lunes, junio 27, 2022
InicioMujer Actual¿Quieres ser una madre florero?

¿Quieres ser una madre florero?

En un primer pensamiento, mi post de hoy iba sobre el concepto de mujer florero, al más puro estilo Ella Baila Sola: “de mayor quiero ser tu florero, con mi cintura ancha, muy contenta cuando me das el beso de la semana“… Pero mientras reflexionaba sobre la letra, sobre cuánto me apetecía reencarnarme en una de esas mujeres floreros, me he dado cuenta de algo mucho más práctico: quiero ser una madre florero (es lo mismo pero con prole).

mujer-florero4

Quiero que me pasen esas cosas que dicen Marta y Marilia. Y quiero llevarlo más allá, ser una mujer y madre florero de las de manual. No sé si es por el calor, que me atonta, o porque me he cansado de intentar recuperar a la diosa que llevo dentro. O porque en verano, entre Ikea y cuatro anuncios más, me creo a pies juntillas lo de la reinvención de mi vida. ¿Os atrevéis a revisar las condiciones para ser una mujer y madre florero?. Y puntuaremos del 1 al 5 todo lo que consigamos.

De mayor quiero ser mujer florero, metidita en casita yo te espero, las zapatillas de cuadros preparadas todo limpio y muy bien hecha la cama.

Primer problema. Yo lo de “metidita en casita” lo llevo muy mal. En invierno y los domingos por la tarde, puede ser, pero el resto de la semana, ¡se me cae la casa encima! Las zapatillas preparadas, venga. Un favor es un favor. Y la cama hecha, pues sí, que soy una madre alfa . Y los niños, si soy una madre florero auténtica, que se hagan ellos la cama y yo miro.  Aquí me pongo un… 3.

De mayor quiero hacerte la comida mientras corren los niños por la casa y, aunque poco nos veamos, yo aquí siempre te espero, porque yo sin ti… es que yo… es que no soy nada…

Estoy pensando en madre florero, así que de cocinar nada. Como mucho, me hago experta en la sección de preparados del super. Y lo de vernos poco, podría acostumbrarme (creo que menos que ahora no entraría en la denominación de convivencia 😏). ¡Ah!, que yo sin él no soy nada…ejem..ejem…eso escuece más. Me pongo otro 3.

Quiero ser tu florero, con mi cintura ancha, muy contenta cuando me das el beso de la semana.

Segundo problema: ¿cintura ancha? ¿Es necesario tener una cintura ancha para ser mujer florero? ¿Ahora que había perdido 10 kilos tras los dos embarazos? Bueno, no hay mal que por bien no venga… Volveré a hornear cupcakes. Aquí, 4 puntos. ¡Y que vivan las gordibuenas!

Es mi sueño todo limpio, es mi sueño estar en bata y contar a las vecinas las desgracias que me pasan.

Bien, una que cumplo al 100%. No es mi sueño estar en bata, pero eso de levantarte y ponerte el chándal y contarles a las madres del cole mis movidas… Sí, esta es fácil. Me pongo un 5.

De mayor quiero ser mujer florero, serán órdenes siempre tus deseos, porque tú sabes más de todo. Quiero regalarle a tu casa todo mi tiempo.

O también contratar una asistenta. Que el concepto de madre florero incluye asistenta para que mamá no tenga mucho que hacer más allá de ponerse al día con el WhatsApp y combinar ideal de la muerte la ropa de sus niñas. Aquí solo me puedo poner un 1. Además, cumplir órdenes se me da muy pero que muy mal…

No me escuchas, no me miras, ¡ay! cuánto te quiero.

Hago otro esfuerzo, venga. Que estoy cerca de conseguirlo. Que mi paco no me escuche puede suceder. Que no me mire va a ser más difícil, que se me ve bien de lejos. Me pongo otro 1, soy sincera.

Resultado final: 17 puntos de 30. ¡Puedo ser una madre florero!

Por los pelos, pero puedo serlo. Con buscar una asistenta y alguien que se ocupe de los niños, ya me encargo yo de tener la cama hecha, las zapatillas preparadas para cuando llegue mi paco, hago el máster en alimentos preparados del supermercado y, si eso, me quito el chándal de todos los días y me pongo el de los domingos.

Del coste económico y moral que me va a suponer ser una madre florero, ya hablaremos otro día, que ahora tengo que contarles a las vecinas mis progresos.

mujer-florero2

Fotos vía Pixabay,  Frncsc en Flickr y Flickr

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Muy bueno, Ruth!
    Me encanta la útima frase.
    Los costes económicos y morales de tal empresa mejor dejarlos para otro día, que una bomba de ese calibre no se puede soltar en verano.
    A finales de julio nos basta con tu fina ironía… 🙂 para seguir trazando planes de superación.

  2. Me parto Ruth, un post buenísimo, jejeje, sobre todo para las que recordamos esa canción, cuánto me gustaba. Yo creo que no llego ni a la mitad de puntos, porque … No sé por qué, no he ido contando pero por ejemplo eso de contarles mis penas a las madres del cole no se me da bien, yo ya si eso las cuento en facebook, que no me ven la cara. Besos!

  3. Yo utilizaba esta canción en las clases de educación sexual en sexto. Al cabo de tres años, aún se acordaban de la letra.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.