domingo, mayo 22, 2022
InicioMujer ActualCinco cosas que tenías cuando eras adolescente en los 90

Cinco cosas que tenías cuando eras adolescente en los 90

Cosas que teníamos en los 90
¿Cómo que ya hace 20 años de 1995?

Ay los años 90, aquel momento fantástico en el que muchas de nosotras pasamos la adolescencia y que de pronto ha vuelto a nuestras vidas en forma de esa moda de la que renegamos como de esas camisetas sacadas directamente del armario del Príncipe de Bel Air o esos modelitos de grunge lánguida con los que nos tientan en Mango. Como lo nuestro es crear comunidad, hoy estamos aquí reunidas para poner en común esas cosas que todas teníamos en nuestro hogar allá cuando el año 2000 era solo una cifra lejana en el calendario que parecía que nunca iba a llegar.

cosas que teníamos en los 90
Que levante la mano quien no haya cantado el You oughta know hasta desgañitarse en momentos de flojera

El disco de Jagged Little Pill, de Alanis Morrissette, que por supuesto hablaba de ti. Ironic era un himno y el You Learn (antes de que Kiss FM lo programara en bucle hasta la extenuación) te lo sabías de memoria. El tío Joey cortó con ella y se lo devolvió creando uno de los discos más vendidos de la década. En serio, que levante la mano quien no lo tuviera (vale también grabado en una cinta).

cosas que teníamos en los 90
El de Fisher Price está detrás pero es tímido

Lo que me lleva al segundo objeto que había en los cuartos de todas vosotras: el radio cassette, las más afortunadas teníais uno de doble pletina con el que compartir vuestra música (y por aquel entonces la SGAE no amenazaba con venir a comerse a vuestros primogénitos). En las pelis de los 90 siempre sale alguien llevando uno de estos de acá para allá pero lo cierto es que yo jamás vi uno fuera de casa, sobre todo por el gasto obsceno en pilas gordas que conllevaba la movilidad.

Cosas que teníamos en los 90
Soy consciente de que este póster no es de los 90 pero me ha podido la tentación

Un póster de la revista Super Pop. Bueno, quien dice uno dice un puñado de ellos. Y es que en aquellos tiempos donde la información escaseaba aquella revista era nuestra principal fuente de cotilleos acerca de esos actores y cantantes que a los mayores les daban más o menos igual (de hecho, una ardilla podría atravesar la Península saltando de póster de Johnny Depp en póster de Johnny Depp).

Cosas que tenías en los 90
Admítelo, tú también buscaste “pene”

Una enciclopedia. Me arriesgaría a decir que en los 90 casi todo el mundo tenía una en casa, ya que quedaban aún algunos años para la llegada de nuestra amada Encarta (y era más difícil que te pillaran con un trabajo copiado si lo escribías con un tono rimbombante). Lo mismo yo era la única gafotas que si se sentía aburrida cogía un tomo, buscaba algo y me pasaba media tarde como tonta leyendo batallas, castillos y amores históricos.

Cosas que teníamos en los 90
¡¡Con botón de rellamada!!

Un teléfono Teide (que, para vuestra información, es este que hay justo encima del párrafo). Yo creo que lo he visto en casa de todos mis amigos, además de en la mía propia, y el que lo tenía en rojo era el más molón del barrio. Por supuesto era de la época en la que llamar a casa de una persona del sexo contrario era todo un ataque de heroicidad por si te tocaba hablar con sus padres y responder a la típica pregunta:

-Hola, ¿está Juan?

-¿Padre o hijo?

Y te quedabas media hora pensando en si tu amigo tenía descendencia o no, aunque los dos tuvierais once años.

Imágenes vía Facebook de Alanis Morrissette, Wikipedia, Todocolección, HombredHojalata, Beat.

Artículo anteriorPor qué me gusta Peppa Pig
Artículo siguienteEl nuevo delito de acoso
Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Por dios!!! Que me parto de risa!! Yo tenía posters de la SuperPop en todas las partes de mi habitación.. creo que mis hermanas lo aborrecieron tanto que se perdieron parte de su adolescencia. Anoche mi hija pasó a casa de la vecina con un radio-cd en el que había pinchado un usb (es la versión moderna del tema) con sus hits del verano (los de una niña de 7 años). Y mi vecina me lo devolvió diciéndome que parecía el Príncipe de Bel Air!!!
    Geniales los recuerdos, Patch.

    • Ay lo de los posters da para un post por sí solo. Yo aún no tengo radios portátiles pero ya me veo a mi hija con el de fisher price por el mundo 🙂

      Beso!

  2. OoooH!!! Yo era de las que forraban hasta las carpetas con pequeñas fotos que me dedicaba a recortar de todas las revistas, sobre todo la Super Pop.
    Radiocassete!!! me encanta!! El mío era de doble platina!!! Y así podía grabar y regrabar y hacer mis propias mezclas de música para poner en el coche de camino al pueblo (12 horas daban para mucho).
    El teléfono, la moda, las enciclopedias, todo eso ha quedado desfasado… o no. A lo mejor vuelve y nos pega en la cara (espero que no que la enciclopedia pesaba lo suyo). Lo único que sé es que fue una grandísima época! 🙂

    Saludos

  3. levanto la mano porque yo no tenía la cinta 😛 jejejejeje, por lo demás… mi teléfono era rojo pero le faltaba el botón de rellamada… ainssssss no era el más molón del barrio 😉

  4. Aún recuerdo el momento de triunfo cuando en Tango y Cash salía el mismo modelo de radiocassette que teníamos en casa, un Sony monopletina de color dorado.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión