miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer ActualEnfrentarse al cáncer siendo madre emprendedora

Enfrentarse al cáncer siendo madre emprendedora

Hoy vengo a contarte la historia de una mujer fuerte y valiente que un día decidió emprender desde casa para poder criar a sus hijos como ella quería hacerlo. Un día le detectaron cáncer de mama y tuvo que hacer frente a una horrible enfermedad y además seguir con su emprendimiento.

Hay gente que extraordinaria que merece la pena conocer y mi querida Meni (como se la conoce por las redes) es una de ellas.

Detrás de meninheira está Mónica Fragueiro Carrera, diseñadora gráfica a la que la crianza y educación de sus hijos ha especializado en el diseño y elaboración de material imprimible, tanto organizativo, como educativo, este último basado en un aprendizaje lúdico, visual y muy manipulativo, que puedes encontrar en Educativos meninheira.

Además como diseñadora es una crack y yo misma la he contratado varias veces para las portadas de mis libros.

Así que hoy he querido contar su historia y para ello he querido entrevistara, así que sin más dilación te dejo con ella.

P. Llevas muchos años siendo mamá emprendedora ¿crees que es más complicado emprender que trabajar para otros?

M. La verdad, no sabría qué decirte, trabajar por cuenta propia tiene una serie de ventajas que no tiene el trabajar por cuenta ajena, pero también tiene sus inconvenientes. En esto, también hay un yin y un yang, cada uno debe sopesar qué manera de trabajar le aporta más beneficios (entendiendo como tal satisfacciones y también rendimiento económico).

Tiene que compensar mucho trabajar por cuenta propia porque lo cierto es que en este país las leyes no te lo ponen nada fácil, empezando por una fiscalización brutal y terminando por una cantidad de normas que sólo hacen complicar nuestro trabajo y hacernos dependientes de terceros (asesorías, etc.).

P. Además, hace un tiempo recibiste una malísima noticia 

M. Pues sí, el 31 de diciembre de 2015 me decían: “es cáncer de mama, bilateral”, vaya, ya imaginarás qué entrada de año triunfal, encima íbamos a pasar el fin de año con unos amigos asturianos, pobres, les dimos la noche.

P. ¿Qué fue lo que pensaste?

M. Lo primero que piensas con un diagnóstico de cáncer es en la muerte, todavía el inconsciente colectivo sigue asociando irremediablemente el cáncer a muerte aunque todos sabemos que cada vez esta relación es menor.

Al mismo tiempo piensas en tus hijos, son tan pequeños para quedar sin madre…, del dolor y el miedo pasas a la angustia por el tratamiento, una vez más el inconsciente colectivo nos habla de terribles tratamientos químicos que destruyen a la persona y de los que pocos sobreviven.

Para rematar, por esa época mi marido estaba en paro y yo era la que aportaba los ingresos familiares, así que el terror a dejarlos además tocados económicamente se unía a todos los demás horrores.

cáncer Meni paseando

P. ¿Cómo has podido compaginar la enfermedad con el emprendimiento? porque parece que las emprendedoras no podemos ponernos enfermas

M. Gracias a Dios, mi tratamiento ha sido muy llevadero y tengo unas clientas estupendas que entendían perfectamente mi situación, así que lo que hacía era tomarme una semanita de descanso después de recibir la quimio, que es cuando estás destruida y no puedes ni con tu alma, y después, volvía al trabajo.

Si bien es cierto que me tomaba con más calma aspectos como la promoción, la búsqueda de nuevos clientes,…

P. Y tu familia ¿cómo han llevado tus hijos y tu pareja tu enfermedad?

M. Mis hijos ya sabían qué era el cáncer porque ya habíamos hablado de ello al aparecer el tema en “Érase un vez la vida” y haber tenido amigos cercanos con cáncer, pero al principio todo eran interrogantes que fuimos respondiendo con toda la sinceridad que podíamos. Por ejemplo, a la pregunta de “¿y te puedes morir?” la respuesta era sincera: “sí, me puedo morir, pero también se mueren cientos de personas al año por gripe, así que no vamos a plantearnos esa posibilidad ahora”.

También les conté que me iban a dar una medicina que me pondría pachucha y las primeras quimios, cuando estaba en el sofá tirada como un trapo, sí que se preocupaban, pero yo les repetía: “estoy bien, es la quimio, ¿te acuerdas que lo habíamos hablado?”. Y entre no ocultarles nada e intentar desdramatizar al máximo todo, al final, lo hemos llevado todos estupendamente, incluso nos hemos reído mucho y yo he pasado de por etapas de “mami radioactiva”, cuando no se podían acercar a mi pues me habían inyectado un isótopo radiactivo para una operación; “mami debilucha”, cuando un día en pleno pico químico caí extenuada al abrir un armario corredera enganchado,… sin olvidar los días que hacía pis azul o rosa por las medicaciones, o de que fueron ellos los que me cortaron la melena antes de perderlo por la quimio. De todo hacíamos un cachondeo, la verdad.

cáncer madre emprendedora
Los hijos de Mónica cortando su pelo

En cuanto a mi marido… él ha sido mi roca, mi ancla a la realidad, el que me bajaba los días que entraba en pánico -que los hubo-, el que me repetía mil veces al día que todo iba a salir bien, el que comprendió todas las locuras que necesité hacer para aferrarme a la vida, el que me amó calva, hinchada por los corticoides, sin pechos,…no podría expresar todo el amor y agradecimiento que siento.

P. ¿Has conseguido sacar algo positivo de todo esto?

M. Hay unas palabras que he repetido mucho y que me las dijo mi amiga Paloma (quien por cierto acaba de sacar su primer libro del que yo he diseñado la portada) y que fueron muy importantes para mí, ella me dijo: “la vida te hace regalos en papeles de envolver muy feos” y así ha sido, un regalo horroroso, feo a rabiar, del que he renegado muchas veces, claro, pero que me ha traído muchísimas cosas buenas, muchísimos aprendizajes, otra visión de la vida, atreverme a muchas cosas, fluir,… suena a cachondeo, pero me acordaba mucho de las palabras de Bruce Lee de “be water, my friend” y es que fluimos muy poco, casi todo el rato vivimos siendo agua estancada.

cáncer tatuaje
Este tatuaje se lo hizo cuando terminó el tratamiento

P. ¿Crees que tu emprendimiento se ha visto resentido o al revés, reforzado?

M. Nunca me había hecho esta pregunta, no sabría que decirte, lo cierto es que durante el tratamiento hice nuevos clientes, nuevos proyectos,…  se podría decir que las cosas me van mejor, sí, pero no por culpa del “bicho”, quizás ha sido mi nuevo yo el que ha favorecido todo este cambio.

Espero que te haya gustado la entrevista tanto como a mi y que te inspire para que luches por conseguir lo que quieres.

Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no