Mamá, de mayor quiero ser Wedding Planner

4

jennifer_lopez_weddingplanner-the-wedding-planner-23182452-1024-768

¿Quién no recuerda la película de Jennifer López y Matthew McConaughey? En España se llamó Planes de Boda, mientras que el título original era: “The Wedding Planner”, quizá porque en el 2001, año en el que se estrenó, era impensable que en nuestro país alguien supiera qué era una “Wedding Planner”.

Hoy en día, si reviso las cuentas de Instagram que sigo, un gran número de ellas llevan el hastag #weddingplanner, y no son cuentas extranjeras, son cuentas españolas.

¿Os imagináis el glamour de esas vidas…? Cuentas de Instagram con flores frescas cada día, detalles “cuqui-molones” que nos enseñan el “lado bonito de las cosas”, tazas de café de porcelana fina, desayunos ideales, brunchs de ensueños… Camas interminables.

Tocados florales, trajes de novia, parejas de novios guapísimos, coches de época lujosos, o novios en 600. Novios actuales, vintage, todo es posible encontrarlo.

De mayor quiero ser wedding planner
Imagen obtenida de Campo Aníbal

Bodas rockeras, campestres, en la playa, en masías, en monumentos emblemáticos de nuestras ciudades… Nada queda al azar… Todo organizado y controlado.

Pero todo esto podría ser así de maravilloso, sino fuera porque muchas de las “wedding planners” son profesionales de otros sectores reconvertidas -arquitectas, filólogas, abogadas, traductoras…- por una crisis que dejó fuera de juego a muchos profesionales.

En un tiempo de crisis, donde el Mundo Instagram o el mundo Pinterest llena nuestras vidas, donde las apariencias priman por encima de la realidad, las “wedding planners” se erigen como símbolo de lo que las demás mortales no somos ni seremos. Iconos de un mundo irreal que nos acerca a lo que nos gustaría ser o lo que querríamos vivir.

de mayor quiero ser wedding planner
Imagen: Abre la vida.com

La crisis nos ha forzado a crear, sea en las redes o en nuestra imaginación, mundos perfectos e inexistentes… Donde por mucho que nos esforcemos en dar una imagen de vidas perfectas, la realidad es la que es.

Así que tiemblo pensando el día, en el que mi hija me diga.. Mamá… Quiero ser wedding planner…

Comparte
Artículo anteriorDisney odia a las madres
Artículo siguienteEsto sí es como me lo contaron

María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.

4 COMENTARIOS

  1. Me gusta mucho el articulo ,hay que ser imaginativa para ser wedding planner ya que la realidad no te transmite eso,piensa en eso :p,un besazo y enhorabuena

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre