sábado, diciembre 4, 2021
InicioOcio¿Está muerta la televisión convencional?

¿Está muerta la televisión convencional?

Recuerdo cuando era un poco mucho más joven. No es que nos hiciera gracia pero sí que teníamos asumido que en lo que se refería a la televisión teníamos que esperar constantemente. Teníamos que esperar a que echaran algunos programas que sabíamos que ponían en otros países pero no aquí. Teníamos que esperar a interminables bloques de anuncios en los que perdías la vida entera y que hacían que casi casi te olvidaras de por dónde iba la película que estabas viendo. Tenías que esperar a que alguien tuviera a bien acordarse de programar esa película que estabas esperando o bien bajarte al videoclub a alquilarla si no tenías paciencia para ello. 

Nuestra generación tenía la paciencia bien entrenada, por la cuenta que le traía. Aquellas eran las reglas del juego: o lo tomabas o lo dejabas o te dabas a actividades que no eran estrictamente legales, pero eso sólo me lo han contado

Televisión antigua

Era terrible depender de la programación y rezar para que no maltratasen a la serie que estabas viendo. ¡Menudos cabreos cuando cambiaban una serie de horario! De repente esa serie que te encantaba acababa programada a las tantas de la madrugada y había que ser muy fan y/o tener buena memoria para acordarte de programar el vídeo para poderla seguir. No veías necesariamente lo que más te gustaba, sino lo que coincidía que ponían en el horario en que podías ver la tele. Así, había series que prácticamente sabíamos todos de memoria de tantas veces que habíamos visto y otras que poco menos que había que ser un héroe para poderlas seguir. 

Sin ir más lejos en su día yo no pude ver Las chicas Gilmore porque sencillamente era incompatible con mis horarios. Una pena, porque ya entonces yo sabía que era una serie que me iba a gustar ¡y no la pude ver por motivos ajenos a mí! 

El cambio en el paradigma

Estábamos esperando que llegaran las televisiones por streaming como agua de mayo conscientes de que aquello iba a a suponer un antes y un después en el modo de consumir televisión… y así ha sido. Han bastado dos años para que la manera de consumir televisión de antes no tenga nada que ver con la de ahora. Podríais decir, «sí, pero Movistar estaba antes». Y es cierto, pero ni sus precios ni su accesibilidad tienen nada que ver con Netflix, HBO o Prime Video. Digamos que Movistar es televisión antigua vestida como si fuera nueva. La prueba es que aquello no cambió sustancialmente nada. Pero la llegada de Netflix primero y apenas un mes más tarde del resto de televisiones online lo han cambiado todo.

«No veo la tele, sólo veo Netflix»

Reconozco que esta frase, que oigo mucho, no deja de sorprenderme porque técnicamente el aparato es en muchos casos el mismo. Lo que está claro es que la gente establece una diferencia porque para ellos Netflix no es televisión pura y dura

Yo estoy encantada, la verdad. Mis hábitos viendo la televisión han cambiado radicalmente, como los de la mayoría. Las cadenas mayoritarias y tradicionales sólo las veo para programas de entretenimiento muy concretos y cuando éstos terminan dejo de verla por inercia como a veces hacía antes. Este momentum sólo lo tengo con alguna cadena de la TDT: sí que puedo tener en algunos momentos Divinity en bucle porque estoy enganchada a los programas de reformas y simplemente no tienen competencia

Las televisiones en streaming han quitado a la mayoría de la gente (salvo a los muy pro) las ganas de piratear. Esto prueba que la piratería crece exponencialmente cuando la gente tiene la sensación de que le están pidiendo un precio abusivo ¿para qué vas a descargarte películas o canciones si tienes maneras de hacerlo legalmente sin tener que empeñar un riñón y que implica cero esfuerzo? Mientras los precios y la accesibilidad son asumibles la gente no busca grietas en el sistema. 

television antigua

Las plataformas digitales lo que nos han quitado es la necesidad de esperar. No hay anuncios, que cada vez toleramos peor. Antes aceptábamos con resignación más o menos cristiana las interminables pausas para los anuncios. Ahora mismo no estamos dispuestos a tolerarlas y no volvemos. Aceptamos que nos corten más veces pero que duren mucho menos tiempo. Más de dos anuncios es algo que llevamos muy mal. Tampoco llevamos bien el esperar a que una serie vaya sacando los episodios cada semana. Salvo que sea una serie que realmente esperas con ansia (y, sinceramente, con la proliferación de éstas que hay cada vez son menos) preferimos verla de un tirón. No tenemos ni paciencia ni ganas de verla al ritmo que las cadenas nos mandan: queremos ser los dueños de nuestro tiempo. 

 No tenemos ni paciencia ni ganas de ver las series al ritmo que las cadenas nos mandan: queremos ser los dueños de nuestro tiempo. 

El espectador de hoy en día quiere ser soberano. Quiere elegir si dedica un poco de tiempo a su serie favorita o quiere darse un atracón en forma de maratón y que esto no dependa de terceros. Elegimos entre un catálogo muy extenso que conoce nuestros hábitos y que nos sugiere cosas para ver en función de nuestros gustos personales (¡y aciertan!). 

¿Va a acabar la tele en streaming con la televisión tradicional? De momento me atrevería a decir que no porque hay una generación que no está acostumbrada a lo que viene … pero tiempo al tiempo. Tendrá que necesariamente evolucionar hacia otra cosa, adaptarse a los tiempos que vienen porque las personas que verán la tele en un futuro no son el tipo de espectador al que están acostumbrados. Para empezar porque son gente que le da mucha más importancia a lo que ven en Youtube y no sacralizan nada a los medios tradicionales. Pero esta es otra historia que tendrá que ser contada en otro momento.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Tipos de amistades 2.0