jueves, junio 30, 2022
InicioOcioPor qué odio cada vez más ir al cine de verano

Por qué odio cada vez más ir al cine de verano

cinedeverano

Cuando era pequeña, ir al cine de verano se convertía en una aventura, ya que había que ir a un sitio especial, como es un parque, nos podíamos sentar un poco a nuestra bola, incluso en el suelo y podíamos cenar mientras veíamos en la pantalla grande esa peli que se nos escapó en Navidades o volver a verla. Por desgracia, ir al cine de verano es otra de esas cosas mágicas cuya magia ha matado la maternidad.

En primer lugar por la hora. ¿A quién se le ocurre poner una película tan tarde? Si entre la lactancia y las ansias madrugadoras de mis hijos estoy durmiendo una media de cinco horas diarias, ¿cómo quieren que esté despierta más allá de las 11? ¿Están locos? Además, ¿qué infante menor de diez años no es un demonio de Tasmania para cuando llega el final de la tarde? Y no lo digo solo por los míos, que sé de buena tinta que hay otros padres que también sufren lo suyo.

Luego está el tema del outfit, porque en Madrid en verano hace muchísimo calor pero como el cine de verano al que suelo ir está al lado del río viene una rasca que con la típica rebequita me quedo corta. Me dan ganas de sacar todos los forros Quechua que he ido acumulando y ponérselos uno encima del otro para que no se (nos) congelen(mos).

El cine de verano en surround

De los mosquitos mejor no os hablo porque son tan grandes que necesitarían licencia de vuelo en otras ciudades más concienciadas con el tema de la malaria que la mía. Además es que son temerarios los muy malvados y te sobrevuelan tan cerca que no te dejan escuchar la película a no ser que vaya de explosiones.

Papel de aluminio
Tengo una idea para acabar con los ruidos en los cines de verano

Por no hablar de los ruidos que hace el prójimo. Porque yo intento ser civilizada y alimentar a la prole antes de llegar a estos sitios pero siempre llega ese momento en el que comienza la peli y el tendido es un mar de papel albal desplegándose o de “mamá, ¿quién tiene el agua?”. A ver, que la hora de comienzo de la película no es misterioso, intentemos comer antes y así hacemos menos jaleo.

¿Y las toses? ¿Por qué la gente tose más en los cines al aire libre que en los cines cerrados? ¿Alguien más lo ha notado?

Incomodidades físicas de los cines de verano

Danny zuko drive in
Danny se ha rendido y ya no busca el camino al baño

Otro de los problemas que le encuentro (y este soy consciente que es solo mío) es que con la oscuridad lo paso fatal si tengo que ir al baño, no hay manera de encontrarlo porque tienes que sortear un laberinto de neveras de picnic, niños tirados por el suelo y filas de sillas puestas ahí de forma aleatoria. Y encima el excusado es uno de esos contenedores de plástico hediondos de los que lo mejor es salir cuanto antes o aprender a reabsorberte. Y otro día os cuento el trauma de mi adolescencia de cuando unos ex amigos tumbaron un wc de estos conmigo dentro. Qué asco por favor.

Y hablando de asco, ¿qué les pasa con las sillas? Con lo fácil que es poner unas sillas normales en vez de esas de plástico que se te pegan al trasero a poco que sudes (sí, hamigas, soy capaz de que me suden las posaderas aunque esté pasando un frío de mil demoños, creo que lo voy a poner en mi CV). En algunos cines alquilan cojines para evitar el efecto sudado pero hay días en los que recuerdo que soy madre y veo a las colonias de ácaros y gérmenes varios saludándome desde el estampado de flores. Casi que voy busdando un drive in, que mi coche limpio no está (el que esté libre de Aspitos que tire la primera piedra) pero por lo menos sé qué culos se han sentado en él.

En fin, que creo que reduciré al máximo mi presencia en los cines de verano o los dejaré solo para ocasiones especiales como cuando mis hermanos me libren de los herederos. Y si no siempre me puedo hacer una sesión de cine en casa. ¿A alguien más le pasa que los odia o es solo cosa mía?

Fotos:  Wikipedia

Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Jaja lo que me he reído hamiga!! aquí imaginando a los ácaros saludando con la manita XD
    Es que cuando somos niños no nos fijamos en esas cosas, sólo nos importa que mola hacer planes en familia y acostarse tarde jaja

  2. Hola!
    Muy divertido!!
    Yo no he ido nunca a un cine de verano… :-/
    En mi pueblo no había y en mi ciudad tampoco…
    Pero has hecho que no lo eche en falta!! jajaja
    Aquí tenemos autocine, que está guay, y como dices, te sientas en un lugar donde conoces 😉

  3. ¿Alquiler de cojines para posaderas delicadas o sudorosas? Joder que idea de negocio!!! Jajaja yo soy de laslas tuyas. Hasta que ni pongan filas ordenadas y, al menos, tumbona con “surraon” yo paso del cine de verano.
    He dicho.

  4. Hija de mi vida, pero tu que cines de verano frecuentas??? No acostumbro a tales lujos, pero el último que recuerdo lo vivi en el Parque Bryant, en pleno Manhattan, donde lo de menos fue la película, y valió la pena tanto por el paisaje como por su paisanaje…Por si te interesa, y con la malsana intención de ponerte de los nervios, te diré que el próximo pase es mañana mismo…aquí te dejo el enlace: http://www.brooklynbridgepark.org/events/friday…tal vez cambiés de opinión al respecto….Avisada estás.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no