5 deseos de madre que no podrás reprimir

1

Qué madre no quiere lo mejor para su hijo. Todas deseamos, por encima de todo, su felicidad. Sabemos que, para ello, también tenemos que enseñarles a ser independientes, darles herramienta para solucionar sus problemas (por pequeños que sean) y permitir que sean autosuficientes. Pero dentro de nosotras llevamos un instinto protector contra el que pocas podemos luchar. Hay una pequeña voz que nos dice que debemos protegerlos contra viento y marea, y ahí estamos. Si me preguntasen qué quiero para ellos estos serían mis 5 deseos de madre.

Que siempre esté bien

Hasta ahora no te lo habías planteado, pero desde el momento en que tienes a tu hijo en tu vientre la salud se convierte en uno de tus  deseos de madre. Quieres ante todo que tu peque esté saludable, que no sufra ninguna enfermedad porque, si algo de verdad duele a una madre, es ver a su hijo malito. Es cierto que no hay dolor mayor para una madre que el dolor que siente su hijo.

deseos de madre felicidad

Fuera daños emocionales

Si nos dieran la opción de firmar un contrato para que nada ni nadie hiciera daño a nuestros hijos, seguro que lo firmábamos aún a riesgo de dejarnos la vida en ello. Es una utopía. Debemos dejarles crecer, empezar a construir su independencia y, algún día, a asumir que nuestro papel ha dejado de ser protagonista en su vida. En la vida tenemos que ser felices y sufrir. Para crecer tenemos que saber que es posible que nos hagan daño, conocer que el dolor es una parte más del crecimiento y aprender que somos capaces de superarlo.

Que no le falte de nada

Otra de las cosas por la que empeñaríamos nuestra vida es saber que a nuestros peques no les faltase de nada. Pero ¡ojo! muchas veces en estos deseos de madre, y también de padre, hace que eduquemos a niños tiranos. El Síndrome del Emperador no es otro que niños que no han tenido límites en su educación y que quieren todo a toda costa. Las familias tenemos que tener mucho cuidado para llegar a un punto entre nuestro deseo de que tengan lo que necesitan, que la mayor parte de las veces no se acerca a todo lo que quieren, y el suyo de tener todos los caprichos en el instante en que ellos quieren. 

mirada niños

Luchar por tus sueños

La realidad, la monotonía y los cambios en la vida hacen que muchas personas tengan que desechar sus sueños para hacer eso que se espera de ellos. Como madre me gustaría que nunca, nunca, mis hijos tuvieran que renunciar a sus sueños.

Mi deseo es que que luchen por aquello en lo que creen y, a poder ser, que el camino del logro sea no solo fructífero, sino también lleno de motivos para gozarlo. Si además de conseguir aquello que se desea se hace disfrutando del camino el logro es aún mejor.

Que nada borre la ilusión de su mirada

Si hay algo que caracteriza a los niños es la ilusión. Ojalá las madres no viéramos cómo nuestros pequeños pierden con los años ese brillo especial que tienen en la mirada y que les hace ver cada cosa como algo especial y único.
Los niños solo pierden la ilusión con motivos como la enfermedad o con problemas realmente graves que no debiera tener ninguno de ellos. También se pierde con el paso del tiempo, cuando dejan de ser niños y se convierten en adultos y nuestras nuevas preocupaciones y ocupaciones nos hacen perder esa mirada inquieta y curiosa.

Sé que no puedo hacer nada para que estos deseos se cumplan, que mis hijos, como el resto de los niños, tendrán que pasar por situaciones difíciles, duras, que les harán ser más fuertes, más maduros y más independientes hasta que un día dejen de necesitarnos

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.