martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualHobby. Necesitas uno... y lo sabes

Hobby. Necesitas uno… y lo sabes

Un hobby, sí. Esos pasatiempos que según muchos no sirven para nada. Uno de esos. ¿Tienes ya alguno? ¿Conoces los beneficios que puede reportarte un hobby (a parte de la diversión del hacer algo por amor al arte)? Navegando por internet encontraras miiiiiles de posts hablando sobre los beneficios de tener un hobby.

Realmente, ¿era necesario uno más? Pues seguramente no pero es que este post lo he escrito yo, mira. 🙂 ¡Y además viene con vídeo de regalo y todo! Anda, súbete conmigo al coche que te doy una vuelta por mi campo y charlamos sobre los hobbies.

Por si no puedes ver el vídeo en este momento, ahí van unos van unos cuantos beneficios más y el vídeo te lo guardas para luego. 😉

Beneficios que te aporta tu hobby

Estás a lo que estás. Centrada en el momento presente, que es donde mejor se está. Hace poco leí en algún sitio que vivir en el pasado produce depresión y que vivir en el futuro genera ansiedad así que… ¿dónde vas a estar más a salvo que en el presente?

Agrandas (o modificas) tu círculo de amistades. Conocer a gente nueva siempre es refrescante y si encima disfrutan haciendo las mismas cosas que tú, todavía es mayor la conexión. Ejemplo: esas bloguera locas conocidas de las redes que se abrazan en esos encuentros tan emotivos como épicos, que no se comprenden a menos que se vivan.

Rompen tu rutina/aportan variedad a tu vida. Sales del ritmo nenes, cole, trabajo, cena, baños… ese rato en que tu produces por amor al arte, y no porque alguien te lo esté reclamando, es mágico. Lo de romper la rutina es especialmente cierto cuando inicias un hobby nuevo. Porque eso es lo que tienen, que no te debes a ellos, que puedes cambiar de actividad cuando te plazca y recorrer caminos nuevos.

hobby

Desarrollas nuevas habilidades. Y no sólo habilidades sino que desarrollas también tu intelecto. Que los científicos ya ponen sobre la mesa una realidad abrumadora para algunos: Que la inteligencia no es algo que venga de serie sino que, como el resto de componentes de nuestro ser, ¡es desarrollable! Los retos a los que te enfrentes incrementarán tu inteligencia.

Te vuelves resolutivo.  Cuando te pones manos a la obra, surgen imprevistos. Recuperarte del contratiempo, encontrar una solución más o menos elegante que te permita avanzar sin posponer lo que tienes entre manos mejora tu capacidad de resolución.

Te vuelves más decidido.  Sí, son decisiones a pequeña escala pero el entrenamiento sirve porque el hecho de tomar una decisión es independiente de lo grande o pequeña que sea esa decisión. Por tanto, ponerte en situación de tomar decisiones (por sencillas que puedan parecer) entrena un músculo muy importante. Dudamos demasiado. Entreguémonos a la gimnasia de decidir.

Te relajan, te tranquilizan. Apartan tu pensamiento de esas preocupaciones que te tienen en vilo. Poner tu mente en otro sitio por un rato no hace que desaparezcan los problemas pero seguro que cuando vuelvas a pensar en ellos, lo haces con otro ánimo. Incluso puede que regreses con una solución medio hilvanada, que tu subconsciente ocioso ha logrado entrever.

Trabajas la disciplina. Que somos muy hippies y nos creímos lo de que la autoridad y la disciplina son rasgos militares que no interesan… pues mal. La disciplina es súper importante. Nadie ha cerrado ningún proyecto sin una cierta disciplina. El tesón, la perseverancia… no son vieja escuela, son indispensables para salir adelante en tus empresas.

Creatividad en marcha, no sólo a la hora de elegir colores o patrones, un lienzo u otro, una marca de pintura u otra, un tipo de papel. No sólo al decidir formas y trazos, sino en la manera de enfrentar tus problemas. Aprendes a pensar de forma creativa. A buscar soluciones fuera del orden establecido, a pensar fuera de la caja… ¡a desatar nudos gordianos!

hobby

Ejercitas tu paciencia. A menudo, las cosas no  salen como esperas y hay que jo… hay que buscar salidas alternativas. Ya sabemos que la paciencia también la ejercitas con tus hijos y tal pero este es otro tipo de paciencia porque aquí… aprendes a tener paciencia contigo misma.

Pierdes el miedo a volver a empezar. Cada nuevo inicio, aunque repitas el proyecto porque te salió rana, te aporta una vivencia nueva. Aprendes de tus errores, creces y descubres que eso que te sucede al tejer la manga de un jersey es igualmente aplicable a tu vida. Que siempre puedes volver a empezar. Que todo inicio trae consigo alegría y esperanza.

Te obligan a organizarte. Esto es así porque o te organizas o ni de coña encajas un hobby en tu vida (de eso hablo en el vídeo precisamente). Te obligan a planificar, a redirigir parte de tu tiempo hacia ti, tan acostumbrada como estás a distribuir tu tiempo en mil cosas. Recuperar tiempo para ti, y saber darle prioridad, te hará bien.

Mejoran tu autoestima (¡y tu sistema inmunológico!). Un gorro de ganchillo, un collage, una bolsa de unos vaqueros desechados, no tienen porque ser grandes proyectos pero la sensación que experimentas al concluirlos, por pequeños que sean, es de pura satisfacción. Osea… mogollón de endorfinas y serotonina repartiendo alegría por tu body. Oye, y hablando de química, dicen que al bajar los niveles de estrés también se refuerza tu sistema inmunólogico. Un chollo, vamos.

Te dan energía. ¿Cómo era eso de que “la energía ni se crea, ni se destruye, sólo se transforma”? Te garantizo que toda la energía que le pongas a tu proyecto te va a ser devuelta con creces. (A menos que tu hobby sea cargarte sacos de cemento a la espalda y dar 20 vueltas a la Plaza Cataluña. Aunque… ¡quién sabe!)

Ejercitan tu capacidad de materializar ideas. ¿Te imaginas perderle el miedo a hacer realidad lo que imaginas? Pues como todo, solo es cuestion de práctica. Cuanto más lo haces, más natural te resulta. Tu hobby puede incluso puede ¡abrir caminos nuevos en lo profesional!

No nos durmamos en los laureles que nunca es tarde para empezar. Solo es cuestión de dar cera y pulir cera con brío y sin desfallecer.

hobby

No es demasiado tarde. No somos demasiado viejos, ni demasiado torpes, ni demasiado dememoriados… Todo eso señoras, se entrena, se ejercita. Y esos hobbies que vamos a incorporar a nuestras vidas nos mantendrán jóvenes, hermosas y vigorosas forever. Palabra de mujer y madre.

¿Practicas tú algún hobby? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Y si todavía no lo haces, y buscas ideas, ahí va una lista de hobbies. Tal vez puedes recuperar algo que te gustaba hacer de niña o ir a por algo totalmente novedoso. Venga, cuéntanos con cuál empiezas.

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Mi hobbie es el cine y/o las series de TV, así que puedo hacerlo en casa jaja
    Aunque en realidad, yo trabajo en mi hobbie así que…:)

    • ¡Tu caso es ejemplar, Pilar! Para poder dedicarse a lo que a uno le encanta, lo primero que hay que hacer es descubrirlo! Por eso hay que buscar, probar y experimentar 🙂

  2. ¡Tienes mucha razón Nuria!
    Parecía que no iba a ser posible, pero he conseguido, poco a poco, empezar a tocar el piano. Y tiene todos esos beneficios que cuentas… Solo le veo un pero: creo que mi vecina odia el Himno de la Alegría y a mí, a partes iguales.. 😛

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Lydia on