5 cosas que si no haces cuando toca te darán mucha pereza

3

Hay algunas cosas en la vida que es mejor hacer cuando toca porque luego se convierten en esa asignatura pendiente que pendulea sobre tu cabeza pero que nunca te decides a acometer. Algunas son cosas sencillas que impresionaban más allá por la veintena que en la actualidad pero otras son radicales cambios vitales que suponen ciertas renuncias por las que ya no estamos dispuestas a pasar ¿Quién tiene tiempo? O mejor aún: ¿quién tiene ganas? Yo he recopilado cinco de esas cosas que es mejor hacer cuando la vida dice que hay que hacer, pero hay muchas más. 

cuando-toca_carne-conducir

El carné de conducir

No tengo carné de conducir, así que puedo contarlo de primera mano. Primero no tenía dinero y cuando más tarde lo tuve dejé de tener tiempo, así que soy la mujer/amiga dependiente que siempre necesita que alguien la acerque a alguna parte o que tiene que renunciar a algunos planes por la lejanía. Sacarme el carné está entre mis objetivos muy cercanos, pero, lo reconozco, meterme en una clase llena de veinteañeros (o ni eso) a los treinta y siete no es lo que más me apetece en el mundo mundial, así que este punto lo tengo clarísimo. ¿Sacarse el carné de conducir casi a los cuarenta? ¡Qué pereza!

cuando-toca_universidad

Ir a la Universidad

Si cuando terminaste el instituto no tuviste claro qué estudiar o no pudiste hacerlo por las circunstancias sabrás de qué te hablo. Han pasado los años y ahí sigue la idea dándote el coñazo la lata a cada poco pero cuando te paras a pensar en las clases, los horarios, los exámenes… te mueres de la pereza. Eso si tienes la suerte de poder acudir a una Universidad de forma presencial porque si se trata de estudiar online te agobias todavía más ¿serás capaz de organizar tu tiempo?

cuando-toca_aprender-idiomas

Aprender idiomas

Si es que las cosas hay que hacerlas cuando tocan, que luego nuestra capacidad de aprendizaje es más limitada, además de que hay que luchar contra esas pequeñas cosas que aprendiste erróneamente y que te toca resetear y bla bla bla. Aprender idiomas cuando no te motiva es un tostón. Aprender idiomas cuando pasas de cierta edad te hace sentir, además, bastante idiota porque parece que siempre vas a remolque: que si nunca llegas, que si tu memoria ya no es la que era, que si tu vergüenza es mucho mayor… Y claro, pasa lo que pasa: que un día no te aclaras con el listening y otro, el que te toca hablar, o la lengua se te hace un nudo o no consigues recordar nada de vocabulario. Un infierno.

cuando-toca_casarse

Casarte

Ay, con lo bonito que es organizar una boda con el vestido y todos sus complementos. Ya te ves en la tienda, tan divina, y cuando la dependienta pregunta quién es la novia y respondes que tú su cara te hace replantearte si esta visita ha sido buena idea. Si total, piensas, ya llevamos mil años juntos y estamos tan a gustito para qué. Y aunque la familia insista, tus amigas insistan y puede que hasta tú misma, en sueños, te insistas cuando lo piensas en frío todo da pereza. Hasta escoger el vestido que estuviste años imaginando.

cuando-toca_tener-hijos

Tener hijos

Seamos sinceras: tener hijos cambia la vida de tal manera que hay mujeres que una vez asentadas, ya no quieren pasar por ese cambio. Ni por el corporal inevitable ni por el vital imprescindible. Y es que la mujer que siga creyendo que puede continuar con su vida tal cual estaba antes después de la llegada de un hijo es que no tiene ni idea de  lo que habla. Así que algunas cuando se ven en las vacaciones paradisíacas o en esos planes inesperados a los que dijeron que sí piensan: “Tener hijos, ¡qué pereza!”

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorLa vida apacible del campo, campo
Artículo siguienteRecetas fáciles para sorprender en Halloween

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

3 COMENTARIOS

  1. Cuantisima razón tienes!! En mi caso la pereza es el estudiar, no fui una estudiante brillante y ponerme ahora me da horror…
    Yo me saqué el carné de conducir sin ir a clase. Me preparé el teórico haciendo un montón de test los días previos (ves que mala estudiante soy jeje)

  2. Es todo cierto. Yo me saqué el carnet y fui a la universidad a los 20 (volví a estudiar online a los 26), pero pienso en volverlo hacer ahora… y uffff, que pereza!!!!!
    En lo de estudiar idiomas es donde estoy yo. No lo hice cuando tocaba. (Sí lo hice, pero no me interesaba y no aprendí un pimiento), así que ahora estoy debatiéndome en estudiar o no idiomas.
    Lo de casarse puede que sea cierto. Para mi, personalmente no. Ojalá pudiera volver a prepararlo todo. Es que me chiflan las bodas y los preparativos. Jejejeje. Pero justamente, mi cuñada es lo que siempre me dice. Ella no se ha casado y lleva 1000 años con su pareja. Cuando les decimos que se casen, que queremos ir de boda, me dice que le da una pereza horrible!!! jajajajaja.
    y lo de los hijos… Pues creo que es totalmente cierto, llega un momento en que estás tan bien contigo misma y con todo lo que te rodea, que llega el momento de pensar en eso y te da una pereza horrible, solo por pensar en los cambios.
    Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre