lunes, mayo 16, 2022
InicioEl VermutCosas que me cambiaron la vida

Cosas que me cambiaron la vida

Capturas de pantalla (Merak)

ipad

Como deciros que a mí lo que me cambió la vida fue la maternidad es una perogrullada, voy a ponerme mucho más banal y confesaros que el último gadget tecnológico que ha cambiado mi día a día son las capturas de pantalla. ¡Sí! Es ridículo, pero soy muy fan. Desde que he interiorizado que pulsando simultáneamente un par de botones del teléfono capturo lo que veo en la pantalla los utilizo a todas horas para compartir todo lo que veo o guardarlo como notas en el móvil. He de confesar que morí de risa con lo ingeniosa que resultaba la gente en  twitter durante el debate en la anterior campaña electoral. Pero como ni mi madre ni mi hermana tienen twitter me dediqué a mandarles capturas de la pantalla para “descojonarnos” juntas.

La batería de carga rápida (Verónica Trimadre)

carga-rapida-movil

Esto es muy triste de reconocer para una mujer que va de intensa por la vida, pero es una verdad como un templo. Hay que reconocer las propias taras, y que yo soy una mujer pegada a un móvil es un hecho irrefutable. Pues bien, desde que me regalaron un móvil con carga rápida vivo relajada y en paz con el universo.

Se acabó calcular cuántas horas vas a estar fuera para pensar si tienes que cargarlo, hasta qué porcentaje o si es mejor que te quedes en casa para no sufrir un ataque de ansiedad.

Eso de saber que llevando el cargador encima, puedes disponer de cuatro horas de batería tras cargarlo en cualquier sitio diez minutos, da una tranquilidad que no está escrita. Me siento libre, me siento liberada, me siento bien.

Cambiarme a Mac (Patch)

patch y su portatil
¿Se puede ser más feliz? Ya os digo yo que no. Foto de Violeta Rodríguez.

Cuando empecé a ser autónoma me compré un ordenador portátil. No elegí el más barato de la tienda ni uno de marca blanca, era un Samsung de precio medio. Ya me veía usándolo por años y años y envejeciendo a su lado. Ilusa.

En un momento de iluminación se me ocurrió adoptar a mi gato y él decidió que el mejor sitio para echarse la siesta era sobre el costado del ordenador, justo donde el ventilador, por lo que mi portátil (de oneroso recuerdo) decidió romperse en el peor momento. Conseguí que mi amigo informático me lo abriera y expulsara a Tina Turner de su interior pero el ordenador no duró mucho y me tuve que ir a la tienda en busca de un ordenador que no tuviera aberturas (eso fue exactamente lo que pedí) y salí de ella con un Mac.

Hace seis años de esos y aún me sigo ganando el pan con el mismo Mac Book que, ahora va un pelín más lento pero aguanta como un jabato. La batería le dura horas y no tarda la vida en reiniciarse ni lo hace en momentos random. Fue una compra cara pero caray lo que me ha mejorado la vida.

El dictado del móvil y que me lea los correos (Ruth)

dictado al móvil

Y vino un genio a verme. Y me dijo, pide un deseo. Y le dije, necesito dejar de usar el teclado del movil, me duelen las cervicales y la postura es nefasta para mi espalda. Y el genio puso un icono de micrófono junto a la barra espaciadora para que dictara whatsapp, mails y estados de Instagram y Facebook.

Y de regalo, me ayudó a configurar el móvil para que una amable señorita lea mis Correos, documentos y chats mientras conduzco. Un inventazo sin el que no podría vivir

El edredón nórdico (María Jardón)

dale-alegria_cama

Que queréis que os diga, pues que mis compis me lo han quitado casi todo pero sobre todo Ruth, eso de poder escribir mails dictándolos no tiene precio. He de reconocer que he escrito hasta artículos… Así que he tenido que comerme un poco más la cabeza y me he remontado a uno de los inventos que más me facilitó la vida hace ya unos cuantos años y del que ya no puedo prescindir: el nórdico. Atrás quedan esos cinco minutos haciendo la cama, estirando sábana, manta y luego colcha… dejándote la espalda para acabar y darte cuenta de que todavía queda alguna arruga o, lo que es peor, que está mucho más larga la manta por un lado que por el otro… Con el nórdico, en 1 minuto está la cama lista y perfecta, gano en tiempo y en comodidad pero te aseguro que, la que más lo agradece es mi espalda.

Mi Thermomix (Pilar)

Thermomix_TM5

Tardé años en decidirme a comprarla porque no estaba segura de que fuera a usarla y claro, comprar un aparato grande y caro para no utilizarlo, no me convencía demasiado.

¿Qué pasó? que mi suegra en su infinita bondad, nos prestó su vieja Thermomix para que la pudiéramos probar durante un tiempo y así tomáramos la decisión de una forma más segura. Y lo que descubrimos es que la Thermomix es “EL ROBOT”: ahorra mucho tiempo, la comida sale buenísima, ensucias muchas menos cosas, se limpia facilísimamente y a nosotros nos permitía comer mucho más sano y rico con mucho menos esfuerzo.

Al poco tiempo nos compramos el último modelo (TM5) y yo ya no sé vivir sin ella. Ahora la tengo en el taller desde hace una semana para que me solucionen un tema con el peso de la máquina y ya estoy desesperada.

El móvil (Majo)

mobile-phone-

Mis compañeras andan dando vueltas a un asunto que es mucho más sencillo, sin duda, el invento que ha revolucionado los últimos veinte años nuestras vidas ha sido el teléfono móvil. Y no nos equivoquemos, hace escasos 20 años aparecían en nuestras vidas, para no abandonarnos.

¿Quién no recuerda los Alcatel de colores, el Nokia 5010, de tamaños y dimensiones enormes, pero que nos facilitaron enormemente la vida. Han ido aumentando en prestaciones y en servicios, con la inclusión del correo, de internet, y de mil y unas facilidades. Pero sin duda, solo poder llamar ya ha sido toda una revelación.

La revelación tras parir (Nuria)

hoja-gotitas

Mi hija nació. Obviemos los detalles de su nacimiento y saltemos al día siguiente. Vino para quedarse y yo no tenía ni idea de NADA. Había leído muchísimo para preparar el parto pero… había llegado el día después.

Alimentarla, quererla, arroparla, hacerla mayor, darle lo que necesitara hoy, mañana y siempre. Niñez, adolescencia… Suelo intentar no avanzarme a los acontecimientos pero sentí que la tarea me venía grande y, a punto de corto-circuitar, pensé: “One moment. Limítate a hacer lo que toca hoy. Nada más. Limítate a sobrevivir.” Y así lo hice. Teta, caca, arrullo, vuelta y vuelta y a dormir lo que me dejara. Pasaron las primeras semanas… Cada mes, cada año, cada etapa trajo nuevos retos, nuevas preguntas y, una por una, día tras día, fuimos sorteando cada situación. Y cada situación nos preparaba para la siguiente. Desglosar un trabajo enorme en tareas pequeñitas (e ir creciendo con ellas) convierte lo imposible en factible. Darme cuenta de esto me cambió la vida.

Queremos abrir nuestra revista a todas las lectoras y nos gustaría daros la oportunidad de participar en nuestros Vermuts ¿os apetece?

La semana que viene vamos a hablar de lo que debe tener nuestro hombre perfecto, así que si quieres contribuir con una frase sólo tienes que escribirla en los comentarios de esta entrada. Tu hombre perfecto tendría…

Fotos: Pixabay y Thermomix oficial

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Me encantan vuestras cosas que cambian la vida,yo pienso que la tableta y estar a estas horas escribiéndos,poder estudiar o ver tus mails en cualquier parte,un besazo

  2. La verdad es que me parece que Majo tiene razón…el móvil es lo que ha marcado un antes y un después en nuestras vidas y en nuestras relaciones ¿quién podía imaginar cuando sólo existían los modelos tipo zapatófono que llegaríamos a donde estamos y que no sabríamos vivir sin él?

  3. Coincido plenamente con Merak, ¡¡¡las capturas de pantalla son lo más!!! Antes igual lo comentaba, si es que me acordaba, y con el riesgo de que no me creyeran o no lo explicara suficientemente bien. Ahora directamente se lo paso por whatsapp a quien quiero que lo vea y listo! Y en cuanto al nórdico, lo siento pero yo no lo acabo de ver, porque el hecho de tener que cambiarlo cuando toca lavar sábanas me parece tal lío que prefiero seguir con mi sábana y mi edredón de toda la vida, pura comodidad…

    • A que sí,LAura? Son comodísimas y muy utiles. De esas cosas que puedes vivir sin ellas pero una vez que las descubres ya no te imaginas como hacerlo!

  4. El tren AVE!!!
    Vivo en Zaragoza (como vuestra compañera Sara) y lo que antes eran casi 4 horas de tren o autobús para llegar a Madrid o Barcelona, se han convertido en menos de 2!!!!
    Ahora pensar en ir a coger un avión no cuesta nada, y ya ni te digo el ir/volver en el día para una reunión de trabajo.
    Que antes se te hacia un mundo, y ahora ni pestañeas.

  5. El hombre perfecto tendría que ser mujer. Ayer tuve esta revelación mientras pensaba en una pareja de chicas que conozco. Comparten aficiones por completo, incluso aunque sean “cosas de chicas”, se depilan juntas, se pueden arreglar las cejas o hacer la manicura una a la otra, no hay discusiones por dejar la tapa del WC levantada, las responsabilidades de la casa seguro que van al 50-50, te entiende si estás con el síndrome premenstrual, con la regla o después de la regla, etc. Pensadlo bien, son todo ventajas. La pega: a mí no me gustan las mujeres. Así que mi hombre ideal tendría que ser una mujer en el cuerpo de un hombre.

  6. A mi fue el carnet de conducir. En serio. Yo vivía en Madrid, tan contenta y feliz con el transporte público que me llevaba a cualquier parte. Pero conocí a un hombre, de una ciudad pequeña y que se había comprado una casa en un pueblucho enano a 14kms de esa ciudad… y me fui allí a vivir. Sacarme el carnet me sacó de morirme del asco en ese pueblucho cuando me quedé en el paro. Aún no sé cómo sobreviví los 4 años anteriores a tenerlo viviendo aquí.

    Ah! Y los emoticonos. Que importantes son a veces para entender el tono de la frase que quieres decir jeje

  7. Coincido con Verónica, el cargador rápido es la caña. Yo tenía uno y se me escachurró, mi vida no es la misma sin él 🙁
    Mi hombre perfecto tiene cosas de más. De hecho le sobran una mujer y 6 hijos, y es que Angelina Jolie se entrometió en mi camino, yo debí haber conocido antes a Brad. Eso sí, no le tengo rencor, el karma se ocupará de ella.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión