jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer ActualEl acoso sexual ya no es tabú: hablemos de ello con #Amítambién

El acoso sexual ya no es tabú: hablemos de ello con #Amítambién

Hace un par de semanas comenzaron a llegarme a través de las redes sociales testimonios de mujeres que denunciaban haber sufrido reiteradamente y a lo largo de toda su vida situaciones de acoso sexual o de abuso sexual. Algunas lo hacían en sus muros de Facebook, solo para sus amigos, otras en público desde su propio perfil, en el de otros o en Twitter. Y todas ellas tenían un mismo hashatag #Amítambién.

Buceando un poco por internet, en seguida supe que aunque el acoso sexual haya cobrado protagonismo y se haya vuelto a “poner de moda” contar nuestro testimonio en las redes sociales, en realidad se trata de una campaña de la maravillosa Leticia Dolera, una de las actrices españolas más comprometidas con la causa feminista, que se puso en marcha en febrero de este mismo año.

acoso sexual 03

Entrecomillo lo de “ponerse de moda” porque si algo caracteriza el acoso y el abuso sexual es su universalidad: se da entre todas las etnias, clases sociales, lugares y edades del mundo. Se dio en el pasado y se da en el presente, en lugares pobres desde el punto de vista económico y también en las potencias mundiales; se da entre gente sin recursos económicos y también entre los perfiles de personas más elitistas.

Quizá lo que se está poniendo de moda, y ya va siendo hora, es que la víctima deje de sentirse avergonzada y cuente sus “malos tragos” como un ejemplo de resiliencia y como un modo de concienciar tanto a hombres como a mujeres. Esto último es muy importante, porque no nos olvidemos que las mujeres, no solo tenemos un papel desgraciadamente “pasivo” en cuanto a este tema, en la medida en que nosotras, y especialmente las madres, tenemos un papel vital en la educación sin género de nuestros hijos y en la prevención de los abusos sexuales, algo de lo que ya hablamos aquí con notable éxito entre nuestras lectoras.

Lo que está claro es que se nos eriza la piel cuando en determinados momentos, como el resurgimiento de la campaña #Amítambién en redes, tomamos conciencia de la magnitud del problema. Cuando vemos a nuestras amigas que diariamente nos hablan de sus cosas del día a día, sus preocupaciones y desvelos, sus luchas… De repente, cuando las leemos así, contando su vivencia, las vemos desde “su otra cara”, la menos conocida, la que las convierte en mis heroínas. Las mujeres “normales”, que aman a sus parejas, a sus hijos, a sus amigos, pero que pierden el aliento contando relatos de micromachismos, de acoso callejero, de acoso sexual laboral o incluso de abusos sexuales.

acoso sexual 01

Sin embargo, y a pesar de lo útil que me parece la visibilización del acoso sexual para tomar conciencia de su desgraciado arraigo en nuestra sociedad, hay algo que echo de menos sistemáticamente en ese tipo de acciones, y es la presencia de ellos, de los hombres. Parecen no tener nada que decir.

Ante ese “hueco” de la mitad de la sociedad ante nuestros testimonios solo podemos pensar dos cosas: o bien nos acompañan desde ese silencio compasivo que tanto nos cabrea tan masculino o bien el silencio es el de quien se siente culpable o cómplice de nuestro dolor, de nuestro miedo, de nuestros complejos. Porque no lo olvidemos, el acoso sexual responde a un patrón de poder: quien se siente legitimado para violentar a una mujer sexualmente es porque se siente más fuerte que ella y/o se siente respaldado por la sociedad, por el resto de “la manada”.

¿Dónde están los #Yotambién que den sentido a nuestros #Amítambién?

acoso sexual 02

¿Dónde están esos hombres que en algún momento de su vida han sobado a una mujer en el metro o en el autobús, la han acorralado en el wc de una discoteca o en un concierto, le han dicho alguna grosería al verla pasar? ¿Dónde se escoden todos esos valientes que cuando un amigo suyo se propasa con una mujer le ríen la gracia o le dan palmaditas de admiración en la espalda? También queremos que ellos salgan a la luz, tanto los amigos compasivos que nos entienden como los que han sido culpables o cómplices a lo largo de su vida pero ahora han alcanzado un nuevo nivel de conciencia (¡bonus track!) Ambos son nuestra esperanza, la que da sentido a la conciencia feminista. Respecto de los que siguen pensando que somos sus trozos de carne… Mejor lo dejamos para otro día.

El sexo es divertido. No es la línea editorial de esta revista la mojigatería (nos conocéis de sobra y podría poner aquí enlaces de muestra para aburrir o “a cascoporro”, como dice nuestra Sara). Pero hay una palabra clave que es la llave maestra de toda interacción o relación sexual: el consentimiento. El juego tiene que ser divertido para ambos o no es un juego. Si no hay consentimiento, estamos ante un acosador y ante una víctima. Dos roles bien diferenciados que debemos saber distinguir a la perfección, revista el acoso la gravedad que revista. La víctima nunca puede ser culpable o la estaremos revictimizando.

No tengamos miedo a denunciar cualquier situación de acoso. Dejemos que se abra debate, que se conozca, que se discuta sobre ello. Preparemos a nuestros hijos para respetar el cuerpo de los demás por encima de todas las cosas. Preparemos a nuestras hijas para saber decir no. Y que nadie nos haga callar la boca. Nunca. Que gritar #Amítambién no sea bajo ningún concepto tabú.

Fuente: Unsplash

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Pues sí, vayamos hablando ya con nuestros hijos. El otro día me contaban mi hija y un par de amigas suyas que un niño del cole (dos cursos mayor que ellas, el niño está en 5º, 10 años) había tocado el culo a algunas niñas. Pero no tocar el culo o dar una nalgada, peor. Meter los dedos entre las nalgas, como apretando el ojete. A mí eso me escandalizó, ellas se reían. Me puse seria y les expliqué que no deben dejarse hacer eso, que lo que hace ese niño está mal, que si lo vuelven a ver haciendo eso tienen que avisar a alguna profesora. Con mi hijalo he hablado ya en otras ocasiones, pero habrá que seguir porque de momento les daba risa, a ellas y a ellos, los amigos del niño en cuestión.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.