martes, octubre 26, 2021
InicioLifeStyleCuestión de elección

Cuestión de elección

El miércoles pasado publicamos un post colaborador que gustó muchísimo a juzgar por las visitas que ha recibido. Nuestra lectora Maggie compartió con nosotros en «Singlemoms: (no) hay esperanza»  su experiencia con los hombres y sus sentimientos en torno a una crianza que decidió afrontar en soledad, aun asumiendo lo mucho que le hubiese gustado que las cosas fuesen de otra forma. Fue un post sincero y valiente, de esos que no dejan indiferente.

Repetimos, nos contó SU experiencia con los hombres, sin generalizaciones ni axiomas extrapolables al orden universal.

Sin embargo, podemos entender que su historia puesta negro sobre blanco se perciba con otro prisma cuando es un hombre quien la lee. Un hombre que a su vez arrastra su propia mochila de experiencias, de decepciones y de sueños truncados.

Nuestro lector Julio nos ha mandado su historia que de alguna forma es una contrarréplica a la que compartió Maggie. Creemos muy oportuno hacer un hueco para ella en nuestro Magazine, porque este es un espacio especialmente pensado para las Mujeres y Madres, pero eso no significa que no tengan cabida los hombres. Al contrario, a estas alturas tenemos muy claro que los estereotipos no son más que eso, generalizaciones absurdas. Y por eso hoy sentimos que este post, aunque pueda levantar ampollas, es también necesario. Lo que somos no es cuestión de género, sino de nuestras propias elecciones.

 

La historia de Julio

Tengo 39 años, estoy divorciado y tengo un hijo, y si es una cuestión de visión, no es que tenga mal ojo para las mujeres, es que estoy peor que Polifemo tras su visita al oculista Odysseo. Hasta aquí todas las coincidencias con Maggie. Por lo demás, mi vida ha debido transitar por un universo paralelo separado cuánticamente del de Maggie, porque de esas mujeres “majas” de las que dice formar parte, ¡ni rastro!

Primera aseveración: los machos alfa son producto directo de madres Beta. La mía sin ser una “modelna” no lo era. Yo paso el aspirador en mi casa, plancho, friego, limpio baños y gateras si es preciso, incólumes ante la prueba del algodón. Me encanta cocinar, y aún no he conocido mujer que me supere en ese “campo del honor”.

Fui un bon vivant y disfruto de la vida y he conocido bisectrices humanas de todo el orbe europeo occidental, con sus dos mentalidades germánica y latina. Me casé con una y conviví con la otra.

Y debo decirles señoras que las diferencias fueron nulas. Ellas eran mujeres que salían de relaciones como las de las clientas de Maggie, y aparecí yo, cargando sobre mis hombros el peso de todos sus deseos y anhelos como un forzudo de feria, cubriéndolas de caricias, de cariño, de zalamerías, fijándome en cada detalle y otorgándoselo, sin que ningún esfuerzo o sacrificio fuera suficiente para verlas sonreír, complicados retos que harían palidecer de vergüenza por falta de ocurrencia a los guionistas de las pelis de Misión Imposible, cubriéndolas de flores y poemas, haciéndoles sentirse únicas… Y a cambio si les servía la luna en bandeja, me pedían Marte y de malos modos, y mis deseos y anhelos, mis necesidades, sencillamente no existían, y mi persona quedaba anulada, convertido en una especie de esclavizado genio de los deseos.

triste

Hablemos ahora de mujeres  independientes, fuertes y luchadoras, en los dos casos que me refiero ambas sendas  tenían trabajos estacionarios de los que no se podía vivir. ¿Por qué? Muy sencillo, las posibilidades de trabajo (y eran abundantes) no las «llenaban», o no las dejaban desarrollarse personalmente, o escoja usted otra excusa. Y mientras yo bailando todo el día con las feas cifras financieras, currando en un banco, cargando con todo el peso económico de la pareja, cuando uno nació con sangre machadiana en las venas.  Aguantando además los gritos histéricos de las “comadres”, que me llamaban al trabajo para que fuese a casa, porque se aburrían. “Perdóneme jefe, que me marcho a mitad de jornada y dejo todo manga por hombro, porque mi mujer/novia se aburre”. Y además de no aportar, exigencia máxima a la hora de gastar.

Ni hablemos de la “Santa Higiene”. Literalmente en ambos casos de “chicas de hoy” la inmundicia nos devoraba, un palo de gallinero al lado de nuestro habitáculo relucía como un anuncio de Porcelanosa de la Preysler, y ellas tan felices s ino tomaba yo la iniciativa y la fregona, y por supuesto aquellos actos de limpieza que les provocaba repulsión corrían siempre de mi cuenta (léase limpiar el WC entre otros).

¡Hábitos! ¡Los del monje! Siestas del borrego y las que no, sedentarismo y falta general de entusiasmo, envidia de los conocimientos y habilidades de su pareja. En cuanto a aficiones, cine, viajar, leer, solo existían unos gustos, ¡los suyos! Los míos eran anatema y causa de cisma cuanto menos.

Ni que hablar de lo maternal y familiar, a una no le tembló el pulso de quitarle un hijo a su padre y un padre a su hijo. Para estar con mi hijo he hecho tantos kilómetros como para ir a Júpiter y volver, y no habría llamas suficientemente altas en el infierno que no atravesara por él, ni la misma muerte me lo impediría. La otra se atrevió a despreciar y maltratar psicológicamente a un niño de cuatro años que la adoraba e idolatraba. Yo no he hecho ninguna estadística como Maggie, para decir que estadísticamente la cosa está muy mal, pero trigo limpio nunca he hallado, ergo mi estadística es 100% malas.

sunset-743429_1280

Acabemos hablando de sexo. Ese jeroglífico sin piedra roseta. Mi entrepierna parece una nave Apolo a punto de explotar para orbitar, si mi amante se retuerce de placer aullando como una posesa mientras le devoro el “pilón”, ni que hablar tiene lo maravilloso que debe resultar a un hombre normal, ver retorcerse de placer a su amante, ahogándose en gemidos, cuando tus dedos se deslizan y juegan con sus labios de venus, hasta que parece que has sumergido tu mano en un manantial. Pero también aquí una montaña de excusas, que escritas acabarían con toda la industria papelera del Amazonas. No tengo ganas, no me encuentro de ánimo, se ha muerto mi cucaracha favorita, etc…. Y luego cuando hay ganas muyyyy incentivadas, rutina de calcetines, al acostarse o al levantarse, por mucha comunicación que haya, y a pesar de que le has comprado lencería, de que te gustan los juegos, las posturas, si tiene unas maravillosos pechos y quieres «cubanear» con ellos, eres un egoísta, que si eres un fetichista de determinadas partes del cuerpo, se quedan frías como de madera …Y sino cuando te han enviado a las galeras del onanismo y un día se levantan con el vientre como un volcán, pero resulta, que el día anterior te has caído por las escaleras, y llevas escayolado hasta el epiglotis, pero eso no es excusa, ¡faltaría más! Ellas están que arden, ante ti con su chándal o su pijama, sus pantuflas, su pelo destartalado y traspirando olor a ajo o cebolla (¡superlujuria ataca de nuevo!) y tú no estás cumpliendo, ¡no eres un hombre viril y tal!

Todo esto que aquí he narrado, señoras,  no quiere decir que piense que todas las mujeres, ni siquiera la mayoría sean así.

Como epílogo decir que somos prisioneros de nuestras elecciones. Si nuestra amiga Maggie solo escoge castigadores macho alfa, debe apechugar con sus elecciones, aprender de sus errores y cambiar sus criterios de elección. Y no juzgar a la mitad de la raza humana por una razón de género, como si fueran zurdos en la edad media. Nosotros somos los responsables de nuestras vidas y nuestros errores, que son hijos de nuestras elecciones y al final todo es ¡solo cuestión de elección!

Artículo anteriorNavy Forever
Artículo siguienteAdicción al móvil, desafección a la piel
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. ¡Wow, Julio…! ¡Menudo desquite!
    El párrafo final es apoteósico. Todo (o casi) es consecuencia de nuestras decisiones así que… ¿a quién nos lamentamos? (Pregunta retórica. No se ntienda como provocación).

    Supongo que «hacerse mayor» implica apechugar, aceptar y dejar de lanzar balones fuera porque lo que nos pasa, en gran medida (no vamos a generalizar), nos lo hemos labrado nosotros mismos.
    Espero que en breve la vida te plante frente a alguna fémina que altere ese cómputo hasta ahora tan negativo. En serio, suerte en próximas elecciones.

    Y con esto y un bizcocho, me voy «pa casa» a dejar de lloriquear y a hacerme una mujer (más o menos) responsable de mi destino.

    Gran contribución. Siempre son buenos los contrapuntos. Ayudan a equilibrar la balanza.
    Un saludo.

  2. Insisto, y esto es igual para hombres y mujeres: hay esperanza. El problema que tenemos es que solemos tropezar con el mismo perfil de persona una y otra vez. A veces «hay que darse una nueva oportunidad» con personas que, a primera vista, no te atraen a, 100%. Y, sobretodo, conocer, conocer, conocer MUY BIEN. A la persona antes de meterse en cuestiones sexuales. Porque, aunque suene antiguo, una vez te metes en temas de camas cuesta centrarse en los que realmente importa que es si te conviene o no la persona.

    • Bueno llamame raro pero a mi lo que no me deja centrarme son las cosas del corazón, no de la cama! Es decir cuando te enamoras de una persona te niegas a ver la realidad, verle los defectos o aquellos impedimentos insalvables para la relación. Porque por conocer nunca acabamos de conocer a nadie por mucho con vivas con alguien, además es la pescadilla que se muerde la cola, como vas a conocer a alguien si no te implicas y comprometes con esa persona al máximo! Es complicado! Un abrazo!

  3. ehhhhhhhhhhhhh¡¡ Después del relato acabar con un epílogo así de simplón resta puntos al texto (demasiado adjetivado en mi opinión).
    Pues claro que solo nosotros somos responsables de nuestras decisiones, un «yo mismo con mi mecanismo»……PERO: y que hay del proceso mismo que conlleva tomar una decisión??….Y me da igual que hablemos de elegir una mujer/hombre, alfa, beta, gama o como quieras llamarle. Ya hablemos de cambiar de trabajo, de piso o de familia….incluso de tener un hijo.
    En cada toma de decisión entran en juego los vaivenes del pensamiento, esos que hacen que estemos permanentemente moviéndonos en la cuerda floja….
    Está claro, desvelar los enigmas que encierra nuestro inconsciente nos llevará seguro a un viaje no exento de escollos…Pues eso es DECIDIR…Saludos.

    • Champion! Justo eso es lo que busca el epílogo! Generar un coitus interruptus en aquellos que esperan un final explosivo y ofensivo con una frase de Schopenhauer! Porque no es cuestión de hombres o mujeres sino de personas! Y sino te gusta la sobre adjetivación buscate un trabajo de crítico literario » Quevedo» Jajajaja! Un abrazo

      • JULIO….
        DECIDIDO …nunca está de mas disculparse con el otro, y así lo hago, por el comentario de la adjetivación:
        y ….como diría Garcilaso (Discúlpame si no sigo tu propuesta Quevediana)
        ….

        teniendo miedo que si escribo o digo
        su condición, abato su grandeza;
        no bastando su fuerza a mi crudeza
        ha esforzado la mano a mi enemigo.

        Y así, en la parte que la diestra mano
        gobierna. y en aquella que declara
        los conceptos del alma, fui herido.

        Mas yo haré que aquesta ofensa cara
        le cueste al ofensor, ya que estoy sano,
        libre, desesperado y ofendido.

        Saludos…

        • Sombrero, capa y sayo a tus pies postro por contestarme con Don Garcilaso de la Vega quien fuera soldado – poeta y fiel amigo del gran general Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, y que tomó prestados para elevarlos a la mas dichosa de las gracias los sonetos que trajo a la vulgata de Castilla desde Napoles el catalán Joan Boscà! Gracias por contestarme de tan grata manera, pues aunque me alimento y vivo por las normas de pitagoras a los caudales aplicados, respiro o más bien lentamente muero por el transcurrir de los versos de Homero!

  4. Querido Julio,
    En primer lugar te agradezco que te hayas tomado la molestia de escribir una respuesta-reflexión tan elaborada. La verdad es que los dos tenemos un «ojo clínico» a la hora de escoger pareja…
    Pero tengo que decirte que efectivamente vivimos en mundos paralelos. Cuando yo hablaba de «mujeres fuertes, independientes y luchadoras» no me refería al tipo de mujer que describes y que dices haberte encontrado. Yo hablaba de mujeres trabajadoras, que sacan adelante a su familia y cuidan a sus hijos con mucho amor. La mujer del Siglo XXI a la que me refería, se ducha cada día, no necesita que su marido vaya a entretenerla, se auto financia y NUNCA maltrataría a un niño ni le privaría de nada.
    En lo que si te voy a dar la razón es en que cada uno somos responsables de nuestras elecciones, por eso tengo buena relación con mi exmarido, porque yo lo escogí y me equivoqué como pareja, pero no como padre de mi hijo.
    No voy a comentar la parte extensa que dedicas al sexo, sólo decirte que si a estas alturas a mi me proponen «cubanear» entre otras cosas, saldría pitando. Creo que me has inspirado a escribir otro artículo: Cuánto daño ha hecho el porno…
    En fin, buena suerte en la búsqueda de tu Afrodita.
    Maggie

    • Jajajaja me has dado una alegría Maggie querida! Mi » Anticato» no buscaba el enfrentamiento, pero no voy a negar que me encanta el acicate de la pelea (lease los duelos dialécticos e de ingenio). El » cubanismo cubaneante» era solo una respuesta a tu exigencia no cumplida de amorramiento piloniano, por lo demás el sexo como todo en las relaciones duales para ser satisfactorio y tener continuidad debe ser un » quid pro quo», tu atiendes mis fantasías, yo atiendo las tuyas! Nada que ver con el contorsionismo del porno, a estas edades nuestras ineludiblemente aburrido por repetitivo y absoluto y completamente carente de imaginación. En mi caso (hablo por mi, no por los hombres alfa, beta, gama, y así hasta la omega del helénico alfabeto, hombres del siglo que escojas) y en este tiempo y experiencia mi instrumento fundamental para disfrutar del sexo son : MI CEREBRO Y MI CORAZÓN , es la materia gris y los sentimientos, lo que me hacen sentirme realizado en el sexo, siendo mis órganos sexuales solo un instrumento para ello, . No es este foro para entrar en detalles de prácticas, usos y fantasías de cada cual, pues si lo fuere, no dude vuesa Merced que entraría en materia. Me agrada tu prosa aguerrida querida Maggie, si bien me resulta falaz e incomoda ( es una apreciación personalisima) determinada postura de autoridad moral que tomas, solo te falta decir que Dios se sienta a la derecha de las mujeres del siglo XXI ( calificación con la cual se genera una valoración comparativa negativa, tal vez inconsciente por tu parte, hacías las demás mujeres de otros tiempos), pues yo no veo mujeres de ningún siglo, solo veo personas, hombres y mujeres con sus eternos fallos y contradicciones, ni mejores, ni peores solo humanos. Y si quieres hablar desde la paridad, el respeto y la admiración en tu imperfecta condición humana la misma que yo detento, aquí me tienes! ECCE HOMO! Un fuerte y cálido abrazo que te lo mereces!

    • Mamá en Bulgaria cariño a un hombre que sabe escribir, no, a una persona que sabe escribir! Ese es el quid de este asunto, o como diría Quim Monzó » el perque de tot plegat». En fin gracias por tus palabras!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp