Ideas para no olvidar lo aprendido en el curso

0

¡Qué ganas teníamos! Por fin dejamos las mochilas, aparcamos los libros y nos olvidamos durante unos meses de las tareas ¿O no? Sí. yo quiero un verano sin deberes.

Muchos son los profesores y padres que optan por los temidos libros de verano, cuadernillos que hacen que los niños repasen la materia aunque, reconozcámoslo, nunca es de buena gana. Los niños están cansados de un curso duro que acaba de terminar y lo que menos les apetece en su tiempo de descanso es volver a retomar el trabajo. Es como si se te llevas el trabajo atrasado para hacer durante tus vacaciones, ¿a qué suena poco divertido?

verano sin deberes

No olvidar lo aprendido durante no tiene porqué ser sinónimo de tareas diarias. Podemos aprender muchísimas cosas, repasar todo lo que hemos conocido a lo largo del curso sin necesidad de sentir que aprender es una obligación. Estas son algunas ideas que puedes utilizar durante el verano y que harán que los niños repasen de forma sencilla en un verano sin deberes.

Su primer diario

Qué niño no está emocionado con un cuaderno secreto en el que escribir cosas de su día a día, sus sentimientos y emociones. Regala su primer diario y, al final del día, compartid lo que ha escrito. De este modo podrás revisar su ortografía, gramática y ayudarle con las expresiones más complejas.

El libro del verano

verano sin deberes libros

Con esta idea podéis trabajará la creatividad (reforzando su vertiente más plástica), la escritura, la geografía y incluso las matemáticas. Se trata de hacer una guía de los diferentes lugares que visitamos estas vacaciones. En cada página deja que añada una descripción del lugar, una anécdota o algo curioso sobre vuestra visita.

Dibujad un mapa geográfico y anima al niño a que coloree la ciudad o pueblo dentro de su correspondiente provincia y comunidad autónoma. Completa el repaso con las comunidades adyacentes o países vecinos. ¿Vuestro lugar de vacaciones está rodeado por mar, tiene alguna montaña? Deja que explore y plasme el entorno físico para que no se le olvide nunca. Añade un componente matemático comprobando la distancia que separan el punto de vacaciones de casa, los kilómetros recorridos o la gasolina que necesitarás para el viaje.

Nuestro Trivial particular

verano sin deberes juegos de mesa

Crea tu juego de mesa casero con preguntas para que el niño pueda repasar todo lo aprendido durante el curso de una forma divertida y en familia. Organiza las preguntas por colores, materias y grado de dificultad y conseguirás, que de forma entretenida y competitiva, intenten recordar todo lo que he aprendido durante el curso. Puedes añadir  operaciones matemáticas sencillasrepaso de historia o naturaleza, preguntas para recordad reglas ortográficas que ha visto… Añade alguna prueba en la que tenga que demostrar su habilidad con la mímica o el dibujo para que resulte más divertido.

Mates divertidas ¿será posible?

verano sin deberes matriculas

Repasa con tus hijos los conceptos matemáticos que han aprendido o mejora su destreza con las operaciones. Para ello no necesitas los cuadernos de verano. No. Sigue alguno de los consejos, juegos y actividades que propone Tocamates y verás como las tablas de multiplicar se convierten en algo entretenido.

Como ejemplo te proponemos que juegues con las matrículas de los coches, como nos ha enseñado Tocamates. Puedes hacer muchas variaciones sobre el juego inicial. Por ejemplo, reta a los niños a encontrar placas cuyas dos primeras cifras multiplicadas entre sí den las dos siguientes. Busca números primos entre las cifras de las matrículas o haz un campeonato a ver quién encuentra más matrículas pares o impares.

Otra posibilidad es hacer un sencillo juego de mesa matemático con papel, lápiz y dos dados. Uno representa tiradas correspondientes a 10 céntimos y el otro a monedas de céntimo. Hay que tirar el dado y elegir con cuál de las dos cifras te quedas para llegar a la cifra de 99 céntimos sin pasarse. ¿Quién lo conseguirá? Matemáticas y estrategia para un verano sin deberes.