lunes, mayo 16, 2022
InicioMaternidadProblemas maternales del primer mundo

Problemas maternales del primer mundo

Que ser madre es una tarea complicada lo sabemos todas. Que en según qué contextos se vuelve una labor titánica, también. Madres que lidian con la guerra, madres que lidian con el hambre, madres que capean la enfermedad… Aquí ya las hemos homenajeado en reiteradas ocasiones. Pero hoy no toca eso, que es lunes y necesitamos empezar la semana con un poco de humor. Así que vamos a calzarnos unos zapatos mucho más triviales para hablar de otros “problemillas” de madre: Esos dramas maternales del primer mundo que a todas nos perturban.

dramas maternales

Los virus que atacan en bucle

La verdad es que no sé yo qué será mejor: que toda la familia caiga enferma a la vez y “disfrutar” de los males en compañía; o entrar en ese bucle infernal que lleva a todos los habitantes del hogar a enfermar de forma progresiva. Tras tres largos días de fiebre, vómitos, noches en vela con hijo número 1, cuando este empieza a mejorar… ¡Hijo número 2 claudica! ¡Y vuelta a empezar!

Si el virus es resistente, tenaz y os coge cariño porque le ofrecéis un entorno agradable puede que después caigan progenitor número 1 y progenitor número 2 y, a estas alturas, date por fastidiada porque tú siempre vas a ser la última, así que a todos tus dolores has de añadirle el cansancio acumulado en las jornadas previas y, sobre todo, la imposibilidad de pararte a disfrutar de tu enfermedad, pues todos en casa estarán ya como rosas y con ganas de marcha y tú solo querrás morir en el sofá.

Las riñas entre hermanos

A mi me va más el papel de implacable brazo ejecutor que el de juez, así que si hay algo que me da una pereza infinita es tener que mediar en las disputas entre mis hijas. Básicamente porque, si de las ganas me valgo, lo resolvería con la nada didáctica estrategia de hacer carambola con ambas. Pero como que no es plan.

Con el tiempo he aprendido a inhibirme lo máximo posible en sus riñas, pero a veces resulta inevitable la mediación, sobre todo para evitar daños personales. Mi disfraz de casco azul incluye muchas dosis de paciencia y toques de veterano interrogador de la CIA. La tarea es ardua, porque de antemano sé que las dos van a intentar hacerme tragar con su versión de la pelea, que suelen situarse en realidades paralelas y opuestas. También porque de partida asumo que haga lo que haga, decida lo que decida, nunca voy a satisfacer a ninguna.

Podría aleccionaros diciéndoos que busqueis reconducir el conflicto tratando de que sean ellas mismas las que lo solucionen y que cuando lo consigáis resultará muy satisfactorio y enriquecedor para todos. Pero no os voy a mentir. En ciertas situaciones de estrés y cansancio extremo, la mejor estrategia es siempre ponerse de perfil y si puedes endiñarle el marrón a otro, mejor que mejor: “vale más que vayas tú, porque como vaya yo tus hijas/nietas/sobrinas se van a enterar”. (No se lo contéis a mi madre)

Los grupos de whatsapp

¡Anda que no se habrá escrito de todo sobre los grupos de whatsapp de padres y madres! Normalmente circunscritos al cole pero, ¡atención! que también los hay de extraescolares, cumpleaños y cualquier menester que congregue a más de tres infantes. Así que si multiplicamos el número de hijos, por actividades, clases, amigos, etc… nos sale que podemos llegar a manejar casi una docena de grupos distintos, con una o dos docenas de padres cada uno.

Os voy a confesar que hasta hace muy poco yo era inmune. Ni para bien ni para mal. Me molestaban cero patatero los grupos. Que me interesaba lo que decían, atendía; que no, pasaba. Vive y deja vivir.

Pero últimamente ¡ay últimamente! No puedo con ellos. Me molestan todos: los del cole, los de extraescolares, los del trabajo… Pero por qué la gente repite una y otra vez los mismos patrones insufribles. Y si hay una situación que me puede es el “que se mejore”.

Los “noes” en todas sus versiones

Los niños tienen etapas muy simpáticas, otras tremendamente agradables pero, por momentos, pueden desquiciar hasta al más pintado. Se les quiere, pero sobre todo cuando se convierten en auténticas máquinas de repetir un no tras otro a lo único que aspiras es a hacerte el harakiri. Ya os hablé aquí de toda esa retahíla de “noes” que ponen a prueba la paciencia de cualquier padre. “No quiero ir a clase”, “no quiero comer”, “no quiero levantarme”, “no quiero hacer los deberes”… y el más refinado… “¿Por qué no?”.

La hora de irse a la cama

Mi ideal del mundo es un lugar en el que dices “¡Niñas! ¡A la cama!” y mis hijas desfilan hacia la habitación entonando una bonita melodía, con una sonrisa en la cama, me besan y antes de que su angelical cabellera toque la almohada ya estén durmiendo. Pero no. Eso es una falacia.

Da igual que las avise con tiempo, que las deje un ratito más, que se lo pida en verso… Lo máximo que he conseguido es que se marchen sin que las protestas suban de decibelios. A partir de ahí, todo el hermetismo que ha rodeado su día desaparece por arte de magia: quieren narrarme todo lo que ha pasado en el cole, han olvidado meter algo en la mochila, tienen un último chiste que contar, una última meadita que echar y, por supuesto, tienen sed como si hubiesen cruzado el Sahara.

El cambio de armario

De por sí, el cambio de armario es una tarea tediosa donde las haya. Pero cuando el que toca cambiar es el armario de nuestros hijos se van sumando una serie de factores que lo hacen desalentador. El primero, el desorden -que no es exclusivo del armario de los niños, pero que es habitual en él-. Un desorden absoluto que hace que encuentres prendas que creías perdidas, que la ropa salga en ocasiones como pequeñas albondiguillas de los rincones, que no sepas bien si ordenar, vaciar el armario o echar una cerilla dentro y cerrar la puerta.

Después está el runrún cojonero: “eso me vale” (mientras se embute en un pantalón en el que solo entra una pierna), “ves, me vale” (mientras se pone ya violeta, “eso no lo tires” (rescatando cualquier cosa que entra en la bolsa de reciclado), “¡me encanta esa camiseta!” (no recuerdas habérsela visto puesta en meses). Oos recuerdo que yo ya convivo con pre-preadolescentes.

Y, cuando ya crees que nada puede empeorar, llega el drama de sacar la ropa de invierno/verano de la pasada temporada y descubrir con espanto que TODO SE HA QUEDADO PEQUEÑO y que tocará apoquinar mucho más de lo que contabas: zapatos, anoraks, pantalones… ¡nada de nada!

Estos son mis dramas maternales. Seguro que alguno (muchos) se me queda por el camino. ¡Venga! Saca tu vena más ácida y cuéntanos los tuyos.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Jajaja María, me he disfrutado mucho tu artículo, la parte de la enfermedad es la que más sufro en mi casa, cada vez que llega la época de lluvia siempre pido 2 cosas al cielo, que nadie se enferme o sino que nos enfermemos todos de una vez, porque ese círculo como tú dices de que cae uno y luego el otro es mi peor pesadilla, termino yo más cansada que de costumbre y de un humor que ni te cuento. Saludos y fuerza!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión