viernes, enero 28, 2022
InicioMujer ActualCuéntaselo al mundo

Cuéntaselo al mundo

escritorio

Por Alberto García Briz, de agbdesign

Si no lo cuento, reviento…
No, no estoy aquí para hablar de ese baile que haces, cuando por fin estás relajada y sola con tus amigas. Ni de cómo la ex de tu marido se ha echado unos cuantos kilos de más. Aunque que sepas que podría. Y quizá lo haga otro día. Hoy quiero que escribas.

Quiero que escribas

Algo. Lo que sea. O quizá que recuperes esos escritos que tienes a medias en un cajón, esas poesías que escribías de joven, tus trucos para lidiar con tus hijos o una recopilación ordenada (y completada con nuevos contenidos) de tu blog o de tu diario personal. Tu propio libro de cocina, un álbum ilustrado, un manual para hacer esas manualidades que sorprenden a tus criaturas o, incluso… ¡Tu primera novela! Puedes poner tus conocimientos al alcance de otras madres con, por ejemplo, un manual sobre lactancia… ¿Una guía de “tus” viajes? También vale.
Si no lo haces ya, siempre podrás encontrar una razón para escribir. Ya sea por una vocación aparcada (que no frustrada), por no haber tenido tiempo hasta ahora o por no haber tenido el apoyo de tú-ya-sabes-quién. O, sencillamente, por que te gusta escribir. Puede ser una terapia, una forma de liberarte o de vivir una vida que no es la tuya. Casi todo vale.
Lo mejor de todo (y este es el motivo de mi colaboración de hoy en este blog) es que publicar tus escritos es más fácil que nunca y no tiene ningún coste inicial. Con lo cual, puede convertirse en una fuente complementaria o alternativa de ingresos, por pequeños que sean. Y puedes hacerlo desde casa, algo nada despreciable ahora que llega el invierno…

A tu ritmo

Además, puedes trabajar a tu ritmo. ¿Media hora al día, si llega? Si escribes una página al día, en menos tiempo del que te piensas tendrás un libro tuyo entre tus manos. Y seguro que conseguirás que sean dos páginas, cinco, diez… Una vez comiences, verás que no lo puedes dejar. A mí me pasa. Y no necesitas tener un despacho. Puedes escribir en cualquier sitio, con un portátil, una tablet o incluso el móvil, en tu café o rincón favorito.
En la actualidad, existen múltiples plataformas de publicación online que aceptarán tus contenidos (una vez que les asegures que son tuyos) y los pondrán a la venta, en todas esas tiendas que ya conoces (Amazon, GooglePlay, iTunes…) y en muchísimas otras que todavía no conoces.

Cómo publicar

El procedimiento para la publicación de un libro electrónico (ebook) es muy similar en todas esas plataformas: Debes registrarte, dando unos pocos datos personales (un mail de contacto, habitualmente) y una cuenta bancaria (algunas plataformas trabajan también con PayPal) donde te pagarán los derechos de autor que generen tus libros con cada venta.
Después, se trata simplemente de subir los archivos digitales (habitualmente, uno para el contenido y otro para la portada), introducir algunos datos sobre el libro (por ejemplo, el tema, para que la tienda lo pueda clasificar y ofrecer a “tus” lectores) y el precio que tú decidas. Las plataformas se encargarán de todo lo demás y te informarán, mensualmente, de las ventas que hayas conseguido y de tus ingresos.

¿Y en papel?

También hay otras plataformas (CreateSpace, Blurb…) que ofrecen la impresión bajo demanda desde un único libro. ¿Te imaginas tener tu libro impreso y encuadernado de manera profesional en tus manos? Como hombre, no te diré que es como tener un hijo pero es una sensación increíble. Es el resultado de tu trabajo, y nadie puede quitártelo.

Por supuesto, publicar en papel requiere algo más de trabajo en la edición y la composición pero todo eso se puede hacer con programas gratuitos y sencillos de aprender. Por ejemplo, yo trabajo habitualmente con GIMP (edición de fotos), InkScape (gráficos vectoriales), Scribus (maquetación y composición) y Calibre (conversión a epub, el formato de los libros electrónicos).
Todos ellos son programas gratuitos y complementan a tu editor de textos, que puede ser desde un sencillo Wordpad (o “Notas” en Mac) hasta la última versión del Microsoft Word (que por cierto tiene una versión gratuita para Android).

Cómo firmar

Un punto que te puede interesar: todos los editores te permiten utilizar un seudónimo, para los casos en los que no quieres usar tu nombre real o por si quieres separar (por ejemplo) tus novelas románticas de tus recetas de cocina o de los libros infantiles. Así no confundirás a tu público, que encontrará más fácilmente lo que busca.

El resultado

Internet te permite llegar al rincón más remoto del planeta. Tus libros pueden ser leídos por desconocidos con los que te une una afición, una pasión o la curiosidad por un tema concreto. Tu trabajo puede llegar a miles, millones, de personas de manera casi automática y puede ser un buen legado para tus hijos, y los hijos de tus hijos.
Además, los libros electrónicos son “ecológicos”, ya que no consumes árboles ni apenas recursos para producirlos o leerlos. En un lector electrónico, o en tu ordenador, puedes almacenar cientos de libros fácilmente, casi sin que ocupen espacio.
Los libros en papel, si los realizas con impresión bajo demanda, tampoco se imprimen hasta que alguien los compra (o tú, como autora, les pides un lote). De esta forma tampoco se generan stocks de libros que pueden quedarse obsoletos por una nueva versión, ni debes hacer la inversión de esta primera tirada. Y una vez tuyos puedes regalárselos a quien tú quieras o venderlos desde casa, lo que puede ser otra buena idea de negocio.

¿Lo mejor de todo?

Lo mejor de todo es el apartado personal. El tener el libro disponible, ya sea en tu mesa o a la venta en las tiendas online, supone que has completado un objetivo, una meta, que pudo parecer difícil (o imposible) al principio. El subidón de adrenalina de la primera venta o la sorpresa de la primera persona en recibirlo como regalo (dedicado y firmado) no tiene precio.
Por supuesto, también puedes usar el libro físico para darle en los morros (en sentido figurado, por favor) a esa ex, o a toda esa gente que nunca creyó en ti.
Hagas lo que hagas, escribe. Ponte una meta, un objetivo. Y cuéntanos aquí cómo te va y cómo lo has conseguido.

Foto: Alberto García Briz

Alberto García Briz vive en Munich y reparte su tiempo libre entre la familia, la fotografía y los libros. Es el autor (entre otros libros) de “Publicación Online – hazlo tú mismo”, disponible en las principales tiendas online y escribe en albertogblog sobre publicación, fotografía y edición de imagen.

 

Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Lo cuentas con tanto entusiasmo que igual me pongo ya mismo!! Me ha encantado el post, de verdad. Gracias por darnos tantas pautas.. Ahora hace falta tiempo. Que ganas, muchas de nostras tenemos para repartir 🙂

  2. hola!
    Parece que me has leído el pensamiento. Llevo tiempo queriendo hacer algo que lleva tiempo reconocomiéndome y ahora o nunca. Así que llevo unos meses, escribe que te escribe. Incluso he pensado en la portada, el título… Y es que espero que algún día mi novela se publique 🙂
    saludos

    PD: Gracias por la info, la verdad es que hay cosas que ya sabía, pero de otras es la primera noticia que tengo 🙂

    • Mami Reciente Cuenta:
      Parece que vas a ser de las primeras en llegar allí. ¡muy bien! ya nos contarás aquí tu experiencia… ¡yo también puedo aprender algo!

      Alberto

    • Pilar,

      hay mucha gente como tú. Pero, con un poco de suerte, un libro tuyo «hace ruido», y de pronto sí se interesan… es cuestión de suerte.

      O de mantenerlo como algo privado, casi en secreto. Tú sabrás que lo has hecho, y muchas veces es suficiente.

      Pero eso sí, no dejes de escribir.

      Alberto

  3. ¡Muchas gracias por incluirme en el post! Es cierto que autopublicar ahora es mucho más fácil y partiendo de coste prácticamente cero. Pero también es cierto que luego no todo acaba dándole al botón de publicar.
    Pero opino lo mismo: escribe, sea de lo que sea, nunca fue tan fácil la autopublicación. Y yo creo que todo el mundo tiene algo que contar 🙂

    • Hola Arusca!

      Está claro que tras la publicación hay un trabajo de promoción y venta que, en el sistema tradicional, quedaba en manos de la editorial.

      El que se autopublica un libro (y además quiere venderlo) deberá enfrentarse a otras tareas más allá de la escritura. Esperamos poder completar esta visión con futuras colaboraciones… ya estamos maquinando cómo hacerlo.

      ¿Tal vez te animes tú a contarnos tu experiencia? ?
      Feliz viernes!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión