Cumpliendo años

1

cumpliendo años

Un año más se acerca mi cumpleaños. El próximo 13 de agosto me caerán 37 castañas (creo… ¡qué mala soy para saber los años que tengo! cuando me preguntan nunca me acuerdo…) y me cantarán el cumpleaños feliz. Y, aunque pensar en el paso del tiempo me da mal rollo, lo cierto es que cumplir años no me importa nada. Y mucho menos si los cumplo rodeada de mi familia y de gente a la que quiero y aprecio. ¡Así da gusto cumplir años!El tiempo vuela, de eso no hay duda, y mucho más deprisa de lo que me gustaría. Y la maternidad en esto no ayuda, algo que supongo os pasará a muchas. Y es precisamente esa velocidad la que me da cierto mal rollo. Mis princesas lo aceleran todo y, a veces, si te dejas llevar, la vida se acelera tan frenéticamente que vives con la lengua fuera.

Cuanto recuerdo esa frase tan repetida que me decía todo el mundo recién estrenada en esto de la maternidad: “Disfruta mucho que el tiempo vuela” ¡Y vaya que si vuela! Con ellas la sensación, a veces, es de que el tiempo se me escapa literalmente de las manos y sentir eso no me gusta. No me gusta nada, la verdad.

Y justo esa sensación fue la que me hizo hace algún tiempo intentar vivir de otra forma. Desde entonces intento no pensar mucho en el paso del tiempo, disfrutando al máximo el día y día, sin pensar demasiado en el futuro y, también, sin hacer balance continuamente del tiempo ya vivido. Eso también me atormenta.

No me gusta verme acelerada porque además creo que no ayuda a disfrutar plenamente del presente y eso es precisamente lo que quiero. Disfrutar intensamente del momento y mucho más con mis hijas. Aunque os aseguro que no siempre es fácil y a veces yo también siento esa necesidad imperiosa de frenar, que seguro muchas conocéis. Y entonces es cuando me encantaría ser la bruja Samantha para detener el tiempo con un simple movimiento de nariz, aunque solo fuese un momento.

cumpliendoanos2

Dentro de unos días sumaré un año más. Poco a poco la cifra ha ido creciendo y ya estoy mucho más cerca de los 40 que de los 30. Algo que, por el momento, no me preocupa en exceso. Aunque todo se verá… El tiempo pasa para todos pero os diré que yo me sigo viendo como cuando llegué a la treintena, ¡estupenda! 😉

Nada como mirarse bien el espejo para verse reflejada aún mejor, ¿verdad? Con mis defectos, algunos de fábrica y otros unos estupendos regalos del paso del tiempo, pero cuando me miro al espejo veo antes las vivencias, las experiencias y, sobre todo, los buenos momentos vividos. ¡Y con eso me quedo! Quizás esa forma de mirarme sea lo que me haga verme mejor, aún viéndome con canas y alguna que otra arruga que ya va reclamando su espacio.

El paso de los años trae regalos, y no me refiero solo a los regalos que te hacen tus seres queridos en cada fiesta de cumpleaños. El paso de los años te trae regalos en forma de vida. Unas buenas y otras menos buenas (o incluso malas) pero todas estas experiencias son el principal ingrediente que año tras años te va haciendo crecer como persona. Tu eliges cómo vivirla y con quién vivirla, y piensa que sólo tenemos una.

Y con el paso del tiempo también me veo haciendo cosas que nunca pensé que haría y sintiendo cosas que nunca imaginé que sentiría. Y es que, queramos o no, todo llega y el tiempo pone a cada uno en su sitio. La vida es así.

cumpliendoanos3

Este año volveré a soplar las velas. Quizás ya por la cifra, ¡37!, necesite la ayuda de mis niñas pero lo haré feliz y orgullosa de todos estos años vividos y deseando estrenar año para llenarlo de recuerdos y buenos ratos con mi gran familia y fabulosos amigos. Soplaré la velas sintiéndome querida y ese será, sin duda, el mejor regalo que reciba. ¿No os parece?

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorMenú semanal fácil para toda la familia
Artículo siguienteVisitar Valencia este verano

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

1 COMENTARIO

  1. […] Por todo esto yo a 2017 sólo le doy las gracias por darme vida. Gracias adelantadas por regalarme 365 oportunidades para seguir creando mi historia, por ser parte de la historia de la gente a la que quiero con locura y por poder construir junto a ellos su historia, nuestra historia. Y puestos a pedir, le pido salud, mucha salud, y también le pido amor, risas y ganas de vivir la vida como la he vivido hasta ahora. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre