¿Quieres ser una madre florero?

7

En un primer pensamiento, mi post de hoy iba sobre el concepto de mujer florero, al más puro estilo Ella Baila Sola: “de mayor quiero ser tu florero, con mi cintura ancha, muy contenta cuando me das el beso de la semana“… Pero mientras reflexionaba sobre la letra, sobre cuánto me apetecía reencarnarme en una de esas mujeres floreros, me he dado cuenta de algo mucho más práctico: quiero ser una madre florero (es lo mismo pero con prole).

mujer-florero4

Quiero que me pasen esas cosas que dicen Marta y Marilia. Y quiero llevarlo más allá, ser una mujer y madre florero de las de manual. No sé si es por el calor, que me atonta, o porque me he cansado de intentar recuperar a la diosa que llevo dentro. O porque en verano, entre Ikea y cuatro anuncios más, me creo a pies juntillas lo de la reinvención de mi vida. ¿Os atrevéis a revisar las condiciones para ser una mujer y madre florero?. Y puntuaremos del 1 al 5 todo lo que consigamos.

De mayor quiero ser mujer florero, metidita en casita yo te espero, las zapatillas de cuadros preparadas todo limpio y muy bien hecha la cama.

Primer problema. Yo lo de “metidita en casita” lo llevo muy mal. En invierno y los domingos por la tarde, puede ser, pero el resto de la semana, ¡se me cae la casa encima! Las zapatillas preparadas, venga. Un favor es un favor. Y la cama hecha, pues sí, que soy una madre alfa . Y los niños, si soy una madre florero auténtica, que se hagan ellos la cama y yo miro.  Aquí me pongo un… 3.

De mayor quiero hacerte la comida mientras corren los niños por la casa y, aunque poco nos veamos, yo aquí siempre te espero, porque yo sin ti… es que yo… es que no soy nada…

Estoy pensando en madre florero, así que de cocinar nada. Como mucho, me hago experta en la sección de preparados del super. Y lo de vernos poco, podría acostumbrarme (creo que menos que ahora no entraría en la denominación de convivencia 😏). ¡Ah!, que yo sin él no soy nada…ejem..ejem…eso escuece más. Me pongo otro 3.

Quiero ser tu florero, con mi cintura ancha, muy contenta cuando me das el beso de la semana.

Segundo problema: ¿cintura ancha? ¿Es necesario tener una cintura ancha para ser mujer florero? ¿Ahora que había perdido 10 kilos tras los dos embarazos? Bueno, no hay mal que por bien no venga… Volveré a hornear cupcakes. Aquí, 4 puntos. ¡Y que vivan las gordibuenas!

Es mi sueño todo limpio, es mi sueño estar en bata y contar a las vecinas las desgracias que me pasan.

Bien, una que cumplo al 100%. No es mi sueño estar en bata, pero eso de levantarte y ponerte el chándal y contarles a las madres del cole mis movidas… Sí, esta es fácil. Me pongo un 5.

De mayor quiero ser mujer florero, serán órdenes siempre tus deseos, porque tú sabes más de todo. Quiero regalarle a tu casa todo mi tiempo.

O también contratar una asistenta. Que el concepto de madre florero incluye asistenta para que mamá no tenga mucho que hacer más allá de ponerse al día con el WhatsApp y combinar ideal de la muerte la ropa de sus niñas. Aquí solo me puedo poner un 1. Además, cumplir órdenes se me da muy pero que muy mal…

No me escuchas, no me miras, ¡ay! cuánto te quiero.

Hago otro esfuerzo, venga. Que estoy cerca de conseguirlo. Que mi paco no me escuche puede suceder. Que no me mire va a ser más difícil, que se me ve bien de lejos. Me pongo otro 1, soy sincera.

Resultado final: 17 puntos de 30. ¡Puedo ser una madre florero!

Por los pelos, pero puedo serlo. Con buscar una asistenta y alguien que se ocupe de los niños, ya me encargo yo de tener la cama hecha, las zapatillas preparadas para cuando llegue mi paco, hago el máster en alimentos preparados del supermercado y, si eso, me quito el chándal de todos los días y me pongo el de los domingos.

Del coste económico y moral que me va a suponer ser una madre florero, ya hablaremos otro día, que ahora tengo que contarles a las vecinas mis progresos.

mujer-florero2

Fotos vía Pixabay,  Frncsc en Flickr y Flickr

Comparte
Artículo anteriorSentir y dejarte sentir
Artículo siguienteY tú… ¿viajas o haces turismo?

Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos

7 COMENTARIOS

  1. Muy bueno, Ruth!
    Me encanta la útima frase.
    Los costes económicos y morales de tal empresa mejor dejarlos para otro día, que una bomba de ese calibre no se puede soltar en verano.
    A finales de julio nos basta con tu fina ironía… 🙂 para seguir trazando planes de superación.

  2. Me parto Ruth, un post buenísimo, jejeje, sobre todo para las que recordamos esa canción, cuánto me gustaba. Yo creo que no llego ni a la mitad de puntos, porque … No sé por qué, no he ido contando pero por ejemplo eso de contarles mis penas a las madres del cole no se me da bien, yo ya si eso las cuento en facebook, que no me ven la cara. Besos!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre