jueves, mayo 19, 2022
InicioReivindicamosEl feminismo necesita un plan de rescate

El feminismo necesita un plan de rescate

En la era inmediatamente anterior a las redes sociales, el feminismo era cosa de unas pocas mujeres comprometidas e involucradas en instituciones, partidos políticos y asociaciones. El común de nosotras era comúnmente ajena a sus reivindicaciones pero sí beneficiaria de las mismas. Académicas, psicólogas, escritoras y políticas conformaban lo que se entendía por feminismo. A ellas ahora, teóricas históricas del movimiento, se les ha relegado al llamado “feminismo institucional”, que se nombra no pocas veces como sinónimo de feminismo rancio parapetado en la burocracia y únicamente interesado en justificar su propia existencia para rentabilizar sus subvenciones, en rellenar sus “cupos” de género y de incitar odio o al menos una constante sospecha sobre el hombre como género causante del patriarcado opresor de las mujeres.

Sin embargo ahora cualquiera con un teclado en la mano se siente “feminista” o por el contrario, legitimado para criticar el feminismo.

rescatar el feminismo 01

El movimiento se está tergiversando, subvirtiendo su propia esencia. La existencia de diferentes corrientes dentro de la tercera ola del feminismo, y dentro de ellas, la fuerza mediática de ciertas personas con un pensamiento que no pocos tachan de radical hace perder mucho tiempo en debates dentro del seno del propio feminismo a personas que están de acuerdo en lo básico, en los objetivos prioritarios del movimiento y en los fines que se persiguen. Y el drama es que el tiempo que se invierte en discutir cuestiones de forma o menores no se dedican en la construcción del futuro.

Recientemente hemos sido testigos de la última muestra de esta terrible tendencia con la polémica suscitada primero por el caso Weinstein y el hashtag #MeToo, y posteriormente, con la reacción desde el otro lado concretada por el Manifiesto firmado por un grupo de mediáticas mujeres procedentes del celuloide y la intelectualidad francesas.

Las mujeres del manifiesto defienden que para la libertad sexual es imprescindible “la libertad de importunar”. Efectivamente atacan que cierto sector del feminismo (volvemos al asunto de las diferentes corrientes) se ha erigido en “guardián de la moral”, tanto de los hombres como de las mujeres, para decidir qué prácticas de cortejo, qué posturas sexuales, qué tipo de ropa y qué tipo de conductas están permitidas para la buena feminista y el buen hombre “aliado” de la causa.

Sin embargo, aun estando de acuerdo en que todo tipo de moralina sobre la libertad sexual no deben tener encaje en el feminismo, también es cierto que hay que andarse con cuidado en qué se entiende por “libertad para importunar”. No es lo mismo decir un piropo y darse cuenta ante el desagrado de la mujer que no es bien recibido, que tocar un pecho sin que haya habido ningún acercamiento ni ninguna muestra previa de deseo por parte de la mujer. La libertad de importunar deberá ser proporcional a las señales emitidas por el sujeto pasivo de la acción. De esa forma, se puede provocar un malentendido, quizá una situación incómoda o desagradable, pero nunca una situación de abuso o acoso sexual. Bajo la libertad de importunar no debe caber nunca el abuso de poder ni debe ser contrario a la libertad sexual de la mujer.rescatar el feminismo 02

En mi carnet de feminista pone que la libertad sexual es un derecho inherente a toda persona, hombre y mujer, como una suerte de frontera inquebrantable que nadie pueda sobrepasar en ninguna de sus facetas. No necesitamos educación moralista ni puritana que diga a los hombres lo que no pueden hacer en abstracto y que diga a las mujeres qué es lo que no deben tolerar o desear, de igual forma en abstracto. En sencillamente inútil. Necesitamos educación en ambos sentidos para saber lo que queremos en esta materia, ser contundentes al expresar nuestros deseos y nuestros rechazos, y exigir respeto por nuestras elecciones.

Sin embargo, me estoy alejando del objetivo de este post que no es otro que mostrar mi desesperación cuando veo que tantos cerebros documentos y dotados de enorme sentido común vuelcan sus enormes potencialidades, no en discutir los límites de la libertad de importunar de unos frente a la libertad sexual de otros (lo que es en sí mismo un fecundo campo de nuestra vida social en la que el feminismo tiene mucho que decir), sino en debates estériles y profundamente polarizados donde parece que solo cabe ser una feminazi radical que victimiza a las mujeres y odia a todos los hombres o una mujer liberada sexualmente, que critica el feminismo y se vanagloria de que la llaman “amiga de los hombres”. Como si ser amiga de los hombres fuese incompatible con ser feminista, como si ser hombre fuese incompatible con creer en el feminismo.

rescatar el feminismo 03

Me enerva los debates de este estilo porque se basan en extremos y argumentos maniqueos que solo consiguen desviar nuestra atención del verdadero foco de atención que es la lucha por la igualdad y debatir por los verdaderos problemas de nuestra sociedad, problemas de género que afectan tanto a hombres como mujeres, que nos hacen víctimas de roles caducos, prejuicios limitadores de nuestras potencialidades y clichés trasnochados, y en los peores casos, esos problemas son el caldo de cultivo en el que se construyen abusadores y víctimas basados en esquemas sociales históricos de poder y dominación. Si queremos acabar con esto, los debates han de ir dirigidos a buscar alternativas, proponer modelos y cambios, en definitiva, a construir. Quien se toma el feminismo en serio tiene que escoger ese camino. Cualquier otro, se diga desde la palestra que se diga, solo lleva al hundimiento de su propia esencia. Rescatemos el feminismo.

Imágenes vía Unsplash

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Elena on