viernes, enero 28, 2022
InicioLifeStyleCosas que entenderás si eres bajita

Cosas que entenderás si eres bajita

tacon

Los buenos perfumes vienen en frascos pequeños o eso dicen…aunque los venenos también 😉

En Mujeres y Madres Magazine pensamos que somos perfectas tal y como somos, nuestro cuerpo es único y va a estar con nosotras hasta el fin de nuestros días, así que más vale que lo amemos con locura.

Yo puedo tener algunos complejos con mi cuerpo, pero ser bajita no es uno de ellos. Me parece una característica más de mi anatomía, igual que lo es ser morena o tener los ojos oscuros.

Mi estatura no es un problema para mi, pero si es cierto que medir menos que la media trae consigo algunos problemillas cotidianos:

Pagas mucha más tela de la que usas

pantalon

Como es normal, los fabricantes de pantalones piensan que es mejor que sobre tela a que falte. ¡Pero es que a ti te sobra mucha!

Si eres bajita probablemente habrás aprendido a coser el bajo de tus pantalones (o tendrás una modista de cabecera que lo hace por ti).

Ir al teatro puede ser un rollo

¿Crees que la rubia de detrás de JLo veía algo?
¿Crees que la rubia de detrás de JLo veía algo?

O al cine, o a un partido de fútbol, o a ver la función del colegio de tus hijos.

Lo normal es que el que tienes delante sea más alto que tú, así que estarás muy acostumbrada a ver entre los huecos.

Yo intento sentarme delante cuando voy a este tipo de sitios (y eso me obliga a llegar la primera) o ponerme en el pasillo para sacar la cabeza por ahí.

Los armarios altos de tu casa están vacíos

O llenos de cosas que no usas nunca: libros viejos, un mortero de cocina, una maleta vieja, regalos de boda horrorosos que no sabes qué hacer con ellos…¿yo qué se? cada uno sabrá lo que coloca en un sitio donde no llega ni de lejos. Pero lo que tengo claro es que no tienes allí las tazas de café.

Reconozco que esto es un rollo patatero y en estos casos, desearía medir 20 centímetros más para no tener que ir siempre con la escalera a todas partes.

No te llegan los pies al suelo en las sillas

Princesa-Asturias
La princesa Leonor debe medir lo mismo que yo

Y entiendes perfectamente a los niños cuando se sienten pequeños en un mundo pensado para adultos porque parece que las sillas no están pensadas para tu tamaño.

Si quieres tocar el suelo o te sientas en una silla regulable o te sientas en la puntita, no hay más.

Tus amigos son más altos que tú

Y no pasa nada, pero es así.

Eso significa que debes ponerte de puntillas para saludarles, mirar hacia arriba para mantener una conversación y no poner caras raras cuando te empieza a doler el cuello 😉

No te chocas con las cosas

No todo iba a ser malo ¿no crees?

Cuando eres bajita puedes vivir en un piso pequeño sin tropezar con todo, puedes viajar en avión sin que se te duerman las piernas, es mucho más sencillo para ti encontrar zapatos de tu talla e incluso puedes comprar ropa en la sección de niñas y ahorrar dinero.

Yo misma me compro los calcetines en la sección infantil porque me gustan con dibujitos y ahí es donde los encuentro muy fácilmente y muy bien de precio.

Tu chico es mucho más alto que tú

Pero puede besar tu pelo casi sin moverse 😉

Cuando eres bajita no es tan fácil besar a tu pareja, bailar juntos o incluso pasear cogidos de la mano, porque los tamaños son demasiado distintos, pero con un poco de práctica todo se puede hacer.

En definitiva, ser bajita no es malo ni bueno. Hay quien piensa que es mejor ser alto pero yo creo que todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes ¿no crees?

Fotografías gracias a Pixabay y ABC

Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Yo soy muy bajita también y el día que quiero ser «alta» pued me pongo unos tacones.
    El tema ropa antes lo llevaba mal porque con lo que tenía que cortar de pantalones ya no quedaban igual pero bueno. Ahora parece que hay pantalones con largos más normales y encuentro cosas que no tengo que cortar.
    Lo que peor llevo es tener que subirme a sillas y banquetas para todo. Pero bueno, es lo que toca… ?

    • Yo nunca soy alta porque además odio los tacones jajaja
      es cierto que ahora se pueden encontrar vaqueros con distintos largos y a veces (con suerte) no hace falta cortar, pero pasa muy pocas veces…y en el caso de las faldas siempre tengo que cortar

  2. Jajaja. Yo llevó fatal lo de tener los pies colgando por eso a lo que más tiempo dediqué en la decoración de mi casa fue a probar sillas y sillones para que estuvieran a mi altura 😉

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescent