domingo, junio 26, 2022
InicioMaternidadAventuras y desventuras de una tarde de parque

Aventuras y desventuras de una tarde de parque

aventurasydesventuras_parque

En nuestra casa somos muy de parque. A mis hijas les encanta pasar la tarde entre amigos jugando con la tierra, montando en los columpios, jugando al escondite o simplemente buscando bichos (con lo que a mi me gusta). Para ellas no hay pereza. Salen del cole y después de preguntar por su merienda (no hace falta decir que son unas comilonas), la siguiente pregunta es: ¿Vamos al parque, mami? A mí la verdad es que no me disgusta, prefiero ir al parque a hacer castillos de arena, ponerme a charlar o sentarme al solete en un banco antes que irme a casa a poner lavadoras, recoger ropa, pasar aspiradora, hacer compra o preparar cenas. Lo malo que es que cuando las recojo del cole, yo aún no he pasado por casa desde que me fui a las ocho de la mañana, y la jornada así del tirón resulta algo más que maratoniana.

Aún así la mayoría de las tardes pisamos el parque, aunque solo sea media horita. Ellas desfogan: corren, gritan, se manchan, disfrutan… Y yo, aprovecho que muchas veces es el único momento de la tarde en el que me siento, eso cuando no me toca hacer volteretas en el césped, subirme al tobogán o empujar a todo quisqui en los columpios. Otras veces,por suerte, ellas deciden jugar a lo suyo y entonces yo aprovecho para sentarme y desconectar un rato. Ellas disfrutan sí pero suelo acabar de los nervios y es que la aventuras y desventuras que se pueden llegar a vivir en el parque con la fauna que los habita dan para escribir un libro.

Lugar de socialización de los niños dicen. Y también de los padres que nos juntamos allí para que nuestros peques pasen la tarde. Y como en cualquier lugar pues hay de todo, la fauna que allí te encuentras es de lo más diversa y variopinta y claro según sople el aire de tus hijas, del resto de niños y de la fantástica fauna allí presente pues así resulta la tarde. Hay tardes que resultan divertidas, otras tranquilas, otras demasiado entretenidas pero, por desgracia, hay otras que resultan tremendamente estresantes según la fauna que esa tarde habite el parque:

  • Esta la madre desaparecida. Esa que directamente no existe, que ni aparece por allí. Ni para lo bueno ni para lo malo y, a veces, los peques son tan pequeños, que alucino la verdad. ¿Es posible que niños de 6 ó 7 años anden solos por el parque? Y te toca a ti hacer de madre, como si una no tuviera bastante…
  • La madre pasota. Esa madre que está pero sin estar. Que pasa de todo, que ensimismada con su móvil o con el vuelo de una mosca no presta atención a nada. Ni a los juegos, ni a las hazañas, ni a las peleas o disputas. Como si no estuviera vamos y digo yo, ¿para eso mejor que no venga no?
  • La madre cotorra. Esa madre que no conoces mucho pero que te coge por banda y ya no te suelta en toda la tarde. Esa que se enrolla como las persianas. Y tú que sólo quieres disfrutar de un rato de calma te ves metida en la vorágine de conversaciones absurdas que no te interesan para nada. Pereza máxima…
  • La madre helicóptero. Esa madre que vive pegada de forma permanente al “culo” de su hijo. ¡Cuidado no te caigas! ¡Cuidado no corras! ¡Cuidado no tropieces! ¡Cuidado con la pelota! Me canso hasta yo de oírla… ¿Y si prueba a relajarse y dejar que su hijo disfrute sin más?
  • La madre del niño “santo”, sí ese que nunca hace nada. La madre del niño que empuja, que pega, que quita cosas… pero al que su madre nunca dice nada. Eso sí, que a tu hijo no se le ocurra colarse en el tobogán delante del suyo, porque entonces ya la tenemos…

¿Se os ocurre alguna más?

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

21 COMENTARIOS

  1. Yo soy más de madre gato, de las que se sube a la tirolina, arriba del barco, a la casita de arriba… Eso cuando da la sombra. Porque e esta ciudad, los parques están al sol. Y ahora no hay quién pare!! Preferimos las plazas con terracitas y una caña mientras los niños inventan juegos imposibles en las fuentes, el jardín o dibujando murales coloristas con las tizas en el suelo…

  2. 18 meses tiene mi churumbelita y 3 días mal contados de parque lleva a sus espaldas ¡y ya lo odio con todas mis fuerzas! Yo quiero ser una de esas madres pasotas, pero es muy pequeña, los demás niños muy brutos y me veo obligada por mi conciencia a ser una madre helicóptero. Excepto cuando se entretiene sola, en un lugar apartado rebozándose en la tierra. Ahí descanso. Porque ya me tocará pencar cuando llegue el momento de irnos y no sepa como manejarla de la suciedad que haya acumulado.

  3. jajajaj, me ha encantado. Nosotras somos mucho de parques, vamos todos los días. Lo que pasa es que la mia tiene casi 3 años, y me toca jugar con ella!!, sociabilizar poco, más bien cada 15 minutos. Pero nos entretenemos mucho, es bueno desconectar un rato.
    Yo no tengo una madre, sino un grupo de madres/padres!!
    Tienen su propia pandi, y se juntan a puro cotorrear (dijo la celosa, jijijiji!! ya tendré mi propio club)
    Son de niños mayores entonces pasan un poco de ellos. Pero hacen sus verdaderos picnic en los bancos del parque.
    un saludo!

  4. Nosotros solo vamos al parque los fines de semana, salgo muy tarde de currar. Pero lo que si veo muchísimo son abuelos y abuelas. Los pobres van corriendo detrás de ellos, de columpio en columpio, pero claro, son difíciles de alcanzar, jajaja. Besicos

    • A los parques donde yo voy también van algunos abuelos y nos les dejan ni respirar… jajaja

  5. Me ha gustado el post. Yo bajo de vez en cuando al parque y soy de las que está detrás del mayor, que no tiene los 3 años todavía y con el enano de 13 meses, que quiere ya empezar a andar. Así que yo ando detrás de los dos y no me da para ser social, porque entonces seguro que a uno de los dos le pasa algo. Vamos, que soy de las de tipo avión súper sónico, jaja. Lo que no soporto es a las madres del niño santo, ni tampoco a las que hablan de su hijo como el futuro premio Nobel de Física. Y es que se oye cada cosa, que si mi hijo no pega, es que demuestra su cariño así, que si mi hijo ya habla 15 idiomas, etc. al principio me quedaba alucinada, pensando que hacía yo mal como madre, ahora me doy cuenta que no es oro todo lo que reluce. Por Dios, que son niños y por definición, todos son bichillos, con sus defectos y sus virtudes. Dejemos ya de compararlos.

    • Lo de las comparaciones y presumir de niños en exceso da para hablar largo y tendido. ¡Todo un temazo!

  6. jaja me ha encantado compañera!
    Cuando mi hija mayor era bebé habia una madre helicóptero que en lugar de estar pegada a su hija estaba pegada a la mia por si se caía ¡qué pesada!! “cuidado que te caes” “no subas por ahí que es peligroso” aysss XD

  7. Jajjaja. Yo soy entonces la mamá spring, pues a mi hijo d 21 meses lo que se le ocurre siempre es salir a correr hasta el otro extremo del parque (donde siempre hay una super fuente o una carretera maldita) justo en el momento en que su madre mira hacia otro lado…

    Por cierto, también está el papá moderno, ese q lleva una mochila con todo lo necesario para una tarde de parque, incluyendo el casco de la bici colgando porque luego volverán a casa todos sobre ruedas.., y que se preocupa de encontrar un rinconcito para que su nena haga pipí sin que nadie la vea… Estos me hacen mucha gracia por cómo se relacionan con las mamis q allí están. ..

    • Muy bueno lo del papi moderno y lo de mamá spring, jajaja
      Bueno en breve seguro que dejarán respirar, al menos 😉

  8. Pues no sé qué mamá soy, jaja. La verdad es que bajamos poco al parque propiamente dicho. Cuando solo estaba Marcela íbamos cada día desde bien pequeña, yo solía jugar con ella en la tierra hasta que creció y empezó a subir a los columpios, donde le dejaba estar pero vigilante a cierta distancia. Con Bruno ya hemos ido menos, pero es que en cole de mis hijos el patio queda abierto después de las clases, hay juegos y columpios y casi todas las tardes nos quedamos, así que esa es la hora de “parque” de mis hijos. Cuando bajamos de casa solemos llevarnos las bicis, patines o patinetes y a lo sumo juegan con la tierra, pero los columpios de debajo de casa los pisamos poco, entre otras cosas porque suelen estar llenos de gente y no me mola mucho la florifauna que hay (niños brutos, padres pasotas…)

    • ¡Esas tardes molan! Y si no sabes que mamá eres, ¡mucho mejor!, en el equilibrio está el secreto 😉

  9. JAjajaja Los parque y su fauna de madres…. es cierto que las hay de todo tipo. Mi cuñada se ríe de mi porque me encabronan las madres pasotas o las desaparecidas, que casualmente tienen hijos que tocan las narices a los demás… La última vez que acompañé a mi cuñada al parque, estabamos vigilando a mi sobrino, que ya ha aprendido a entretenerse solito, y apareció un crió que no paraba de molestar y apenas les dejaba tirarse por el tobogan y haciendo perrerias ¿y la madre? Pues charlando con el padre y pasando totalmente de su hijo. Anda que me faltó tiempo de ponerme a sacar las uñas jaajjaja
    Madre mía cuando me toque bajar a mi con mi niña, con lo cafres que son en este pueblucho!!!! jajajajaja

    • A mi esos son los que menos me gustan. Una cosa es dejarles su espacio y otra cosas es que estén pero sin estar… ¡Santa paciencia!

  10. A mí me da mucha pereza ir al parque porque soy muy casero, pero si no voy me siento mal por la peque. Yo voy detrás de ella donde quiera ir, pero si está jugando con otras peques me aparto:-)

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión