lunes, octubre 25, 2021
InicioMujer ActualLa penetración: buscando la piedra filosofal del placer femenino

La penetración: buscando la piedra filosofal del placer femenino

Del latín penetrare, la RAE lo define como la acción de introducirse un cuerpo en otro, o de poseer, en el sentido de tener una relación carnal. Como se puede observar, la definición oficial deja bastante que desear puesto que se puede tener relación carnal con otra persona sin necesidad de que exista penetración (piénsalo :D)

Sin embargo, lo cierto es que en la cultura heteronormativa en la que estamos inmersos, se tiende a creer que una relación sexual completa incluye de forma indefectible la penetración, y es más, se considera que el acto «acaba» cuando el hombre eyacula durante o tras la penetración. Pongo un ejemplo para evidenciar el error de concepto: cuando en una pareja heterosexual el hombre tiene dos eyaculaciones fruto del coito, se dice que “han echado dos polvos”, y se afirma esto aunque, por ejemplo, el hombre haya tenido dos eyaculaciones más a través del sexo oral e incluso aunque ella no haya disfrutado de ningún orgasmo.

La teoría

Esta centralización del sexo hetero en el coito (lo que vulgarmente conocemos como “mete-saca”) tiene mucho que ver con el hecho de que en nuestro sistema sociocultural se haya concebido tradicionalmente el sexo en su papel de reproductor y de obtención de placer masculino. Como explica la sexóloga Ester Álvarez, “vivimos en una sociedad patriarcal y falocentrista donde los genitales definen y diferencian, absurdamente, si eres hombre o mujer, y la virilidad de los hombres se mide por su pene, nada más alejado de la realidad”.

bored animated GIF

Lo cierto es que la mayoría de las mujeres llegan al orgasmo mediante la estimulación del clítoris, y no hace falta ser un experto en anatomía para entender que en el coito el pene no lo estimula de forma directa. Por eso no son pocos los textos que se pueden encontrar en internet criticando el coito como base de la relación heterosexual, quizá de los más contundentes el grito de “El coito apesta”.

La práctica

Sé lo que estás pensando: que a ti el coito te gusta. Que quizá no llegas al orgasmo a través de la penetración, pero que la disfrutas. Que a veces llegas al clímax con los juegos preliminares y eso te basta. O que mientras dura el coito sigues estimulándote el clítoris para alcanzar la cima. O, en el peor de los casos, que rara vez llegas al orgasmo con tu pareja, pero que también te parece absurdo centrar toda la relación sexual en “llegar o no llegar” como si fuese una estúpida competición.

Yo creo que ya va siendo hora de que dejemos de quejarnos de los hombres con frases huecas del tipo “es que van a lo suyo”, «es que con el coito nos dominan y nos contabilizan» y «es que nos les interesa darnos placer», y comencemos por escucharnos a nosotras mismas y sobre todo por hacernos escuchar (y respetar).

crackship animated GIF

¿Cómo van a aprender a darnos placer si fingimos orgasmos, si no les decimos qué es lo que queremos? Para ello es necesario dirigir la mirada a nuestra cuerpo y explorarlo solas o en compañía.

La penetración coital puede ser tremendamente satisfactoria para la mujer sin pagar el peaje de pasar irremediablemente por el clítoris, pero para ello hay que estimular la próstata femenina que se aloja en la pared vaginal superior, a dos o tres centímetros de la entrada. Si esa zona es debidamente estimulada, podemos alcanzar el orgasmo y además del tipo eyaculatorio (squirting). Con lo dicho, es obvio que las penetraciones profundas no van muy bien encaminadas a estos efectos…

punto_g_femenino

Pero penetración es mucho más que coito, y es que además del miembro viril, pueden acceder a nuestra vagina otras cositas, como los dedos, los vibradores de los que ya hablamos aquí y todo lo que se os ocurra introducir con las debidas condiciones higiénicas.

Y podemos pasar de la penetración a los juegos del tipo que sea y volver al coito, y juguetear de nuevo… No importa en qué momento alcancemos el clímax, ni cuántas veces, importa que disfrutemos de verdad.

Así que si para nosotras el coito apesta, si sigue siendo un “trámite” por el que hay que pasar con más o menos gloria, es porque algo está fallando en nuestra alcoba. La buena noticia es que hay margen de maniobra: podemos cambiar de posturas, de intensidades, buscar el punto G con penetraciones menos profundas y sobre todo, podemos mirar a nuestra pareja a los ojos y dejar que la piel hable su lenguaje…


yes animated GIF

 

Una reflexión final

Está claro que los hombres lo tienen más fácil para alcanzar el placer máximo a través de la penetración. Es un mecanismo bastante más sencillo que el nuestro. Pero eso no les convierte en insensibles a nuestras necesidades. De hecho, si hablas de esto con tu pareja (sea estable u ocasional), verás lo importante que es para él que disfrutes de vuestros encuentros. Así que lo que no deberíamos es fingir, bajo ningún concepto, ni escudarnos en estereotipos de género para no tomar las riendas de nuestro propio placer, ni rendirnos, ni creer que somos unas frígidas a las que les cuesta llegar.

No deberíamos conformarnos con lo que tenemos si no estamos seguras de que es la mejor versión de lo que podemos alcanzar (aplicable al sexo y a cualquier ámbito de nuestras vidas).

Penetrar. Llegar a un cuerpo a través de otro. Fusionarse en uno solo.

Merece la pena echar toda la carne en el asador.

yes animated GIF

Imágenes via Giphy,  Wikimedia Commons y Pixabay

Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. ¡Qué bien escribes amiga!
    Tienes toda la razón. Las mujeres tenemos que hacernos dueñas de nuestra propia sexualidad.
    Además, creo que a los hombres no hay nada que les excite más que hacer sentir placer a su chica, así que nada de fingir!!

  2. Fingiría si no te dijera que la simple lectura me ha transportado por un momento a mi alcoba….a la par que ha tras-tocado una PARTE de mi, por no encontrar en la contra-PARTE la corresponsabilidad que el asunto exige….aunque como no soy de las que se rinde tan fácil… iremos por PARTES, buscando los estímulos que me ayuden a encontrar la piedra filosofal del placer. Y para placer, el leerte…amiga.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano