miércoles, mayo 18, 2022
InicioReivindicamosEducar sin género

Educar sin género

educar sin género

¿Es posible educar sin género? Se acerca Carnaval y, de nuevo, se aviva la polémica en torno a los disfraces y aquello que les rodea. Desde los disfraces de “enfermera sexy” que podemos encontrar en el chino de turno, y que, a mayor cabreo, presentan una foto de cuerpo de mujer y cabeza de niña, al cartel para la candidatura de la reina infantil del Carnaval de Tenerife, con una niña que más parece una mujer, todo confluye en una hipersexualización de las niñas completamente intolerable. Como señala Alba Alonso, fundadora de Real Kiddys, en su artículo Hipersexualización infantil en los carnavales publicado en su web:

Los carnavales son una época en la cual se presentan gran cantidad de estereotipos que dañan la imagen que tanto niños como niñas tienen acerca de los diferentes sexos.”

Las cosas, por suerte, están comenzando a cambiar. La propia Alba desde Real Kiddys en colaboración con Madresfera, la plataforma que aglutina más de 3.000 blogs de madres y padres, dio impulso al cambio con su iniciativa #soyquiendecide que promueve juguetes no sexistas. Y a las madres y padres cada vez les chirrían más cosas como estas.

educar sin género 2

Educar sin género

Recientemente se ha dado a conocer el I Estudio Imaginarium de Educación y Género que pone de manifiesto que casi el 99% de los padres están concienciados acerca de la necesidad de educar sin género. De hecho, el 80% de los encuestados reconoce haber comprado juguetes o disfraces que tradicionalmente se identificaban con el género opuesto al de su hija o hijo. Un dato del que congratularse que pone de manifiesto un avance importante en el pensamiento de este país.

No obstante, ese mismo estudio también recoge que, conforme las niñas y los niños van cumpliendo años, los roles de género se refuerzan. De esta forma, las niñas comienzan a elegir cocinitas y muñecas, mientras que los niños se decantan por juguetes de acción y coches.

Profesiones deseables

Sí, esto de educar sin género está muy bien, pero ¿qué profesión queremos realmente las españolas y españoles para nuestros hijos e hijas? El estudio se cuestiona sobre ello y arroja unos datos no tan esperanzadores. Pese a la conciencia a la hora de comprar juguetes, quienes tienen hijos preferirían que se dedicaran al deporte profesional, la robótica o la ingeniería; mientras que quienes tienen hijas hablan de danza, enseñanza o diseño. Algo que pone de manifiesto una discrepancia importante.

Asimismo, entre las conclusiones que arroja el citado estudio, encontramos que en la elección de extraescolares, pese a dejarse en mano de niños y niñas, prevalece el perfil del género. Ellos eligen practicar hockey, fútbol o baloncesto; ellas, gimnasia rítmica o patinaje.

Educar sin género 3

¿Es posible educar sin género?

Por tanto, ¿es posible educar sin género? Con los datos de este estudio en la mano podríamos decir que, en la actualidad, es muy difícil. En cuanto los peques empiezan a crecer hay algo que se nos escapa de las manos. Desconozco si se trata del miedo a no encajar, de la conciencia grupal, del machismo que empapa todo lo que nos rodea, pero el dato está ahí: un 42% de los padres y madres encuestados cree que su hijo o hija sería objeto de burla si llevara al colegio un objeto que no se correspondiera con su género.

No obstante, ¡no perdamos la esperanza! Las grandes revoluciones comienzan con pequeños pasos. Sigamos caminando hacia la educación sin género, puede que no la encontremos de golpe, de un día para otro, puede que tengamos que esperar y que no sean nuestros hijos e hijas quienes la alcancen, sino los suyos.

Lo que parece claro es que si no perseveramos en esta línea, perpetuaremos la anterior. Y de esa ya hemos tenido demasiado.

Imágenes: Imaginarium.

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Muy buena reflexión Let… pues como te decí en FB: No creo que se pueda educar sin género, y tampoco creo que se deba, el género es parte de la identidad de cada persona. Sabes que soy partidaria de la llamada igualdad, pero de la igualdad de derechos y deberes. En roles que no dependan del género, eso sí, pero en educar pensando que no existen las diferencias, no. Porque existen, más allá de los roles, no somos iguales y ya, eso es una verdad como una catedral.
    Por otra parte, creo que la segunda pregunta existencial que nos hacemos los humanos es quién soy/qué soy.
    La pregunta 1ra.¿Soy una persona independiente de mi madre?
    Y la 2da ¿Soy niña o niño?
    Mi hija me preguntó hace muy poco: ¿a mí por qué nadie me preguntó si yo quería ser niño o niña? ¿por qué los chicos no pueden maquillarse ni usar tacones como nosotras?
    Sé que esas preguntas vienen porque la sociedad tiende a limitar los roles de acuerdo al género con el que nacemos. Y nosotros la hemos críado sin reforzar esas limitaciones. Sin embargo, una vez que entra en el sistema escolar, la realidad la ha hecho cuestionarse la libertad de lo que “puede” hacer/ser.

    Un abrazo desde Budapest

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo