miércoles, mayo 25, 2022
InicioMaternidadTips de madre especial verano

Tips de madre especial verano

Consejos, consejos y más consejos. Todavía no ha nacido tu primer hijo y todo el mundo te atiborra de consejos acerca de lo que tienes que hacer y no hacer. Pero lo cierto es que de toda esa información -solicitada o no- que recibes siempre puedes aprender algún que otro truco que hace más fácil tu intendencia familiar en el día a día. Es más, en nuestra más o menos dilatada experiencia maternal, nosotras mismas hemos ido acumulando pequeños tips que nos hacen la vida más fácil. Hoy vamos a compartir algunos trucos-de-madre especial verano.

Doble ración de frescor

Siempre guardo el “after sun” en la nevera. Así, al alivio que suelen proporcionar estas cremas tras la exposición de la piel al sol, se suma un agradable frescor extra al aplicarla a baja temperatura. Este truco también sirve con otro tipo de productos, por ejemplo, los indicados para aliviar las “piernas cansadas”.

Agua helada

agua helada

Beber el agua excesivamente fría no es bueno, por mucho calor que haga, pues puede dañarnos la faringe o las cuerdas vocales. Sin embargo, yo siempre añado una botella de agua congelada en la nevera portátil cuando vamos a la playa o de excursión porque ahorramos peso y espacio -no necesitamos las clásicas barras heladas- y, además, me garantiza varias horas de agua fresca.

Recicla los mordedores

Otra de frío, aunque no específica para el verano. A pesar de que a mis hijas hace muchísimo ya que les salieron los dientes, todavía conservo sus mordedores en el congelador, porque son ideales cuando necesitamos aplicar hielo en un sitio específico, como un golpe.

Protege tu (y su) piel

protector solar

A partir del mes de mayo, cuando comienzan los días soleados, cambio mi rutina de “maquillaje de mínimos” y en vez de utilizar una crema hidratante utilizo un protector solar como base antes del maquillaje o de mi “BB Cream”. Porque, por mucho que algunos maquillajes e hidratantes aseguren que tienen un elevado factor de protección, resulta más eficaz un producto específico. En el mercado hay algunos realmente buenos, adecuados para el rostro y para distinto tipo de pieles. Con las niñas hago lo mismo, de tal forma que nuestra rutina matutina tras el aseo incluye siempre una aplicación de crema solar al menos en la cara.

Kit de supervivencia

cucharas

Cuando llega el buen tiempo y arranca la temporada de excursiones y playa se hace imprescindible tener en el coche un kit de supervivencia. En el nuestro, además de los medicamentos  -básicamente ibuprofeno/paracetamol, cristalmina y tiritas- y las toallitas húmedas de rigor no pueden faltar:

  • Cuchillo y cuchara: Muchos, y no solo en el coche, sino -sobre todo las cucharas- repartidas por cuanto bolso, bolsa de playa, mochila y neceser tengo
  • Bolsas de plástico: porque, allá por dónde pasamos vamos generando desperdicios.
  • Una muda extra: con ropa interior y todo, que no es la primera que se empapa en algún charco, riachuelo o se enguarra donde se tercie. También tenemos tenis viejos, porque por muy “ligth” que parezcan nuestros planes, una nunca sabe cuando será necesario abandonar el calzado mono y calzarse las deportivas.
  • Un paquete de galletas/tortitas -en paquetes individuales y que no tengan chocolate- o frutos secos.

Bártulos playeros

toalla de playa

Ir a la playa con niños pequeños equivale a llevar millones de bártulos. Algunas optan por transportarlos en esos carritos de la compra tan monos, otras -la menda- por las bolsas de playa gigantes… En cualquier caso, todo lo que sea aligerar el cargamento es un éxito. Teniendo en cuenta el tiempo que un niño pequeño autónomo pasa tumbado en la toalla, nosotros hemos prescindido de las suyas, sustituyéndolas por ponchos para que se sequen. Para el resto, usamos una toalla gigante en la que cabemos todos e, incluso, recientemente me han aportado otra alternativa: ¡¡¡¡Una sábana de matrimonio!!!! -aunque yo no la he probado-.

Malditas arenas

arenas en los pies

Yo las odio. Así, en general.Y si las esparcimos por calzados, bañadores, toallas y las transportamos por coche, casa… ¡ya ni os cuento! Cuando los niños hacen la croqueta -que, por otra parte, es de las cosas más divertidas- sabes que, inevitablemente, sufrirás y sufrirás para desprenderlas de todas las partes de su cuerpo, ¡qué parece que las han pegado con Loctite! Yo tengo varias estrategias. Aunque en casa solemos ducharnos, cuando venimos de la playa SIEMPRE pongo el tapón y, aunque la dinámica sea similar, al menos logramos que se vayan ablandando. Para el cuero cabelludo, un buen masaje con acondicionador y para pliegues delicados, secar muy bien la piel y aplicar polvos de talco.

Evitar rozaduras

Con el calor decimos adiós a los calcetines y hola a las rozaduras en los pies. No siempre funciona, pero para ablandar la zona del zapato que nos machaca el talón a mí y a las niñas suelo tratar esa parte del calzado con crema hidratante y la “masajeo” un poco. Además, para evitar que los zapatos de loneta encojan al lavarlos, los pongo a secar con algo dentro, paños de cocina, papeles…

Fotos: Pixabay

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

20 COMENTARIOS

  1. Pero que apañada eres!! Yo hace tiempo que a la playa lelvo un par de pareos viejos, pero claro, teniendo en cuenta que aparezco en la arena con el carro de la compra más grande que pude encontrar…entendemos que no lo hago por ahorrar bártulos!! Jajajajaja!!
    Y para las rozaduras, vaselina. Mano de santo.

  2. Pues algunos de esos trucos me vendrán genial! Aquí estoy en suegroland, con rutina campestre y playera, con arena por doquier y siempre cargada como una mula de trastos infantiles.

    • Te puedo imaginar en suegroland desplegando toda esa sabiduría!!! Jajaja, aunque sabes que a mí me ganó tu suegra con su “invento” para cerrar los armarios 😉

  3. El de los mordedores me parece genial. Vamos, que voy a buscar a ver si me queda alguno por casa y pienso ponerlo en práctica a la de ya 😉

    • Ya te digo yo que son la mar de útiles!!! Donde esté un mordedor que se quite el típico filete congelado que nos ponían las abuelas en los golpes!

    • Yo tampoco lo he probado y suena raro… pero todo es probar por aligerar un poco el equipaje. Lo del after sun os aseguro que sí es un “puntazo”. Besos

      • Yo si que la llevo y además de 150…. es muy práctica porque reservas las toallas para secarlos y si se le queda la arena pegada la doblas para el otro lado y listo, eso sí debes sacudirla bien antes de guardarla o tendrás un trocito de playa delante de la lavadora. ♡

  4. Te leo, y me entra un complejo de madre desastre que voy a preguntar donde puedo reciclarme…No ejercito ni uno solo de tus consejos, que a buen seguro me vendrían de perlas…Pero dado que soy fácil de conquistar, me los apunto e incluso tatuo…porque a la par que fácil soy desmemoriada….¿Dónde estará la crema solar del año pasado? Ay..pero si dicen que caducan…Uffff…. Saludox

    • Voy a confesar que tambien guardo la crema solar de un año para otro (la del cuerpo). Y también que, a la vista del poco sol que olemos en el norte de Galicia, nunca nos echamos en las piernas y tampoco se nos queman. Ahora bien, tu no sabes eso de que todos andamos nuestra mejor cara en las redes sociales? Yo de normal soy una madre tipo desastre en lo que a intendencia se refiere, pero aquí he condensado todos mis mejores recursos!!! Jajaja

  5. Geniales todos los trucos, pero me apunto el de los mordedores y el de la crema “piernas cansadas” en la nevera. Verás tú mi marido cuando vea la crema en el frigo la cara que pone, jajaja!

    Lo del agua helada también me ha parecido una gran idea ^__^

    Saludos!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión