeza 😉

  4. Que chulo y divertido, no??
    A mi me pasa a ti, yo no soy de salir y quedarme hasta las tantas. Me gusta mas lo de quedar de cañas y hasta que dure (en Ciudad Real se lleva mucho lo de comer de cañas). Soy bastante casera. Pero el cine… No es que vayamos demasiado, pero las pelis de acción o miedo me gusta verlas allí, el ambiente es diferente al del salón de tu casa.
    besos!!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Nuria on