sábado, octubre 23, 2021
InicioMujer ActualLa gestión de los conflictos y las etiquetas ideológicas

La gestión de los conflictos y las etiquetas ideológicas

Una disputa entre dos personas. Un espacio, un tiempo determinado y un conjunto ilimitado de escenarios posibles a partir de ellos.

Así de compleja es la gestión de conflictos. Puede que arrastres una controversia con un vecino durante años y años, y sus límites estén perfectamente delimitados. Ambos tenéis claro que el asunto solo os implica a vosotros, con un claro motivo que os lleva a unas determinadas reacciones e interacciones mutuas. Pero de repente uno cruza una frontera que el otro considera inquebrantable, aparece un tercero en escena o cambia alguna de las variables posibles y, de pronto, todo cambia. Lo que era simplemente un conflicto entre vosotros salpica a los vecinos que son citados como testigos del altercado, a la policía, a jueces y a abogados, a las parejas de ambos o a los hijos, a dos amigos comunes que no se sabían “comunes”, al tío de uno que es el empleador del otro… De repente, la maraña se desorbita y, ante el conflicto privado, parece que cada persona que se ha visto implicada de alguna otra forma, solo tiene una opción: tomar partido.


gestion de conflictos

La equidistancia

La equidistancia puede ser explicada como la característica que define a un punto que se mantiene a la misma distancia de otros. Llevado el concepto al campo de lo político o incluso de la ética, debería ser esa posición neutral que implica no tomar partido.

Lo cierto es que explicaba en una entrevista muy bien el autor de “Patria”, Fernando Arumburu, que la equidistancia es un concepto tramposo puesto que se anula a sí mismo. Si lo que pretende definir es que una persona guarda una distancia, la misma, respecto de un bando y respecto de otro, es porque esa persona no toma en consideración que pueda existir “algo” más allá de esos otros dos bandos. La neutralidad en la gestión de conflictos pasa siempre por hacer de ellos una lectura radical o polarizar el debate: en puridad solo se puede ser verdaderamente neutro si se identifican dos polos opuestos, sin matices.

Esto es perfectamente trasladable al ámbito de las relaciones interpersonales: cuando dos amigos tuyos discuten entre sí y llegas a entender las motivaciones de cada uno, te gustaría permanecer al margen del conflicto, seguir estando ahí para ambos manteniendo una fría equidistancia amistosa, como un brazo amigo siberiano. Pero lo cierto es que en la mayor parte de las ocasiones eso no es posible: uno de los dos acaba retirándose de tu lado al sentir que tu cercanía al otro es mayor.

No existe la equidistancia porque si hay bandos, no hay neutralidad posible.

gestion de conflictos

Los códigos morales

Otro asunto curioso es el tema de los códigos morales o utilizando el neologismo en boga, los packs ideológicos. Defendemos a capa y espada la neutralidad moral como si fuese un atributo deseable, pero a la vez etiquetamos las conductas y opiniones humanas para clasificarlas en un determinado club: esa es una «progre», este es un derechón, esta en una feminazi, este es un opresor patriarcal posmachista. Tachamos las incoherencias de cada uno, si alguna de sus conductas u opiniones no entra dentro del pack ideológico en el que le hemos introducido, para posteriormente, manipular sus supuestas contradicciones y extenderlas al grupo al que en teoría pertenece como quien dice “el feminismo es contradictorio” para señalar la supuesta incoherencia de una persona con nombre y apellidos.

Y ojo, todo esto como si fuese algo intrínsecamente malo. Sin embargo, las incoherencias son propias del ser humano, y tan deseables como que el mundo siga girando y moviéndose. Sin giros copernicanos no hay días ni noches, ni estaciones, ni vida, ni cambio, ni evolución. En nuestras propias contradicciones está el cambio, la sana crítica y el pensamiento revulsivo que nace del contraste, de la fricción y del debate.

Y la diversidad, ¿qué?

Me resulta profundamente paradójico cómo en el momento en que se ha democratizado el acceso a fuentes de información diferentes, alcanzándose una supuesta pluralidad informativa, esté más en boga que nunca el pensamiento único (packs ideológicos) que llevan a una sociedad binaria (los malos y los buenos; nosotros y vosotros), obviando por lo tanto que si algo define el criterio humano es su fractalidad. 

Ocurre por ejemplo con el terrorismo islámico, desgraciadamente en boca de todos por el atentado ocurrido en Barcelona recientemente. Cuesta encontrar posturas intermedias, conciliadoras y ponderadas. Decir que todos los islamistas no son terroristas resulta hasta ofensivo por obvio (qué decir de esa gente que confunde musulmanes con islamistas y a estos últimos con los terroristas). Pero se aprovecha un dramático atentado para cargar contra toda una comunidad y, de paso, para imponerles lo que deben pensar y decir, erigiéndonos -algunos occidentales- como tutores morales de la humanidad con el «o están con nosotros o están con ellos». Pues no. Puede que no les guste nuestra cultura ni nuestra forma de pensar. Y pueden querer vivir entre nosotros manteniendo su religión y sus costumbres (siempre que estén dentro de la legalidad). Y eso no les convierte en cómplices de ninguna masacre ni tienen que pedirnos permiso para respirar.

Nuestro grano de arena

gestion de conflictos

El terrorismo no se llama casualmente así. El terrorismo no solo causa terror, sino que se nutre de él, se expande allí donde crece el miedo, el recelo y el odio. Y en este hábitat el pensamiento único y la sociedad binaria conforman el caldo de cultivo perfecto para que el terrorismo despliegue sus alas.

Si las matemáticas son el lenguaje de la física, la diversidad es el lenguaje de lo humano: nuestro aspecto, nuestro pensamiento y nuestro discurso solo tienen sentido si son únicos, solo existen si cuidamos lo propio y respetamos lo ajeno.

En este contexto, creo que contrastar opiniones desde una escucha (o lectura) activa, sopesar y reposar nuestras reflexiones, perder el miedo a ir contracorriente y practicar la empatía con cada individuo o grupo social son las mejores armas que tenemos para frenar el terrorismo y hacer del mundo, en general, un lugar más habitable.

Imágenes: Unplash

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0