Disney odia a las madres

19

No hace demasiado estuve en el cine con mis hijas. Siempre que podemos aprovechamos para ir a ver cualquier película que piense que puede gustarles a mis hijas ya que, como buena gafapastas que soy, creo que el cinéfilo no nace sino que se hace. Compramos las entradas, nos hacemos con las palomitas (sí, gafapastas y palomiteras, qué le vamos a hacer) y nos sentamos en nuestras butacas. El caso es que con la emoción del momento hasta ahora no me había dado cuenta de un hecho que cada vez me perturba más: Disney odia a las madres. Profunda y absolutamente.

Hace unos meses tuve ocasión de leer un post en el que hablaba precisamente de esto. Básicamente venía a decir que por un lado los conflictos espolean a los protagonistas a madurar y a salir a la acción. Y por otro lado también se formula la hipótesis de que también tiene algo que ver con la infancia traumática del propio Walt Disney que perdió a su madre muy joven, un episodio que pareció no haber superado.

La bella durmiente

La verdad es que no soy psicóloga y evidentemente no puedo saber las motivaciones. Por otra parte no es menos cierto que muchas de las historias iniciales de las películas de animación de la Disney estaban basadas en cuentos populares que la factoría edulcoró a propósito. Los cuentos de hadas, tal y como los conocemos actualmente tienen poco que ver con los que se contaban siglos atrás. La mayoría de ellos ni siquiera eran para niños: eran cuentos que se transmitían oralmente y que tenían como fin transmitir una moraleja, para lo cual no ahorraban detalles espeluznantes: las hermanastras de Cenicienta se cortaban los pies para poderse poner el zapato de cristal, el lobo de Caperucita se la comía (y ya, ni cazador ni abuela) y Blancanieves era una sádica que después torturó a la madrastra. Vamos, que más que un cuento de hadas aquello parecían historias de miedo. Pero es que ESE era el objetivo. Dar miedo y que no hicieran lo que no tenían que hacer. Lo que vienen siendo métodos pedagógicos que hoy en día están bastante superados.

Disney convirtió los cuentos recopilados por los Grimm, Perrault o Andersen en fábulas azucaradas en las que todo acababa con un felices para siempre. Algo mucho más digerible para los niños del siglo XX a los que ya no había que aterrorizar. Lo que está muy bien porque ¿quién querría que su hijo tuviera pesadillas? El romanticismo, los sueños que se cumplen era algo mucho más vendible que la bestialidad de la tradición. Disney introdujo la fantasía como un valor a tener en cuenta y yo le estoy agradecida por eso.

blancanieves-y-los-siete-enanitos

Lo que no quita para que crea que hay ciertas cosas que hay que superar. Como mujer hay cosas que al ver las películas de Disney hacen que mi sangre hierva. Una de las películas que consiguen ponerme de peor humor es Blancanieves, el primer largometraje animado de Disney.  Tú ves esta imagen, todos tan sonrientes, tan amigables, tan monos ¡JA! A Blancanieves básicamente la dejan quedarse para que sea su sirvienta. Si llego a ser yo, que cocino fatal y que se me llevan los demonios si tengo que limpiar y duro en Villa Enanos cinco minutos.

En general, he de decir, las princesas Disney me parecen todas unas moñas, unas lánguidas que sólo quieren que las rescaten. A las niñas les obnubila sus colorines, las historias tan románticas pero a poco que rascas descubres modelos que sin duda no quiero perpetuar en mis criaturas. Yo quiero que mis hijas sean independientes y que no necesiten a nadie que les rescate porque sean capaces de valerse por sí mismas. Lo cierto es que a Blancanieves, a Cenicienta, a la Bella Durmiente, me dan ganas de cogerlas por los hombros y sacudirlas para que espabilen.

RapuncelGracias a dios, las últimas heroínas Disney son mucho más actuales y los valores transmiten son mucho más interesantes a mi modo de ver. Rapunzel, una de mis preferidas, no se conforma con estar encerrada en la torre y sale al mundo aunque se muere de miedo. Mérida se niega a aceptar ser un trofeo. Elsa y Anna de Frozen descubren que no hace falta que las salve nadie, que ellas se bastan y se sobran.

El problema que le veo a todo esto es que los niños no siempre son capaces de hacer segundas lecturas, o al menos no espontáneamente. Y hay cosas, como el papel de las madres en las películas de Disney al que no le dedicas ni un segundo … hasta que caes en la cuenta de que hay un patrón. Y entonces lo que se te cae es el alma a los pies.

Buscando a NemoMás allá de la muerte de la madre de Bambi (que a toda una generación nos dejó completamente traumatizados), las madres de Disney en general salen muy mal paradas.

  • Son unas bobas – La Bella Durmiente
  • Están muertas – La Sirenita, La Bella y la Bestia, Blancanieves, la Cenicienta, Aladdin
  • Están locas – Dumbo, Enredados (la madrastra)
  • Mueren en pantalla – Nemo, Bambi, Frozen

Eso, si salen. Otras veces no salen pero visto lo visto ¡casi mejor!

No diré yo que como recurso narrativo matar a la madre no sea efectivo. Visto está que lo es. No hay manos, no hay galletas. La pobre Bella Durmiente debe estar temblando pensando a ver cuándo matan a la suya habida cuenta de que ninguna de sus amigas tiene madre. Porque padre sí, de eso tienen todos ¡manda huevos! Pero TIENE que haber más maneras de escribir la historia que no consistan en matar a la figura de referencia. Gracias a dios actualmente las madres vivimos bastante y, lo quieran o no, nuestras hijas e hijos tienen que enfrentarse a la vida con nosotras en el plano. ¿Me quieren decir que esto no da para drama? Quitarnos de la escena de un plumazo es lo facilón.

Los increiblesMe quedo con dos largometrajes de Disney que no me perturban en ese sentido. Por un lado está Brave, en la que por no haber ni hay príncipe y todo se centra precisamente en la relación de la madre con la hija (aunque, a mi pesar, la película no me encantó) y sobre todo Los increibles con la que a pesar de tratarse de una familia de superhéroes es fácil sentirse identificado. Y me encanta la madre que es mucho más real que la mayor parte de las princesas Disney.

Brindo por que pronto encuentren historias con madres normales. No hace falta que sean las protagonistas pero caramba ¡déjennos vivir al menos!

Fotos: Disney

Comparte
Artículo anterior¿Por qué el estilo nórdico me vuelve loca?
Artículo siguienteMamá, de mayor quiero ser Wedding Planner

Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

19 COMENTARIOS

  1. ¡¡Es tremendo!!
    Entiendo que psicológica y freudianamente hay que “matar al padre” (o en este caso a la madre) pero me parece excesivamente pronto cuando se plantea esto en películas infantiles de animación, además de una fijación por su parte. Cierto que el colmo de la crueldad se da cuando mata a la madre en el arranque de la historia, como en Bambi o en Nemo, por citar sólo dos.. (o en El Rey León que no es la madre sino el padre pero encima culpan al niño.. ¡joé qué tortura!) porque de repente en muchos niños se abre un abismo de angustia: “Pero.. ¿cómo?¿mamá puede morir?” y digo yo.. ¿¿qué necesidad hay, leches??
    ¡¡Muy buen post!!

    • Eso mismo digo yo! Chica, que no damos bastante mal las madres como para que pueda salir una buena película con madre! Con lo cansinas que podemos ser!

  2. Jaja me parto! Creo que todas las que somos madres notamos la ausencia materna en esas películas, pero hay que tener en cuenta que si los protagonistas tuvieran madre, no las pasarían canutas y no habría argumento. Esto no quita que desde que Disney compró Pixar las películas hayan mejorado mucho no sólo en la calidad de la animación, sino en los argumentos y la personalidad de las protagonistas (como dices tu, Rapunzel, Mérida y las chicas de Frozen) que ya no son unas pavas 🙂

    • No son unas pavas ¡gracias a dios! Menos mal que se han modernizado porque a las princesas más famosas les falta un hervor a casi todas 🙂

  3. Totalmente de acuerdo Sara, siempre me ha parecido muy cruel el comienzo de películas como Bambi o Buscando a Nemo y no sé hasta que punto le puede afectar eso a un niño pequeño. Por el momento, Bambi creo que tardaremos en verla… Me ha encantado el artículo.

  4. Jaajajajajajaa!! Déjennos vivir al menos!!
    ¡No puedo estar más de acuerdo contigo! Siempre lo pienso. “¿Qué narices le pasaría a Disney con su madre?” Ahora, este dato de su orfandad me deja todavía más perpleja. El rey de la fantasía podía haber imaginado las madres que no tuvo en lugar de eliminarlas del guión sin más…
    ¡Me encanta tu exposición! ¡Felicidades por el nuevo proyecto! 🙂

  5. Muy de acuerdo ,hice un post de Walt Disney en la maternidad de la A a la Z,y recuerdo otro de Fina sobre eso muy divertido,habrá que saber que le paso a Disney,un besazo y enhorabuena

  6. Totalmente de acuerdo. La verdad es que a mi me gusta mucho Mulan. Supongo que por la iniciativa de la protagonista, además de tener a su madre y a su abuela con ellas. Se nota la cultura asiática en la madre, pero son entrañables.

  7. Como niño de los 90 (aún nos hacían ver todas las clásicas de disney y crecimos con las más recientes y actualizadas) tengo que decir que veis este tema de forma muy exagerada. Ningún niño deduce lo que deduce la autora del post. Ese tipo de detalles están pensados para que lo deduzca un público bastante más maduro.

    Pero hay que entender que Disney siempre se adapta a la sociedad del momento. Dicho esto, os centrais demasiado en el tópico de la figura machista de la mujer y para mí eso es un error que se comete porque nos centramos demasiado en eso de “o eres super mujer o es machismo”. ¿Nadie se ha fijado en que Cenicienta es la única humana de su entorno capaz de hacerse respetar por los animales? ¿Acaso al príncipe le ayuda un hada a encontrar a Cenicienta? ¿No se cruza Blanca nieves solita medio bosque a pata con dos ovarios? Por Dios, que para cuando el príncipe se entera de algo ella ya ha hecho media película…

    • No, estoy de acuerdo en que los niños, al menos de manera consciente no lo perciben. Pero el mensaje que dejan en el subconsciente es el que es. Cuantas cosas hay que no se dicen pero “están”, “pasan”, “son” en la vida. Posiblemente de primeras nadie caiga en lo terrible que es que a una mujer la juzguen solo por su ropa. Por ejemplo, leí hace no mucho un experimento que había hecho un presentador americano llevando durante un año la misma corbata. Nadie se dio cuenta. Imagínalo al revés. Su compañera de mesa hace lo mismo … y ya la tendríamos liada. Y si no mira la cantidad de comentarios sobre que SuperNanny siempre llevara la misma ropa. Porque no se caiga en algo de primeras o porque no sea algo explícito no quiere decir que me guste.
      Dicho esto sí que me parece interesante lo que comentas a continuación. No son las cosas que creo que prevalezcan, pero no es menos cierto que están ahí. Blancanieves en concreto es bastante demencial. Se cruza el bosque a pata porque no le queda otra, si no no habría película y todo el resto de cosas son para poner los ojos en blanco una y mil veces. Es una pánfila sin sangre en las venas y yo desde luego no quiero que mis hijas se le parezcan. La visión de Cenicienta me gusta más 😉 Gracias por tu aportación!

  8. Yo creo que solo andan buscando defectos para criticar o hablar por los codos, si se enfocan en buscar algo malo o en contra de algún género o cualquier cosa las van a encontrar, igual si buscan cosas buenas van a encontrar muchas. Yo he visto y leído las versiones viejas y las nuevas y solo tienen diferentes finales y ahora más que nada su único fin es comercializar pero de nosotros depende de explicarle a nuestros hijos que es bueno o malo y que es fantasía o realidad, también me gustan las películas de ciencia ficción y no por eso voy a decir que eso no es real a todo grito y publicarlo en la web o alguna revista para llamar la atencion…..en fin, creo no tengo nada mejor que hacer que leer sus notas ridículas. Jjjjjj

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre