lunes, mayo 16, 2022
InicioMaternidadConsejos para diseñar un dormitorio infantil

Consejos para diseñar un dormitorio infantil

Llegó el momento. Mis hijas han decidido independizarse… una de la otra, se entiende. Han decidido hacer un “Tú a Boston y yo a California” y ahí estamos, metidos de lleno en la reubicación de la pequeña. Algo que, de buenas a primeras, es un auténtico marrón, porque nos hará prescindir del estudio, también conocido como almacén de mierda cosas varias en las que, casualmente, también hay un ordenador y trabaja el señor padre. A día de hoy me desvela no saber dónde acabarán todos esos trastos. A cambio, la independencia de tener un dormitorio para cada una les traerá más espacios para sus cosas, que ahora mismo a duras penas cabían ya en el mismo armario, y un espacio personal propio para cada una.

Elegir nueva habitación ha sido en este caso mucho más sencillo que cuando amueblamos la de la mayor, la que han compartido en este tiempo. Hemos aprendido de los errores que entonces cometimos, también de los aciertos, así que teníamos mucho más claro lo que queríamos y lo que no. Y precisamente de eso va este artículo, de compartir mi experiencia porque, quizás, si estáis pensando en cambiar la habitación de los niños, mis consejos puedan serlos útiles.

Los niños crecen más rápido y deprisa de lo que podemos llegar a imaginar

Cuando mi hija mayor nació apenas amueblamos su habitación. Un armario, una cómoda y poco más, porque la cuna estaba en nuestra habitación. Todo muebles de trote, de tránsito. Cuando la amueblamos para trasladarla tuvimos claro desde el primer momento que queríamos muebles que pudiesen servirle a largo plazo, incluso cuando fuese adolescente.

Por eso evitamos los motivos excesivamente infantiles y también los muebles que, por sus dimensiones, acabarían quedándole pequeños.

Así que mi recomendación es optar por muebles neutros, independientemente del estilo que más os guste, y definir el estilo que queráis darle con pequeños detalles que sí puedas cambiar cuando te canses o tus hijos vayan superando etapas. Eso de camas de coches, armarios de osos y ese tipo de cosa tienen una vida muy, muy corta.

Sobre una buena base, puedes hacer modificacioness acordes a la edad. Evidentemente, con tres años no vas a pensar en una mesa de estudio y sí, quizás, en una mesa más pequeña que le permita dibujar y propicie el juego colaborativo. Pero planifica siempre pensando en el ahora y también en el mañana. No tomes decisiones que te vayan a limitar en el futuro.

El diseño no está reñido con la comodidad… a veces

En ocasiones veo habitaciones infantiles/juveniles preciosísimas en la red que mañana mismo me llevaría a casa. Tienen estilo, son minimalistas y llevan al extremo eso del menos es más. Pero seamos realistas, o esas habitaciones tienen una cara B que no vemos, llena de armarios, estanterías gigantes y muebles de almacenaje o, sencillamente, ahí no vive un niño.

Por experiencia puedo aseguraros, y estoy segura de que coincidiréis conmigo, en que con un niño todo sitio donde guardar cosas es poco. De hecho, cuando ahora elegimos la habitación de la pequeña prioricé, sobre todo, que tuviese muchos armarios y muebles para guardar ropa, juguetes, libros… En serio, nunca serán suficiente.

Muebles sí, pero sin pasarse

Ahí os he matado, ¿eh? Porque acabo de deciros que cuanto más muebles de almacenaje mejor y, sin embargo, ahora me desmarco con que no os paséis… pero es que esa es la gran dificultad a la hora de diseñar una habitación: encontrar el término medio, el equilibrio entre las necesidades que tenemos de poder guardarlo todo, todo, todo, y las de nuestros hijos de tener un lugar diáfano del que jugar. E incluso aunque hayan superado la fase de jugar, a cualquier edad nos sentimos más cómodos en sitios confortables que no estén excesivamente recargados.

Ahí tendréis que hilar muy fino y dejaros llevar por la intuición. A mí, por ejemplo, me gustan las camas nido, porque me parecen una forma fantástica de aprovechar el espacio cuando vives en un piso, en los que las habitaciones no suelen ser gigantes. Pero, sin embargo, me espanta los muebles “puente”, esos módulos que cubren todas las paredes. Que sí, que guardas de todo ahí, pero me da la sensación de que las paredes se te caen encima.

Cuanto más cómodo, mejor

Las habitaciones son para vivirlas. Al menos las de los niños. Quizás tú no pases tanto tiempo en la tuya, que solo visitas para dormir… pero por lo general los niños hacen de su habitación su mundo. Por eso necesitan, como decíamos antes, espacio y, evidentemente comodidad. Un exceso de muebles o una mala distribución, sitios de tránsito estrechos, rincones imposibles… acabarán con la sensación de confort.

Yo, por experiencia puedo deciros que, salvo casos extremos, eso de acomodar a dos niños en la misma habitación con una cama nido que debes abrir todas las noches es una idea pésima. O al menos en mi caso lo fue. Es cierto que cuesta solo dos minutos abrirla, que con los sistemas tan modernos que hay ahora apenas lleva esfuerzo… pero te cansa -más mental que físicamente-. Uno de los motivos por los que no veía la hora de que cada una tuviese su habitación era el de dejar de abrir la cama de la pequeña todas las noches.

No puedo hablaros de literas, pero supongo que la cosa no será mucho mejor. Pero es cierto que, como sucedió en mi caso, unas y otras son necesarias cuando andamos justos de espacio. Así que analiza bien pros y contras.

En general, cualquier mueble que tengas que abrir y cerrar parece muy práctico pero acaba no siéndolo tanto. Y ahí también meto artilugios como las mesas de estudio que se abren y se cierran… Ni son cómodas, ni son amplias y, además, por muy bueno que sea el deslizamiento, acaban destrozando el suelo.

Haz caso al profesional, pero decide tú

Cuando tengas las ideas muy claras acude a la tienda y consulta con un profesional. Ellos están acostumbrados a diseñar habitaciones y pueden aconsejarte ahí donde a ti se te escapan cosas. Pero ¡ojo! la última palabra la tienes tú, que eres la que conoces las verdaderas necesidades de tu hijo y tu hogar.

Ideas básicas para un dormitorio

La luz: si tienes una ventana, la habitación ha de girar en torno a ella. Recuerda que siempre es bueno acomodar ahí la zona de juegos y, sobre todo, de estudio, pues es donde hay más luz natural

El armario: para mí es la pieza básica de la habitación. Una cama se coloca en casi cualquier sitio, pero un armario hay que situarlo en el lugar idóneo. Hay quienes no ven cómodos los de esquina. Para mí son lo más para ganar espacio. Dales una oportunidad. Míralos en exposiciones, métete dentro…

La cama: como os dije antes, mi preferencia es siempre los compactos, las camas nido de toda la vida pero evolucionadas. Las de tres alturas son ideales para mi gusto, porque nos dan una cama extra pero, además, cajones para guardar juguetes e incluso ropa. Si vas a utilizar la segunda cama a diario -como me sucedió a mí- que esta esté en la segunda “altura”. Si será de uso ocasional, mejor deja ahí, en el medio, los cajones. ¡Ah! y que estos vayan metidos en una estructura, los que van al suelo directamente y se mueven a lo loco además de coger muchísimo polvo son un engorro.

dormitorio

Estanterías: Quizás parezca buena idea tener estanterías en las que poner los juguetes, pero, al final, donde mejor están los juguetes es en cajas, guardados en muebles con puerta porque, de lo contrario, el juego siempre empezará con un “vamos a limpiarle el polvo a la casita de los clicks”.

Los complementos: Al final son los que van a marcar diferencias, al menos estéticas. Los complementos -cortinas, ropa de cama, láminas y cuadros, lámparas, adornos…- incluso el color de las paredes, son los que terminarán por darle el toque personal al espacio. Por eso, mi recomendación es que busques la comodidad en los muebles y el estilo en los detalles.

Y esto ha sido todo. Sinceramente espero que mis experiencias os hayan ayudado, pero quizás se me haya escapado algo que a ti te gustaría compartir… ¡no lo dudes!

Imágenes: Shutterstock

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Hola !!
    que hermoso artículo, me sirve mucho ya que estoy esperando mi primer bebé y con mi pareja aún no terminamos de decidirnos por la decoración.
    Solo quería también agregar que hay una página web que ofrece Vinilos muy bonitos y súper adaptables a cualquier tamaño de habitación, dejo la web para que otras mamis puedan verla

    gracias por los post tan informativos que dan siempre

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.