Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers

60

amigas

El primer acercamiento que tuviste al concepto de amistad vino de la mano del colegio. Allí te juntaste con un grupo de niños por afinidad o intereses y huíste de otros. En definitiva, buscaste tu sitio entre los demás: dejaste a un lado a los violentos y los líderes (que ejercen un tipo de violencia más sutil), no formaste parte de los “marginados” (esto propiamente no lo elegiste, sino que es una lamentable cuestión de suerte) y te ubicaste con los que se colocaban en las zonas grises difuminándose entre la multitud. A tus anchas.

En el desembarco al instituto y a la universidad se produjeron ciertos desequilibrios pero supiste mantener tu esencia. En mayor o menor medida, mantuviste el rol que habías adquirido durante el colegio: una forma de entender y vivir las relaciones sociales: siempre situada dos pasitos por detrás, examinando el percal antes de pasar a la acción, y luego a darlo todo. Así llegaste a la edad adulta y a la maternidad, sin solución de continuidad.

Y entonces…

 ¡Pum!

No es un pedo…

No es un avión…

Es una horda formada por las madres de “los otros” niños, que a pie de colegio están con las escopetas cargadas para fusilar tu  tranquilidad social.

Las madres… Ese colectivo al que perteneces pero en el que para estos efectos no te reconoces.

Las madres que forman círculos mientras esperan a que sus hijos salgan del colegio son esa especie que no sabes catalogar. Tú no eres de su “tribu” exactamente porque siempre llegas con el tiempo justo, con gafas de sol y gabardina, y sales por patas si las circunstancias te son propicias.

Ellas, no. Ellas acarrean una bolsa de merienda de cuyo tamaño se infiere que pretenden alimentar a media ciudad; ellas invitan a cumpleaños mientras arreglan coletas y psicoanalizan a los profesores a la vez que abren tuppers de manzanas; ellas cuentan anécdotas de la vida moderna, desde la tertulia de Ana Rosa pasando por “el Coletas” hasta Gran Hermano Vip, mientras quitan mocos de los que brillan en la oscuridad.

Tú las miras desde lejos, y sin dejar de sentirte a días paria, a días outlander, piensas: “Buf, lo que me ahorro”. Pero ¡ay, amiga!, un día te pillan con la guardia baja y ¡zasca!, ya te han liado.

Poco a poco, sin que sepas explicar cómo ni en qué momento, te das cuenta de que estás en SU club. Llegas igual de justa de tiempo que siempre, pero ahora te quedas un poquito más mientras cotorreas con ellas y debates sobre lo divino y lo humano. Así, mientras tú socializas, tus hijos juegan con sus amiguitos (con los que ya llevan ocho horas)… Si es que todo son ventajas… De pronto, hacéis en común un grupo de whatsapp o te agregan al que ya tenían (grrrr… malditas) y un día te levantas sintiendo que eres un miembro de pleno derecho de SU CLAN, que tienes un nueva pandi de amigas… A tus años, quién te lo iba a decir…

charla amigos

En los cumpleaños de Chiquipark os sentáis juntas, los maridos empiezan a intimar y todo va de mil amores, sobre ruedas y viento en popa. Los planes en común se desatan: las parrilladas en el campo, las excursiones a la playa y, un poco más adelante, los fines de semana en una casa rural son una constante.

Te sientes realmente bien con este nuevo grupo de amigos que te permite compaginar tu vida familiar con la social. Y es que hablar con adultos y sin interrupciones en algo que solo consigues en el trabajo o en este tipo de eventos multitudinarios. De hecho, hay temas de los que solo hablas con tu marido en los Chiquiparks, pero esa es otra historia.

El caso es que crees que son tus amigos, lo crees porque eres una ilusa, porque tú te entregas sin poner condiciones, porque hace tiempo decidiste que pasabas del postureo y que preferías calidad a cantidad. Ya en el instituto te afiliaste al grupo de los grises a conciencia, porque te interesa más tejer amistades profundas y sinceras, aunque sean pocas, y a pesar de que en aquel entonces eso te hiciese bajar peldaños de popularidad.

En definitiva, CREÍSTE EN LA AMISTAD QUE SE FORJA EN LA PUERTA DEL COLEGIO.

 

girls animated GIF

 

¿Y ahora qué te encuentras?

Hordas de padres y madres que te buscan porque ese día, esa semana, ese mes… quién sabe… sus hijos se han hecho mejores-amigos-del-alma de uno de tus vástagos y entonces les viene genial hacer planes contigo. Ahora ya sabes que el idilio durará lo que dure… Exactamente lo mismo que la amistad-del-alma de vuestros respectivos hijos. Si esta última se enfría o se descuajeringa, vuestra amistad (independientemente de que tenga una historia de dos meses o de cuatro años) correrá la misma suerte.

Tus amigas desaparecerán silenciosamente, las conversaciones en el grupo de WhatsApp se irán escalonando en el tiempo hasta evaporarse, y las charlas a pie de colegio se convertirán en un saludo corto y huidizo. Y es que…

[Tweet “Normalmente, las amistades cocidas en la puerta del colegio son de usar y tirar”]

La primera vez que tomaste conciencia de ello, te dolió. Te dolió porque eras una petunia ilusa y soñadora. Luego, aprendiste de la experiencia y moviste ficha. Después del temblor, nació un nuevo equilibrio al otro lado de las aulas: ahora tú te has convertido en una planta carnívora, extrovertida y alegre, de esas que caza madres petunia a la puerta del colegio. La plaga se extiende.

¡Y que vivan las walking dead mothers!

 

60 COMENTARIOS

  1. Me encanta, nunca lo había mirado de ese modo pero tienes razón, y esas niñas nuevas que entran, se hacen amigas de tu hijas pero su amistad fuera del colé dura lo que tardan en ver que yo no soy como ella, que ni me cuido , ni tengo tanto tiempo libre y que además mi hija no es perfecta y se constipa.un besazo

  2. Ánimo!!! Hay excepciones!!! En esa fase hice amigos que conservo, y las niñas y niños perdieron contacto hace mucho. Creo que se hacen amigos en cualquier circunstancia y ámbito de la vida, trabajo, estudios, maternidad… En todos ellos hay todo tipo de personas, de las que pasan de largo, de las que cuentan, y también de las que se quedan para siempre!!

    • Jajaja, si animada estoy, claro que sí. Pero es cierto que este tipo de “amistad” me pilló muy inocente, poco a poco voy aprendiendo a distinguir el polvo de la paja.
      Un abrazo y gracias por comentar

  3. Pienso como Cata,
    hay excepciones…pero igual que en el resto de la vida, ni más ni menos. ¿o conservas a tus amigos de la universidad? probablemente no…la amistad duró lo que duró la facultad y luego poco a poco se fue evaporando. Así es la vida y así somos las personas…cuando yo era adolescente NO PODIA IMAGINAR LA VIDA sin mis amigas (así de intensa era) y con el tiempo todo se difuminó…
    En cualquier caso, reconozco que yo no me he llevado muchos chascos con los amigos de la puerta del colegio porque tampoco espero nada. Creo que se disfruta mucho mientras dura y cuando termina, vendrán otros amigos de puerta de colegio 😉
    Besos hermosa! <3

    • ¿Pero sabes que pasa? Que yo con las amigas de la facultad no me iba de casa rural, ni les abrí las puertas de mi hogar, ni compartí con ellas momentos especiales… Era desde el principio una amistad instrumental, de paso. Con las amistades “a la puerta del colegio” he comprendido que se puede pasar de CERO a CIEN en cuestión de semanas, y de CIEN a MENOS DOCE con la misma facilidad. Y sí, yo sí me decepcioné porque era muy ilusa, porque pensaba que las experiencias y los momentos compartidos UNEN más allá del interés puntual, pero no con todo el mundo es así. Habrá excepciones pero yo todavía no las he encontrado 🙂 Y no sé si estoy “abierta” ya.. jajaja
      Un besazo guapa

    • Jajaja, yo ando un poco escaldada, pero creo que después del aprendizaje, se puede tener ese tipo de amistades perfectamente. Es solo cuestión de saber lo que cabe esperar, sin emocionarse demasiado, y así evitas decepciones. Seguro que al final caes… Ya me contarás.
      Besazos

  4. Creo más bien en el “efecto colador”: comenzamos con grupos enormes de mamás de patio, poco a poco se van cayendo por los agujeros de la vida unas cuantas, con los años otras más y finalmente se quedan las que empezaron como “mamá de” y ahora hasta te sabes sus nombres… Lo peor, sí tu te llevas bien con “la mamá de” y tu paco no soporta al “papá de”. Ahí se acabó la vida social en común.

    • Jajajaja, me ha gustado eso del efecto colador. Gran metáfora. Yo después de ocho años de maternidad no me considero AMIGA de ninguna de “las madres de”. Y eso que sí me consideré durante un tiempo, hasta que me llevé el chasco padre. Será que mi concepto de amistad no es el socialmente adecuado, será que soy una ilusa, será que soy muy muy pava (o probablemente será de todo un poco). En fin. Que ya me he dado a la vida práctica y si hay que abrirse, pues se abre una, pero con el corazón bien protegido que no quiero más heridas 😛
      Besotes

  5. ¡¡¡¡Bueno bueno y bueno!!!!! QUe pedazo de artículo por favor.. Véronica mil millones de felicitaciones… no podía dejar de leerlo y de sentirme identificada total…aunque es cierto que bromas a parte he hecho un grupo de amigas que aunque los maridos no sean muy afines..nosotras si nos llevamos la mar de bien y quedamos nosotras solas..pero es cierto que con otras la amistad dura lo que dure la situación de nuestros hijos en el cole.. si van juntos o no..etc… jajaja me partoooo yo siempre he sido anti parque y anti rollo madres… pero como bien dices te adentras sin darte cuenta jajajaja

    • Jajajaja, ¡gracias Teresa! A ver, el post está escrito en tono de humor, es evidente. Claro que se podrán hacer AMIGAS así a lo grande y en letras de neón a la puerta del colegio… Pero es que esto da para una tesis, porque en realidad, ¿QUÉ ES LA AMISTAD?. Si llamamos amigos a gente con la que pasamos el rato, nos reímos y hacemos planes cuando toca, pues TENEMOS CIENTOS Y CIENTOS DE AMIGOS. Pero yo creo que la amistad es otra cosa… Yo creo que cuando además de hacer planes, se comparte intimidad e intimidades, la “amistad” está ya a otro nivel y a mí me toca la patata. Pero oye, hay gente que tiene una facilidad pasmosa para obviar esos momentos y dejarlos atrás… Es una cualidad increíble, la verdad es que es muy práctico ser así pero yo creo que tendría que nacer de nuevo.
      En realidad, nuestra sociedad tiende a esto… La verdadera AMISTAD es muy difícil, lo que hay es “colegueo” y lo mejor que podemos hacer es tomar consciencia de ello y disfrutar de esos momentos porque realmente SE PUEDEN DISFRUTAR ENORMEMENTE, pero hay que ser conscientes de que son como el sexo sin amor: igual pero diferente.

      ¡¡Gracias de nuevo por pasar!! Un besazo

  6. Jajaja!!! Dios, como identifico esos grupillos en la puerta del cole. Trabajé durante 4 años en la secretaría del cole del pueblo donde vivo y te lo juro, aunque lloviese, media hora después de la entrada y media antes de la salida se quedaban ahí charlando. Miedo me daba de lo que hablasen y cada vez que me veían por el pueblo sentía mil ojos de los niños y sus madres en mi nuca y anda que disimulaban.
    Odio ese grupillo de marujas y espero que cuando llegue mi momento de llevar al bollito al cole no caiga en esos grupos.. y menos aquí que se venden por nada unas a otras :S
    Saludos!

    • Jajajaja, pues al final caerás, y ¡si no al tiempo!
      La verdad es que es tendencia natural acabar formando parte de ellos, es muy difícil zafarse. Y es que nuestros hijos nos importan más que nada en el mundo y en “esos grupillos” se cuecen temas que nos interesan. Además, seguro que ellos tienen ganas de hacer planes fuera del colegio con sus amigos… Y no digo que no, de verdad. Se puede disfrutar de ese tipo de amistades, solamente hay que saber distinguir lo que es una amistad DE VERDAD con una amistad INSTRUMENTAL (mientras dure la de los hijos). Yo aprendo a tortas, de ahí el post, ajajajaja.
      Un besazo

  7. Estoy contigo, querida…Socializarse a pie de aula es algo que no elegimos, sino que nos viene impuesto. Aquí a pie de patio de colegio, se interrelaciona pero no se intima Y puede que alguna madre me cuente su vida privada (sin siquiera yo preguntarlo), puede que me integren en un grupo de whatsapp (sin yo pedirlo), puede incluso que me inviten a un cumpleaños y me abran las puertas de su casa (sin yo quererlo), pero…..ay amiga¡¡¡¡ es que para mi la amistad se hace con otros palos…se cuece a fuego lento y sin prisas, para solidificar en un momento dado…sin darnos cuenta.
    Los patios de colegio, un lugar extraño en el que se hacen relaciones extrañas¡ Escéptica??? tal vez.

    • Jajajaja, no se puede definir mejor. Si es que soy consciente de que el problema es mío, que soy una ilusa, y las amistades que pasan DE CERO A CIEN no dejan de ser como unas lentejas hechas en la olla exprés: un apaño para salir del paso. Nada como unas guisadas de la forma tradicional, sin prisa y con el lento chup-chup. Y qué ricas saben esas amistades y qué afortunadas somos las que las encontramos… Aunque sean a la puerta del curro… O precisamente por eso
      ¡Un abrazo!

  8. Me meo! Yo sigo siendo de las que llegan tarde y se van rápido, o incluso me escaqueo y mando a Papá Pato que hace lo mismo o incluso más rápido que yo! Y es que miro al resto de madres y pienso que yo no pego con ellas ni con cola 😉

    Eso si, del grupo de guasap del AULA DE 2 AÑOS no me he podido escapar! jajajaja!

  9. Ains que bueno el post la verdad es que me siento identificada. Yo he sido atacada dos veces por estas madres “guays”, una vez en grupoo de esos megachulos de la muerte, cafes, excursiones, escapadas rurales se acabo convirtiendo en un pequeño infierno no se como acabo esa amistad tan verdadera pero acabo y luego me atrapo una chupa sangres en toda regla una de esas que quieren manejarte cual marioneta y muy a mi pesar lo consiguio durante un tiempo pero como yo soy asi que tengo mi caracter me deshice de ella. Luego cambiamos de cole y me prometí que no iba a formar parte de esos grupos solo para lo justo y necesario, ahora llego tarde con la hora pegada al culo, y salgo escopetada, no me libro de tener que llevarme amiguitos pero la verdad es que gracias al cielo que en la clase de pequeña solo hay un grupillo de madres colegas a tope, en las otras dos clases de los mayores siempre me miraron con recelo era la nueva y me he quedado con la nueva y la rara.

    • Chica, pues de verdad, es que no puedo evitarlo. Si teníais tan buena relación, ¿qué necesidad había de estropearlo? En mi caso fue una decepción tras otra… Comprobar que detrás de las pochocientas quedadas, conversaciones, confesiones e intimidades compartidas, cuando rascabas no había nada detrás, fue para mí un mazazo. Y me ha pasado ya con dos grupos diferentes, así que ando un poco desengañada. Supongo que colocarme a la defensiva hará que me pierda gente interesante por el camino, pero me librará de sufrir decepciones sinsorgas que ya estoy muy mayor, XD

      Besotes

  10. ¿Y dices que por esta etapa vamos a pasar todos? Yo aún ando sólo en el tema de los parques y en este pueblo cada uno va a lo suyo y no se socializan nada. No sé yo si el tema del colegio será igual o ahí sí que notare que me adentro en este submundo peligroso.

  11. Pues yo he tenido una de cal y otra de arena, y para que veas lo globalizado que esté el mundo, mis historias vienen de otros países y cuento lo mismo:
    En Argentina, maravilloso grupo de mamás y papás, profesores, directores. Era un enooorme colegio católico con su capilla y salón de actos y todo. Y desde 1°er grado, entrábamos con los chicos y cantábamos juntos, rezábamos si había algún nene o familiar enfermo. Las amigas que formé y no sólo de mi sala, aún hoy, cinco ańos después de haberme ido, las conservo y charlamos regularme por fb. Han sido mi gran apoyo en la expatriación. Como dicen allá, “La amistad es de fierro”.
    Pero me vine a Croacia y ay! colegio de gente pija nuevos ricos…modelos que se casan con viejos ricos o deportistas para tener supercasa, pieles, cochazos, no dar palo al agua…Imposible congeniar.
    Y por tecer lugar, tengo la Guardería a la que va la peque. También católica, es más una Comunidad, ya que cuando los nenes se gradúan, aún volvemos ya que hacen un montón de actividades y están incluídos los del colegio, excursiones, clases, muy activo y con unos padres muy activos también; un gustazo. Y si vieras a los rusos que tenemos, con su enorme educación, ay Vero!!

    • Claro, cada persona cuenta una historia según su experiencia personal. Y estoy segura de que habrá quien forje verdaderas amistades en la puerta del colegio, no lo dude ni un instante y parece que por fortuna es tu propia experiencia en Argentina. Yo no puedo contar lo mismo… Tuve un problema de óptica, me declaro MIOPE para catalogar a gente, soy demasiado confiada. Y no, no he encontrado una amistad verdadera a la puerta del colegio, pero es mi experiencia. Simplemente me resultó un aprendizaje comprobar cómo al albur de nuestros hijos se “intima” con gente y todo se puede venir abajo como un castillo de naipes en un plis. Revelador.
      Un abrazote y gracias por compartir tus experiencias :-*
      PD: ¿Qué pasa con los rusos? Me he quedado con las ganas de saber más, XD

  12. Huyo! hace cuatro años que huyo y en calidad de “nueva del cole” me he mantenido ajena! Mi experiencia con las madres del cole viejo da para novela de intriga, te lo digo yo, así que paso, paso, huyo, huyo… ahora voy de camuflaje y soy tan, pero tan feliz!.

    • Jajaja, pues si has tenido malas experiencias normal que no quieras mezclarte. Yo me decepcioné porque vi amistad donde había interés de pasarlo bien, sin más pretensiones. Propiamente, no hicieron nada mal, es que sencillamente estábamos en puntos de partida distintos respecto a la relación que nos unía. Creo haber aprendido de la lección: se trata de no esperar demasiado.
      Besos grandes!

      • Se trata de no esperar demasiado!! Wow me quedo con esa frase que has comentado. Hace rato que escribiste esto, pero me identifico perfecto! Que bueno es saber que no soy la única ilusa y esperanzada en la verdadera amistad, que vaya más allá de criticar a las otras madres y peor aún a sus hijos.

  13. Puedo ser una madre petunia a la que acojáis vosotras las madres carnívoras? llevo gabardina, voy a todos los sitios corriendo y nada es perfecto en mi vida, pero prometo fidelidad

  14. A mí me sucede como Maria, el hecho de que trabajase en la secretaría de un centro, y ver la hordas de madres que se tiraban como cacatuas en las rejas del cole una hora después de la entrada, me hacía preguntarme: ¿pero estas mujeres no tienen amigas?

    Yo huyo de todo grupo de madres. Siento que no encajo, me veo más joven y con otros gustos y aficiones. Por eso no he creado amistad con ninguna madre de la clase de Mm (que no significa que me lleve mal, tengo unas poquísimas con las que charlo algo más).

    Yo tengo mis amigas, una por cierto, la madrina de Bm, que me dura del instituto! Y el resto no pertenecen ni a trabajos ni a facultad, sino de conocernos por terceros. El hecho que Mm tenga que tener sus amigas, no me tiene que obligar a mi mí por ende a ser amiga de sus madres ni mucho menos! Aquí cada una escoge a sus amistades, y como no soy madre cacatúa, ni cotilla, y voy mucho a mi bola.

    Las madres del colegio allí, y aquí yo con mis amigas.

    Un beso!

    • Y entiendo perfectamente que lo veas así. Esa manera de ver la película era la mía: yo no llevo al colegio a mis hijos para hacer amigos (yo). Pero la vida a veces te pone en unos bretes que para qué y de repente me vi allí en medio, yendo de casas rurales con otras familias y contando confidencias a algunas mamis hasta las cuatro de la madrugada. Debo ser muy tonta porque yo empecé a ver visos de amistad en aquellos gestos… El caso es que estaba muy equivocada. HABÍA OPORTUNIDAD y CONVENIENCIA de establecer esos lazos pero estaban hechos de un material sumamente quebrazido. En fin… Desilusiones de la vida moderna. Ya no me pillan más desprevenida 😉
      Gracias por pasar preciosa

    • Todos los profesores con los que tengo trato rehuyen de las relaciones a puerta de colegio. Y digo yo, si ellos lo hacen con la experiencia que tienen, ¿será por algo, no? jajaja
      Un abrazo

  15. Yo soy la madre que llega con el tiempo justo. No me meto en los grupos y mira que lo he intentado. Al principio pensé que si, que lo había logrado y que había conseguido ser aceptada en la Jet Set, pero craso error, levanté la voz un día y ya soy la escoria de la tierra. En fin, que ya no me hago mala sangre, paso de todo el mundo, me siento en un banco del parque a leer y que mi hija juegue con quien quiera. De toda la gente que he conocido estos 5 años de colegio, puedo contar con los dedos de una mano y me sobran la mitad de la gente que , supongo, seguirá estando en mi vida cuando esto termine. Lo que más odio es el trastorno bipolar de esas madres , que según conveniencia, te saludan efusivamente porque les interesa algo tuyo ese día y luego otro, pasan por tu lado como si no existieras. Estoy deseando que llegue el instituto y que vaya con sus amigas sin tener que sufrirlo yo. Demasiados desengaños…joder, si sigo me da para un post jajajajajaj

    • jajajajaj, te hago la ola Bego!! No puedo con esas madres. Odio la falsedad o… ¿es un tipo de trastorno? De verdad, no entiendo como pueden contarte intimidades y cogerte del hombro un día, y otro hacerse las suecas cuando pasan por tu lado. La vida es un misterio para mí. Yo también cuento con los dedos de la mano y me sobran más de la mitad la gente del colegio (madres) que de verdad me importan, que sé que me acompañarán cuando esta etapa termine.
      Un abrazo

  16. Ahora que me quedan tres telediarios de instituto….
    Conservaré algunas amigas para siempre jamás independientemente de que mis hijos sigan siendo amigos o pasen a ser conocidos, otras te paras a decir hola y adiós, huyes de alguna si la encuentras en el super y a otras lss echas de menos alguna vez

    • Pues menuda suerte, Marisa, de verdad. Yo todavía tengo un largo camino por recorrer pero tal y como pinta la cosa, no me veo haciendo amistad real con nadie (y ya llevo seis años de colegio). De todas formas, lo peor es las decepciones y eso solo ocurre cuando esperas algo de los demás. Ya estoy prevenida.
      Besotes

  17. Muy buen artículo, me he reido mucho Vero! Pero quizás yo sea la excepción del asunto, porque aunque yo era de esas madres que llegaban justas, que huían de aquellos grupos de mamis marujonas y que se relacionaba lo justo…., echaba de menos relacionarme con gente del entorno de mi hijo y más viviendo en un pueblo pequeño y no siendo “hija del pueblo”. Me encontraba sola en los momentos de parque y decidí acercarme yo misma a otras madres, que casualmente se encontraban en una situación similar a la mia, eran de capital pero vivían desde hacía poco en el pueblo y no se les abría la puerta fácilmente…., asi que empiezas a hablar, a congeniar, a quedar para el día siguiente y a intercambiar números de móvil….y si, a crear grupo de whatsapp! Poco a poco vas conociendo a otras madres, nuestros hijos congenian y se llevan de maravilla y los maridos empiezan a formar parte de nuestro nuevo grupo y a entenderse entre ellos y descubres que necesitabas en tu vida aire fresco, gente nueva, nuevas distracciones y que bueno….que puede que algún día se acabe, pero que vas a disfrutarlo mientras dure! ahora estamos en ese momento de escapadas a casas rurales que tanto me ha gustado en tu comentario jaja, y he de decirte que lo estoy disfrutando mucho, que estamos planeando irnos de vacaciones juntos algunas parejas y que casi todos los fines de semana nos vemos, sino en el parque, en un bar, o en un cumpleaños….pero que estoy muy muy a gusto con mi nuevo grupo de amigas y amigos, que muchos de ellos me han demostrado ser AMIGOS (con mayusculas) y sobre todo que tenemos muchas cosas en común y no hay malos rollos o envidias entre nosotros! gracias a dios es un grupo muy sano del que estoy super encantada de formar parte!

    Sé que no va a ser una amistad eterna y que el tiempo hace mella en las relaciones, pero que quieres que te diga? salgo de una decepción enorme con unos amigos de toda la vida y aveces pienso que hay que disfrutar de cada momento y si es en compañía de gente que te lo hace pasar bien y disfrutar, es lo que cuenta! esta es mi forma de ver las cosas, después de tantas desilusiones, al principio le ponías a tu corazón la coraza para que no le hicieran daño y ahora ya está a prueba de golpes y se ha hecho más fuerte…, asi que el que quiera estar a mi lado que esté y el que no….ya sabe el camino…jeje.

    • Gracias por tu comentario y por compartirnos tu experiencia!! Claro que sí, yo he contado la mía y veo mucha gente que cuenta lo mismo. Desengaños que achacan a una amistad “instrumental” o temporal para algunos y durarera para otros. Pero totalmente cierto lo que dices, esas decepciones también pueden venir de la mano de amigos de toda la vida. No se trata de ponerse una coraza, pero sí de ser un poco más cauta a la hora de dar y entregar afectos. Por lo menos, en mi caso, he decidido hacerlo así.
      Enhorabuena por haber encontrado una pandi con la que estar feliz. Cuando se está bien no hay nada mejor porque además los niños disfrutan enormente.
      Un abrazo!

  18. Qué bueno! En nuestro caso hemos hecho amistad 4 parejas de la clase de la mayor, con la suerte de que tres tenemos a los pequeños también en una misma clase. En nuestro caso las niñas no son las cuatro mejores amigas, pero les gusta estar juntas fuera del cole.

    • Claro que sí, hacer planes en conjunto está genial, nosotros seguimos haciéndolos, pero sabiendo que no hay que emocionarse demasiado pronto XD. Que las verdaderas amistades son las del chupchup, las que cuecen a fuego lento.
      Un abrazo

  19. Muy bueno Vero, genial.
    Yo soy de las que llega rápido el día que puedo recogerlo pero hay dos grupos muyyyy marcados. ” nado” en medio de dos mares.

    • Uy, eso de los “bandos” da para otro post, jajajajaja. Y muchas nos hemos sentido en tierra de nadie, o de lobas, o de todo un poco, XD
      Un besazo

  20. Jajaja! Esa puerta del colegio!!! Yo no las llamaría amistades, las encuentro más bien relaciones de colegas, de convivencia en sociedad, y tienen sus cosas buenas y malas y una vez encuentras el equilibrio, como dices, todo va viento en popa… Aunque reconozco que a veces resulta un poco complicado porque son aguas algo pantanosas… Al fin y al cabo, nuestros hijos, nuestro tesoro, están en medio y por ellos somos capaces de sacar nuestro lado más leona y ay, ay, ay!!! Tiembla mundo!

    • jajajaja, esas leonas!! Si se quedan en la puerta de colegio y no hay más relación, entonces está claro que no hay amistad. Yo cuento mi experiencia (que no tiene por qué ser trasladable a la de nadie más) y en ella, incluso cuando se convierte en lo que en otros contextos sería amistad (quedadas, casas rurales e intimidades compartidas mediante) no dejan de ser amistades “instrumentales”… Un chasco en todo regla, XD
      Un besazo!

      • A mi me pasó como a tí, primero madre cauta… después me fueron liando hasta meterme el ampa… sí, no tengo remedio, por los niños dije yo… en fin. Me acabé yendo del ampa por que aquello fue la peor experiencia de mi vida, todo malos rollos… pensando que así conseguiría mantener la estabilidad con esas mamás, error tras error… la cosa fue peor, empezaron a hacerme el vacío y tonta de mi, insensata e incauta, me atrapó otro gupo de mamás, que yo no sabía….pero independientemenete de que se veían todos los días y sus hijos iban a las mismas actividades y se reían todas un montón en el patio…resulta que no se llevaban bien y se criticaban unas a otras, el caso que las mis primeras amigas del alma que me decían que eran mi alma gemela.. me hicieron el vacío… otras se apiadaron de mi (que buenas ellas) las primeras se enfadaron más conmigo por que hablaba con las otras y me cansé de tanta gilipollez!! llego, dejo a mi hijo y me voy, llego, saludo hola que tal todo bien? sale mi repollo y me voy corrriendo… como alma que lleva el diablo.
        Me pasó como a tí, me dolió y quizá todavía me duela un poco, tonta e ilusa de mi abrí mi corazón, quedé con personas, si, fines de semana tb, con personas que por conveniencia, cada uno la suya, pisotearon mi corazón.

  21. Pues en mi caso me he sentido utilizada,ridiculizado por madres que sólo querían utilizar a mi hija para entretener a sus hijas y a mí no me han tenido en cuenta para nada.Sí me ha llamaban era para prestarles a mi hija ,de manera sutil me convencían de que me ayudaban a estar libre con los otros dos hijos mios pero que va……ni mucho menos.Y abrían grupos dentro del grupo escolar….

  22. Pues yo tammbien estoy decepcionada, me ha encantado leeros jaja. Empecè con muchas ganas el contacto escolar y de parque y lo unico q ha servido ha sido para q cojan confianza y se sobrepasen, lo tipico de q riñan al tuyo o quieran imponer sus normas, si sii yo tambirn entré en grupos y etc y después del primer curso he decido salirme de todo y parar lo justo, voy al parque y hablo con los q haya en plan colegueo como decis ya no quiero mas, esperé mas y me lleve el batacazo asi q ahora voy a mi bola si intentar descarrilar tampoco pero cuesta! Me encanta el tema y buf da para muchos apartados

  23. […] Consumimos relaciones y vamos dejando cadáveres a nuestro alrededor. Estas amistades de “usar y tirar” van acompañadas de un replanteamiento casi constante de nuestro lugar en el mundo, de lo que hacemos, de aquello a que le dedicamos la mayor parte de nuestras vidas, de con quién compartimos nuestro tiempo. Cambiamos de trabajo, de actividades, de deporte, de casa, de ciudad, de cortinas, de amigos. Nos enfadamos con nuestra familia, nos alejamos, nos encerramos, nos divorciamos, vamos al psicólogo, nos abrimos otra vez, tejemos amistades nuevas, nos apuntamos a pilates, salimos a correr, entablamos una nueva relación sentimental, se resquebraja y volvemos a empezar. […]

  24. […] relación con las madres del colegio por el momento transcurre sin incidencias reseñables. Tengo experiencias varias, y en general […]

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre