sábado, noviembre 27, 2021
InicioLifeStyleCariño, ¿te gusta tu escroto?

Cariño, ¿te gusta tu escroto?

Cariño,

Vaya por delante que a mí me encanta -¡qué digo me encanta!… ¡me requetechifla!-  tu escroto pero, entre tú y yo, ¿tú te sientes satisfecho con él? Lo digo porque me he enterado -no me preguntes cómo ni por qué, pero ya te advierto que mis amigas no han tenido nada que ver- de que existe una operación de cirugía estética en la que, con un poquito de bótox en «salva sea la parte»,  los susodichos se te quedan tersos y suaves como el culito de un bebé.

escroto

¡Vamos! que a ti te inyectan la toxina botulínica esa, que viene a ser la misma que le dejó a Meg Ryan la cara como un pan, y durante seis meses te olvidas de los kiwis revenidos de siempre para lucir una entrepierna que ni Javier Bardén en Huevos de oro. Aunque sí, de oro podrían ser, porque teniendo en cuenta que el tratamiento cuesta más de 3.000 euros, ya podrían ponerte al menos un huevo de Fabergé. ¡Mucho uso le vamos a tener que dar al invento para que nos salga rentable!

Que conste que a mí el dinero no me importa. Si las mujeres se aumentan el pecho, se reconstruyen el himen como la Sabater o se blanquean el ano, si tú quieres alisar tu escroto ¡no vas a ser menos! ¿acaso no intento yo estar a la última y mantener mis pendejitos acicalados? Pedimos cita para un Scrotox de esos y ¡listo! No vamos a escatimar. Eso sí, tendremos que ir al extranjero, porque aquí en España lo del bótox dicen que solo está permitido para el tercio superior de la cara, para las arruguitas de expresión, que en el resto del cuerpo no tienen muy claro si sus efectos son del todo buenos y ya sabes, que con las cosas del comer no se juega. Así que tendremos que ir Estados Unidos -que es donde inventan estas cosas modernas- o Gran Bretaña antes de que cierren las fronteras, a ver si después nos van a acusar de hacer turismo médico o esas cosas que hacen los guiris cuando vienen a España ¿Sabes que en Inglaterra la demanda de estas operaciones se ha duplicado en el último año? Y esa gente, de eso, tiene que saber un rato largo.

Yo ya sé que tu eres muy aprensivo en todo lo que a tus partes nobles se refiere, pero estate tranquilo que me he informado bien y eso doler, no duele. Unos pinchacitos subcutáneos aquí, otros allá y, tras cincuenta picotazos, el músculo se relaja, el pellejito se estira y ¡voilá!: te quedan los coj**** como los del caballo de Espartero.

Aunque aquí, la verdad es que yo hay algo que no acabo de entender, porque si los testículos parecen más grande, por pura proporción… ¿no parecerá tu pene más pequeño? Y, en conjunto ¿no quedará aquello como un par de colgajos? ¡Ay, cariño! ¡Piénsatelo bien! ¡Qué la gravedad es una cosa muy mala! Y, además nosotros esa fase ya la tenemos superada: ¡Con las horas de terapia que nos ha costado convencerte de que tu pene no es pequeño sino… resultón!

Me han contado que, además, el bótox ese evita sudoraciones, ¿servirá eso para tí que todo «te la suda»?

He de decirte, eso sí, que la cosa solo dura seis meses… y, lo que es peor, que las seis primeras semanas no podrás hacer uso del invento. N-I-N-G-Ú-N-U-S-O. Así que no se si te saldrá mucho a cuenta, que a ver quién te aguanta en plena cuarentena. Seis semanas son muchas semanas y tú dices que el deposito hay que descargarlo de vez en cuando para que no te dé el estrés. ¡Seis semanas! ¡Qué barbaridad! ¿No será todo un engaño y lo que sucede es que, de tanto retener los soldaditos, no es que el botox te estire nada, sino que se te congestionan los huevos y parecen más lisos, más grandes y más de todo? ¡Ay, cariño! que tenemos que enterarnos bien, que a ver si nos van a engañar y eso acaba explotando sin esas descargas terapéuticas de las tuyas.

Y total, ¿pa’qué? ¿para que cuando te rasques cada mañana los notes más grandes? Porque ver, lo que se dice ver, a simple vista, poco se aprecia y a mí, que soy la que los cato en directo, me valen así, peludillos, arrugados y manejables.

Si tú fueses joven y estuvieses en el mercado, pues sería otra cosa. Hay que mantener una reputación y uno lo hace como inversión de futuro, que una vez que se corriese la voz de que el Paco los tenía grandes, te lloverían las pretendientas. Pero a tus años… ¡yo no lo acabo de ver claro!

Nota: El scrotox es una de las últimas tendencias en cirugía estética masculina. Durante la operación, se inyecta de forma subcutánea bótox en el escroto con el fin de que la piel se tense y los testículos parezcan más grandes. El efecto dura entre cuatro y seis meses, de los cuales, las seis primeras semanas, el paciente no puede utilizar sus genitales para ningún tipo de práctica sexual. La operación solo se practica legalmente en Estados Unidos y Gran Bretaña. Los primeros datos apuntan a un elevado índice de insatisfacción en los pacientes que se someten a ella.

Imágenes: Pexels y Pixabay

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Jajajaja me encanta que después de andar perdida por mucho tiempo, lo primero que leo sea esto!!!
    El Chico trabaja en esta área (Botox, no escroto) y te quedarías loca de la cantidad de lugares donde la gente se lo pone, lo que pagan y la cantidad de inyecciones requeridas para conseguir el resultado deseado.
    Por mi, los huevos me gustan cómo están y me preocupa que el Botox les quite sensibilidad (y sabiendo jugar con ellos la sensibilidad es genial).

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!