Un árbol de Navidad hecho con cakepops

3

Es un hecho, la Navidad está a la vuelta de la esquina. Como somos tan hacendosas, ya hemos hecho calendario de Adviento, comprado buena parte de los regalos, decorado nuestro hogar… Y, ahora, ¿qué toca? Pues ahora nos vamos a meter entre cacerolas para preparar ese postre que, ya sea en la fiesta del cole, en la cena con los amigos o en la comida de Navidad, nos va a convertir en las auténticas triunfadoras: Un árbol de Navidad con cakepops.

cakepops3

No os voy a engañar, nuestra receta no es para nada complicada, pero sí “laboriosa”, lleva tiempo y requiere medios y preparación para que sea medianamente vistosa. Eso sí, es una receta versátil que igual podemos adaptar a la época navideña que nos puede salvar un cumpleaños o, incluso, un regalito dulce. Da igual que no seas mañosa, da igual que no seas una cocinillas, da igual que no seas cuqui, las bizcobolas -bolas de bizcocho desmigado amalgamadas con algún tipo de crema- son vistosas y socorridas para cualquier ocasión.

Necesitaremos 50 cakepops pero, como sé que no nos sobra el tiempo, he adaptado la receta para que los ingredientes sean de lo más sencillos.

Ingredientes

1 paquete de sobaos (32)
1 bote y medio pequeño de Nocilla/Nutella/crema de cacao al gusto
1 tableta de chocolate para postres
Toppings (adornitos) variados
Palillos de cakepops, piruletas o brochetas de madera
Poliexpán/espuma -de esas de las jardineras-

Preparación

La elaboración de la masa es muy sencilla. Básicamente tenemos que desmenuzar los sobaos y añadirle la crema de cacao. Después integramos todo, primero con un tenedor o cuchara y después, directamente, con las manos. Dependiendo de la marca de sobaos, así necesitaréis más o menos crema. El punto que debe coger es el de una masa muy compacta pero que no se pegue a las manos.

Después debéis hacer bolitas como de bocado.

cakepops1

Derretís un poquito de chocolate, vais mojando la punta de la brocheta y, con mucho cuidado, la claváis en la bolita. Para que no se abra por la mitad, fijaos en las foto cómo las agarro yo, haciendo fuerza.

Ahora hay que dejarlas enfriar en la nevera, para que ese chocolate se seque y las mantenga sujetas al palito y también para que se endurezcan y sean más manejables. Yo las suelo dejar de un día para otro, pero unas horas son suficientes.

cakepops2

Para decorarlas las vamos a ir quitando de la nevera de tres en tres para que no se caliente el resto.

Derretimos chocolate a baño maría -yo le añado un chorrito de aceite de oliva, pero no mucho, porque de lo contrario no secará bien- y colocamos varias tacitas con los toppins que vayamos a utilizar.

Introducimos la bolita en el chocolate, con una cuchara le sacamos el exceso de líquido y después le damos unos golpecitos en el palito para que se vaya cayendo y la clavamos en un cuadrado de polispán.

No las podemos decorar directamente porque el chocolate estará todavía muy líquido. En un par de minutos, mientras que vamos bañando alguna más, sí estarán listas para la decoración -el tiempo dependerá de si nos pasamos o no con el chorrito de aceite, pero también de la temperatura-.

cakepops7

Aquí, cada uno elige, está claro, pero la experiencia me dice que, o bien somos minimalistas o vamos a cañón. Así que, o un adorno mínimo o todo adornado. A mí, personalmente, me gusta introducirlas de lleno en los toppings, salvo la de corazones, que los coloco uno a uno.

Después dejamos que sequen de nuevo y ya tendremos nuestros cakepops listos para el montaje.

Yo compré una pirámide circular de poliexpán, pero resultaba muy dura y los palos de las brochetas no se clavaban bien. Al final, de tanto empujar, varias bolitas se acabaron suicidando para regocijo de mis hijas y mi marido, que se pusieron las botas con los intentos fallidos… Total, que yo misma esculpí un cono en la espuma, que es muy manejable.

Aquí os dejo el resultado final, pero también otros montajes que hice en el pasado. No son demasiado profesionales, pero siempre resultan un acierto y están muy sabrosos.

cakepops4

Aquí tenéis otros ejemplos no tan navideños de decoraciones con cakepops. Un pequeño jarrón, una maceta bonita, algo de papel maché y poco más se necesita para sorprender a todos con un bocado delicioso

cakepops6

Fotos: Merak

Comparte
Artículo anteriorDisfruta de la Navidad
Artículo siguienteConsejos para una Navidad ecológica

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre