miércoles, diciembre 8, 2021
InicioMaternidadEnseñanzas de la maternidad para emprendedoras

Enseñanzas de la maternidad para emprendedoras

El mundo 2.0 está lleno de madres emprendedoras. Está claro que los niños vienen con un pan debajo del brazo o, en este caso, con una empresa. De hecho, es un tema del que hemos hablado repetidas veces en nuestro magazine porque varias de nosotras lo somos, hemos tenido que reinventarnos y apostar por nosotras mismas, por nuestro trabajo, un camino complicado pero en el que no todo han sido trabas…

enseñanzas de la maternidad

La maternidad tiene muchísimas cosas buenas y, entre ellas, nos aporta beneficios y enseñanzas que podemos utilizar perfectamente en nuestra faceta laboral. Aquí os cuento algunas de ellas:

1. Nos traen inspiración

Son muchas las madres que emprenden a raíz de tener hijos y no es solo por la necesidad de reinventarnos porque muchas veces perdemos el trabajo (algo que no debería ocurrir jamás), si no porque a pesar del cansancio, de la carga de trabajo que tenemos, de lo poco que dormimos (o quizá esto ayude) nos inspiramos. Se nos ocurren cosas que jamás habíamos pensado .

Quizá esto también sea porque al ser madres salimos de golpe de nuestra zona de confort y vemos otras cosas que nos aportan ideas y nos traen oportunidades.

Aprovechar el tiempo

2. A aprovechar bien el tiempo

En un libro que leí este verano «Las cenas de los martes» decían «habría que contratar a más madres… Cuando en casa había niños que esperaban una comida caliente, un beso de buenas noches o un hombro en el que apoyarse, no se perdía el tiempo con repeticiones interminables, numerito para quedar bien y decisiones aplazadas.» Y es verdad. Cuando tenemos unos hijos en casa esperando para que les demos la merienda, la cena, les bañemos o el beso de buenas noches no perdemos el tiempo con rodeos.

3. A tomar decisiones

Esto va un poco unido al punto anterior. Antes de ser madre podías estar días dándole vueltas a algo que tenías que decidir, ahora entre que tienes muchas más decisiones que tomar a lo largo del día y que no tienes tiempo para perderlo dando vueltas, te decides mucho más rápido. El ejercicio de tener que estar tomando muchas decisiones a lo largo del día, es muy bueno para nuestra faceta laboral.

asumir riesgos

4. A asumir riesgos

Si nos fijamos en nuestros hijos no piensan para nada en las consecuencias, se lanzan a hacer algo y o lo consiguen o se la pegan, pero no están días dándole vueltas. Ellos nos enseñan que en muchas ocasiones hay que lanzarse y asumir riesgos si queremos tener éxito. «El que no arriesga, no gana».

5. Resolución de conflictos

Una crisis por hambre, una rabieta en el supermercado, una pelea por un juguete en el parque o por el mando entre hermanos… Son muchas las crisis que tenemos que resolver a lo largo del día y eso nos «entrena» para nuestro trabajo.

6. El que no llora no mama

Es una frase que llevas escuchando desde siempre pero cuando tienes un hijo la entiendes a la perfección y comienzas a aplicarla en tu vida. Si quieres algo, dilo, los demás no tienen por que saberlo.

Ser ejemplo

7. Imita lo que ves

Esta es una de las mejores cosas que podemos aprender de nuestros hijos y que nunca debemos olvidar, ellos imitan todo lo que ven y por ello, debemos darles ejemplo. Siempre harán más caso a lo que vean que hacemos que a lo que les digamos. Nos imitan y, en muchas ocasiones, nos mejoran.

Nosotros pensamos que para emprender tenemos que tener la idea del siglo ¿por qué?, ¿por qué no hacemos lo mismo que ellos?. Es posible que con coger algo que ya está inventado, adaptarlo y mejorarlo sea suficiente para tener éxito. 

8. Aprende algo nuevo cada día

Nunca dejes de aprender, nuestros hijos son como aspiradoras, no dejan de preguntar, de observar, de aprender… esta es otra de las enseñanzas de la maternidad que nos puede venir genial. Haz lo mismo, lleva los ojos bien abiertos y piensa que cualquier cosa que veas en tu día a día todo puede ser útil para tu negocio.

mujer frustración

9. Tolerancia a la frustración

Nos pasamos el día intentando enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a la frustración pero, ¿nosotros sabemos hacerlo?. Vivimos en un mundo en el que es raro no conseguir lo que se quiere y cada vez nos cuesta más admitir que no podemos conseguir algo. Ver a nuestros hijos enfrentarse a «retos» que no consiguen una y otra vez nos pone los pies en la tierra y nos ayuda a asimilar que las cosas no siempre salen a la primera.

10. A tener paciencia

Y si hay algo que ejercitamos al convertirnos en madres y que nos será de mucha ayuda a la hora de emprender nuestro propio negocio es la paciencia. Nunca me he considerado una persona paciente y desde que tengo hijos me doy cuenta que es algo básico que no debe faltar en una familia, pero tampoco en un negocio y mucho menos, cuando está empezando.

Si estás pensando en emprender tu negocio o ya lo has hecho, abre bien los ojos y aprovecha todo los que tus hijos pueden enseñarte, seguro que el camino será más fácil.

Imágenes: propias y Pixabay.

Artículo anteriorHobby. Necesitas uno… y lo sabes
Artículo siguienteAntes de ser madre…
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Muy cierto, las madres tenemos una capacidad de trabajo que ya la quisieran los grandes ejecutivos. Hay que contratar más madres

  2. Ay, no nos valoramos lo suficiente. Pero lo peor es cuando al convertirte en madre dejan de valorarte como profesional. Ya ves, con la de nuevas habilidades que adquirimos gracias a los niños y nadie quiere aprovecharlas para que desempeñemos nuestro trabajo.

  3. ¡Me ha encantado, María! 😀
    A mí desde luego me ha servido para ser más expeditiva. Es tanto lo que podemos aprender de nuestros hijos… Qué manía con querer enseñarles. Con la cantidad de tesón y valor que traen de serie. Un beso!!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Cristina on