Tips de madre especial verano

20

Consejos, consejos y más consejos. Todavía no ha nacido tu primer hijo y todo el mundo te atiborra de consejos acerca de lo que tienes que hacer y no hacer. Pero lo cierto es que de toda esa información -solicitada o no- que recibes siempre puedes aprender algún que otro truco que hace más fácil tu intendencia familiar en el día a día. Es más, en nuestra más o menos dilatada experiencia maternal, nosotras mismas hemos ido acumulando pequeños tips que nos hacen la vida más fácil. Hoy vamos a compartir algunos trucos-de-madre especial verano.

Doble ración de frescor

Siempre guardo el “after sun” en la nevera. Así, al alivio que suelen proporcionar estas cremas tras la exposición de la piel al sol, se suma un agradable frescor extra al aplicarla a baja temperatura. Este truco también sirve con otro tipo de productos, por ejemplo, los indicados para aliviar las “piernas cansadas”.

Agua helada

agua helada

Beber el agua excesivamente fría no es bueno, por mucho calor que haga, pues puede dañarnos la faringe o las cuerdas vocales. Sin embargo, yo siempre añado una botella de agua congelada en la nevera portátil cuando vamos a la playa o de excursión porque ahorramos peso y espacio -no necesitamos las clásicas barras heladas- y, además, me garantiza varias horas de agua fresca.

Recicla los mordedores

Otra de frío, aunque no específica para el verano. A pesar de que a mis hijas hace muchísimo ya que les salieron los dientes, todavía conservo sus mordedores en el congelador, porque son ideales cuando necesitamos aplicar hielo en un sitio específico, como un golpe.

Protege tu (y su) piel

protector solar

A partir del mes de mayo, cuando comienzan los días soleados, cambio mi rutina de “maquillaje de mínimos” y en vez de utilizar una crema hidratante utilizo un protector solar como base antes del maquillaje o de mi “BB Cream”. Porque, por mucho que algunos maquillajes e hidratantes aseguren que tienen un elevado factor de protección, resulta más eficaz un producto específico. En el mercado hay algunos realmente buenos, adecuados para el rostro y para distinto tipo de pieles. Con las niñas hago lo mismo, de tal forma que nuestra rutina matutina tras el aseo incluye siempre una aplicación de crema solar al menos en la cara.

Kit de supervivencia

cucharas

Cuando llega el buen tiempo y arranca la temporada de excursiones y playa se hace imprescindible tener en el coche un kit de supervivencia. En el nuestro, además de los medicamentos  -básicamente ibuprofeno/paracetamol, cristalmina y tiritas- y las toallitas húmedas de rigor no pueden faltar:

  • Cuchillo y cuchara: Muchos, y no solo en el coche, sino -sobre todo las cucharas- repartidas por cuanto bolso, bolsa de playa, mochila y neceser tengo
  • Bolsas de plástico: porque, allá por dónde pasamos vamos generando desperdicios.
  • Una muda extra: con ropa interior y todo, que no es la primera que se empapa en algún charco, riachuelo o se enguarra donde se tercie. También tenemos tenis viejos, porque por muy “ligth” que parezcan nuestros planes, una nunca sabe cuando será necesario abandonar el calzado mono y calzarse las deportivas.
  • Un paquete de galletas/tortitas -en paquetes individuales y que no tengan chocolate- o frutos secos.

Bártulos playeros

toalla de playa

Ir a la playa con niños pequeños equivale a llevar millones de bártulos. Algunas optan por transportarlos en esos carritos de la compra tan monos, otras -la menda- por las bolsas de playa gigantes… En cualquier caso, todo lo que sea aligerar el cargamento es un éxito. Teniendo en cuenta el tiempo que un niño pequeño autónomo pasa tumbado en la toalla, nosotros hemos prescindido de las suyas, sustituyéndolas por ponchos para que se sequen. Para el resto, usamos una toalla gigante en la que cabemos todos e, incluso, recientemente me han aportado otra alternativa: ¡¡¡¡Una sábana de matrimonio!!!! -aunque yo no la he probado-.

Malditas arenas

arenas en los pies

Yo las odio. Así, en general.Y si las esparcimos por calzados, bañadores, toallas y las transportamos por coche, casa… ¡ya ni os cuento! Cuando los niños hacen la croqueta -que, por otra parte, es de las cosas más divertidas- sabes que, inevitablemente, sufrirás y sufrirás para desprenderlas de todas las partes de su cuerpo, ¡qué parece que las han pegado con Loctite! Yo tengo varias estrategias. Aunque en casa solemos ducharnos, cuando venimos de la playa SIEMPRE pongo el tapón y, aunque la dinámica sea similar, al menos logramos que se vayan ablandando. Para el cuero cabelludo, un buen masaje con acondicionador y para pliegues delicados, secar muy bien la piel y aplicar polvos de talco.

Evitar rozaduras

Con el calor decimos adiós a los calcetines y hola a las rozaduras en los pies. No siempre funciona, pero para ablandar la zona del zapato que nos machaca el talón a mí y a las niñas suelo tratar esa parte del calzado con crema hidratante y la “masajeo” un poco. Además, para evitar que los zapatos de loneta encojan al lavarlos, los pongo a secar con algo dentro, paños de cocina, papeles…

Fotos: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorLa música de la vida de … Lydia
Artículo siguientePor qué odio cada vez más ir al cine de verano

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

20 COMENTARIOS

  1. Pero que apañada eres!! Yo hace tiempo que a la playa lelvo un par de pareos viejos, pero claro, teniendo en cuenta que aparezco en la arena con el carro de la compra más grande que pude encontrar…entendemos que no lo hago por ahorrar bártulos!! Jajajajaja!!
    Y para las rozaduras, vaselina. Mano de santo.

    • Te puedo imaginar en suegroland desplegando toda esa sabiduría!!! Jajaja, aunque sabes que a mí me ganó tu suegra con su “invento” para cerrar los armarios 😉

    • Ya te digo yo que son la mar de útiles!!! Donde esté un mordedor que se quite el típico filete congelado que nos ponían las abuelas en los golpes!

    • Yo tampoco lo he probado y suena raro… pero todo es probar por aligerar un poco el equipaje. Lo del after sun os aseguro que sí es un “puntazo”. Besos

      • Yo si que la llevo y además de 150…. es muy práctica porque reservas las toallas para secarlos y si se le queda la arena pegada la doblas para el otro lado y listo, eso sí debes sacudirla bien antes de guardarla o tendrás un trocito de playa delante de la lavadora. ♡

  2. Te leo, y me entra un complejo de madre desastre que voy a preguntar donde puedo reciclarme…No ejercito ni uno solo de tus consejos, que a buen seguro me vendrían de perlas…Pero dado que soy fácil de conquistar, me los apunto e incluso tatuo…porque a la par que fácil soy desmemoriada….¿Dónde estará la crema solar del año pasado? Ay..pero si dicen que caducan…Uffff…. Saludox

    • Voy a confesar que tambien guardo la crema solar de un año para otro (la del cuerpo). Y también que, a la vista del poco sol que olemos en el norte de Galicia, nunca nos echamos en las piernas y tampoco se nos queman. Ahora bien, tu no sabes eso de que todos andamos nuestra mejor cara en las redes sociales? Yo de normal soy una madre tipo desastre en lo que a intendencia se refiere, pero aquí he condensado todos mis mejores recursos!!! Jajaja

  3. Geniales todos los trucos, pero me apunto el de los mordedores y el de la crema “piernas cansadas” en la nevera. Verás tú mi marido cuando vea la crema en el frigo la cara que pone, jajaja!

    Lo del agua helada también me ha parecido una gran idea ^__^

    Saludos!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre